El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 15°C

“Es difícil que pueda haber cambios en el Presupuesto”

Entrevista a Alejandro Caldarelli Secretario de Provincias.

17 octubre de 2016

Con el cambio de gobierno en diciembre pasado, la relación entre la Nación y las provincias también se modificó rotundamente. En reiteradas oportunidades, el presidente Mauricio Macri postuló su intención de avanzar hacia “un país más federal” y un reparto “más equitativo” de los fondos entre la Nación y las provincias, y entre ellas.

En ese sentido, en diálogo con El Economista, el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli, destaca que en 2005, el 25% del total de recursos era para las provincias”, mientras que hoy se revirtió al 31%.

No obstante, advierte, el cambio será paulatino. “Recibiendo un país con un déficit de 7% del PIB es difícil modificarlo de un día para el otro, por eso lo estamos haciendo gradualmente”, sostiene el ex director de la consultora Economía & Regiones, y descarta ?en ese sentido? introducir en el proyecto de Presupuesto 2017 los cambios que piden algunos gobernadores.

En lo que va del año, la coparticipación viene creciendo 30% a 40% interanual. ¿Cómo prevé que termine el año? ¿Va empardar a la tasa de inflación?

Con el esfuerzo que empezamos a hacer para devolverle el 15% que se retenía para el financiamiento de obligaciones previsionales nacionales estamos generando un aumento que compensa las detracciones que podrían haber tenido por la modificación del impuesto a las Ganancias. Así que creemos que van a llegar a fin de año muy cerca de lo que va a haber sido la inflación para fin de año.

¿Y para el año que viene?

Para 2017 estamos previendo en el Presupuesto un aumento de las transferencias automáticas a $ 750.00 millones, que es 30% más que lo que recibirán este año. Ese sí va a ser un aumento real porque estamos pensando que la inflación se va a mover en la banda del 12% al 17% que están manejando el Ministerio de Hacienda y el Banco Central.

El proyecto de Presupuesto prevé un aumento de los rojos fiscales provinciales hasta 1,3% del PIB. ¿Existe preocupación en el Gobierno Nacional por el déficit de las provincias?

Va a terminar en 1% del PIB el déficit fiscal de las provincias este año, y está previsto para 2017 tanto para la Nación como para las provincias un déficit menor. Es cierto que la Nación tuvo que modificar su previsión inicial para el año que viene debido a todos los cambios que hubo este año: le estamos pagando más a jubilados, cumplimos con bajar el impuesto a las Ganancias. Son decisiones que alteran lo que pensábamos para 2017 hace algunos meses, pero no nos modifican el objetivo a largo plazo, que es 2019 con equilibrio fiscal.

¿Y en torno al endeudamiento?

Cuando el ministro de Hacienda dijo que había que empezar a cuidar un poco más el endeudamiento lo hizo porque hasta ese momento las provincias se habían endeudado en más de US$ 5.000 M, que era equivalente al déficit. Entonces, dijo que si bien entendemos que tanto muchos gobernadores como la Nación cuando asumimos nos encontramos con distintas situaciones que tenemos que corregir, ahora tenemos que entre todos cuidar el endeudamiento porque lo que hagamos de aquí en adelante nos favorece a todos y porque eso afecta a la macroeconomía en general.

En su última reunión conjunta en el Consejo Federal de Inversiones, los gobernadores peronistas pidieron que se coparticipe plenamente el impuesto al cheque. ¿Es viable?

Es un reclamo que si bien nos parece que es justo, hay que estudiarlo en un contexto en el que discutamos una reforma tributaria integral y una nueva ley de coparticipación. En ese contexto, los gobernadores entendieron que ese era el ámbito donde había que discutirlo y no en este Presupuesto, porque significaría desfinanciar al Estado Nacional si se avanzara en ese sentido.

Dice que los gobernadores entendieron esa postura pero en la reunión en el CFI el miércoles pasado, el reclamo estuvo.

Sí, pero yo hablé con algunos gobernadores y me dijeron que están de acuerdo. Ellos plantean todo lo que quieren, pero no todo lo que quieren es posible. Seguramente, habrá cosas que podremos otorgar y otras que no. El impuesto al cheque es una de las cosas que no debería modificarse, por lo menos en este período.

Otros dos reclamos de larga data también son la automatización de los Aportes del Tesoro Nacional, por un lado, y el establecimiento de un mecanismo para la compensación de las cajas previsionales no transferidas a la Nación, por otro. ¿Son atendibles?

Los recursos derivados a ATN que están fijados por la ley convenio (de Coparticipación Federal de Impuestos -23.548-) no se pueden modificar sin cambiar la ley, así que va a ser difícil automatizarlo. Pero después hay otro porcentaje fuera de la ley convenio, que es el que se está discutiendo. Veremos a qué se llega. Por otro lado, lo de las cajas previsionales es una discusión medio inútil, porque ya está en una ley, está en el Presupuesto y ese dinero tiene un destino porque la Anses tiene la obligación de cubrir esos beneficios. Lo que quieren las provincias es que eso sea automático, pero ahí hay procesos que tiene que hacer la Anses, que son auditorías para ver en qué nivel está cada caja provincial armonizándose, que es hasta donde cubre Anses. Se buscará alguna solución intermedia.

Además propusieron la creación de un fondo de convergencia a partir de la deuda que tome la Nación en el exterior. ¿Qué opina de esa idea?

Me parece que es un fondo que no debería discutirse en este momento. Tenemos un Presupuesto ajustado y realista; modificarlo significa que le tengo que sacar a alguien para darle a otro, y no debería ser así. No estamos escondiendo recursos ni gastos. Con lo cual es muy difícil que haya grandes modificaciones en el Presupuesto.

Por lo general se habla más de recursos que de responsabilidades. ¿Hace falta rediscutir las atribuciones de los tres niveles de gobierno, donde hoy hay superposiciones en algunas áreas, vacíos en otras y otros problemas?

Nosotros firmamos un documento con todos los gobernadores en el cual la Nación y las provincias nos comprometíamos a empezar a discutir todos esos temas. Nuestra intención es sentarnos a la mesa y empezar a discutir las responsabilidades fiscales, las administrativas, cómo mejorar la eficiencia del sector público y capacitar a sus empleados públicos para que puedan prestar un mejor servicio, cómo atender la salud, la educación. Es todo un proceso para después poder llegar a una ley de coparticipación consensuada con todas las provincias, que es el objetivo máximo. Es cierto que es difícil y que hay mucho para trabajar sobre ese tema, pero no es imposible.

¿Se puede ir hacia una única ley para todas las provincias cuando hoy conviven múltiples regímenes para las distintas jurisdicciones, parches, fondos especiales?

Desde que asumimos, el objetivo del presidente Macri y del ministro Frigerio es tener un país mucho más federal. Lo que vino ocurriendo en el pasado fue que cada vez más la Nación centralizaba más los recursos respecto de las provincias. En 2005, el 25% del total de recursos era para las provincias. Hoy estamos revirtiendo eso y vamos a llegar al 31% con las devoluciones que estamos haciendo. Es cierto que pueden ser parches, pero son soluciones que van generando un poco más de equidad en el reparto de recursos. Recibiendo un país con un déficit de 7% del PIB es difícil modificarlo de un día para el otro, por eso lo estamos haciendo gradualmente. Pero cada paso que demos va a ser hacia más federalismo, y no menos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés