El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Federico es Macri

El Presidente quiere derrotar a la inflación y está convencido del camino que propone Sturzenegger desde el BCRA

18-04-2017
Compartir

Alfonso Prat-Gay estaba convencido de que la economía no crecía porque el BCRA tenía la tasa de interés muy alta. Intimamente, creía que Federico Sturzenegger no era la persona adecuada para presidir el Central en un país que tenía que dejar atrás la recesión. Ya se sabe cómo Mauricio Macri resolvió la diferencia entre ambos. Carlos Melconian también discrepaba con la política monetaria (y la fiscal), y su final fue calcado al del exministro de Hacienda y Finanzas Públicas.

Es evidente que pedirle a los funcionarios del área económica coherencia y trabajo en equipo era sinónimo de alinearse detrás de la política monetaria y su meta de inflación.

Macri está convencido que la batalla principal es contra la inflación y el instrumento para librarla es la política monetaria. Así lo sostuvo públicamente en varias oportunidades, anticipando buenos resultados en materia de inflación como consecuencia de la menor emisión que estaba haciendo la autoridad monetaria.

Es impensable que Sturzenegger haya subido las tasas sin haber recibido previamente el aval del Presidente. Se podrá discrepar con la decisión confedel Central, pero no hay duda de que guarda coherencia con una estrategia que tiene como objetivo central cumplir con la meta de inflación. También siempre su supo que el Central quería una tasa de interés 4 o 5 puntos por encima de la inflación. Por lo tanto, el Central no es el responsable del endurecimiento monetario sino otras políticas públicas que condujeron a que la tasa de inflación fuese del 6,3% en el primer trimestre del año.

La autonomía del BCRA y las metas de inflación son atractivas como enunciados, pero respetarlas tiene sus costos. Los economistas seguirán discutiendo por mucho tiempo sobre los efectos de la suba de tasas del BCRA en nivel de actividad. Para algunos se pueden marchitar los incipientes brotes mientras que, para otros, la baja de la inflación es reactivante porque le dará mayor poder de compra a los salarios que se están acordando en las paritarias.

Pero lo que no está en duda, es que Macri está de acuerdo con esa decisión y cree que ese es el camino. Sturzenegger salió a cuestionar a los que injustamente llamó “defensores de la inflación”. Semejante provocación sólo se entiende si se tiene la espalada políticamente cubierta.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés