El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 10°C

“Hay que cuidarse con la deuda, pero hoy es la única opción viable”

19 octubre de 2016

Entrevista a Gustavo Cañonero

En diálogo con El Economista, Gustavo Cañonero ofrece su visión sobre los desafíos que enfrenta la política económica.

El ímpetu reformista del Gobierno parece haberse frenado luego de un comienzo a todo vapor. ¿Coincide con esa visión y a qué lo atribuye?

El Gobierno avanzó rápidamente en todo aquello que tenía una fuerte demanda de la sociedad y eso garantizaba también el apoyo de casi toda la oposición política. Ahora, en lo que tiene ver con cuestiones más estructurales e incluye costos iniciales, obviamente tiene que lidiar con un escenario político más dividido. Asimismo, y a pesar de estar casi al punto de una crisis importante a finales de 2015 porque no era sustentable el sendero, la sensación de la sociedad es que no hay grandes problemas ni una urgencia económica. Eso le quita al Gobierno soporte político para hacer cosas más costosas. Eso explica un poco la desaceleración en la forma de hacer política a la que aludías. También, desde ya, hubo errores en el tema tarifario, que fueron caros y atrasaron mucho. Asimismo, hubo una excesiva confianza en que algunas cosas que hizo el Gobierno a principios de año podían mostrar resultados rápidamente. Se pensó que la inflación iba a bajar más rápido, algo que recién ahora se está viendo más sostenidamente y también se creyó que la normalización iba a reactivar la inversión, que estuvo parada en los últimos cinco años. Esto último todavía no sucedió. Hay un proceso de aprendizaje. Por un lado, el Gobierno está terminando de descubrir los problemas que tiene la economía argentina y, por el otro, está el tema de las restricciones políticas que tiene. Me hubiera gustado que se avance más en algunas cosas y que se haya recuperado la inversión más que el consumo. En el tema inflacionario, estamos avanzando bien y es difícil pensar que podríamos haberlo hecho más rápido.

La foto del endeudamiento, coinciden casi todos, no preocupa pues el stock de deuda sobre el PIB es baja. ¿La película preocupa o aún no?

Hay que tener cuidado, pero hoy es la única opción viable. Tenés un bajo endeudamiento neto y un mercado internacional con apetito por retornos, y Argentina los tiene. Pero, como decía, hay que cuidarse, usar eficientemente ese endeudamiento y mostrar lo antes posible una prudencia fiscal que reconozca que la opción del endeudamiento es transitoria. Yo haría lo mismo que está haciendo el Gobierno y avanzaría gradualmente, pero de forma nítida, en hacer más eficiente el gasto.

¿Seguirán abiertos los mercados?

Se viene una suba de tasa en EE.UU. y parece haber menos apetito por Argentina? El mundo te va a seguir acompañando en 2017. Tal vez con más sensibilidad porque el país ya emitió bastante. No veo cambios drásticos en la situación financiera a nivel internacional. Las tasas bajas seguirán, a pesar la suba de la tasa que muy probablemente hará la Reserva Federal en diciembre. El escenario internacional no da para otra cosa que no sean tasas bajas. El mundo todavía no ha encontrado una opción de política alternativa para resucitar la economía global.

En 2017, la economía va a crecer. ¿Y en 2018?

Algunos colegas suyos alertan que puede ser un rebote cíclico lo que pase el año que viene? La clave a esa respuesta es como participa la inversión en la recuperación. Cuanta más inversión haya, más sustentable será el crecimiento. Eso dependerá de la percepción que haya de un cambio perdurable en el esquema de política económica en general, en si hay más o menos libertad de mercado y en la rentabilidad. Si uno mira los costos salariales y financieros, Argentina no parece ser muy competitiva. Pero hay áreas en las que, por la subinversión del pasado, la rentabilidad potencial es muy alta. Hablo de energía, agro o infraestructura. La manufactura es otra historia. Vamos a ver una recuperación de la inversión, aunque todavía no se cuán importante será ni a cuántos sectores llegará. La esperanza está. Si los cambios que vemos llegaron para quedarse y son sustentables, la inversión podría hacer un click. Si no lo hace, no vamos a poder crecer mucho.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés