El Economista - 70 años
Versión digital

lun 17 Jun

BUE 15°C

Empresarios prevén reactivación del consumo en el corto plazo

Supermercadistas consideran que el próximo año será negativo en materia económica, aunque estiman que, mediante políticas del Gobierno entrante respecto a salarios, se observará un repunte en las ventas

27 noviembre de 2019

El consumo ha sido uno de los frentes más afectados por la crisis y la contracción de la economía. Sin embargo, en línea con las proyecciones de algunos economistas, empresarios de supermercados prevén que para el próximo año se observará una reactivación del consumo. En principio, está previsto sólo para el corto plazo. Así lo señalaron ayer durante la cumbre anual de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU).

“Hacia 2020, creo que en el corto plazo va a haber una recomposición de los salarios, sobre todo en los segmentos medios y medio-bajo, con políticas de Gobierno al principio. Creo que eso se va a trasladar a más ventas y más consumo, sobre todo en las categorías básicas”, comentó Dolores Fernández Lobbe, Ceo de Walmart Argentina, que reiteró que estima que al principio el consumo “repuntará un poco”, mientras que “el mediano plazo va a ser un desafío”.

“Coincido en que para el año que viene habrá algo de reactivación del consumo, pero así también creo que va a haber un aumento del gasto muy fuerte”, comentó por su parte Joaquín Santa Coloma, Ceo de Cencosud Argentina. “Me parece que ahí tenemos un desafío muy grande. Va a ser un año muy difícil”, consideró el ejecutivo.

En tanto, desde la cadena de supermercados Coto se mostraron optimistas. “El contexto nos obliga a ser eficientes, como también creo que el Estado tiene que hacer la tarea de tener una buena administración y tratar que todo sea más digital, más transparente. Ese desafío va de ambos lados, tanto del Estado como de las compañías”, señaló el Director de Sistemas de la empresa, Daniel Padín.

La semana pasada, trascendió que el Presidente electo, Alberto Fernández, está negociando con referentes gremialistas y empresarios otorgar en diciembre aumentos en salarios. La medida saldría por decreto e incluirían aumentos en jubilaciones y planes sociales. El objetivo de Fernández es “ponerle plata en el bolsillo a la gente” y de esta manera reactivar la economía desde el arranque de su mandato.

En ese sentido, se prevé que en los próximos meses se observará un movimiento al alza en materia de consumo. Algunos economistas hablan de un “veranito”, sostenido por los posibles aumentos, en un contexto de cepo cambiario, dólar planchado, tasas de interés un poco más bajas, congelamiento tarifario y algún posible estímulo crediticio.

Ley de Góndolas

Respecto a la Ley de Góndolas, que la semana pasada obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados y que con el objetivo de favorecer a las pyme establece que las grandes marcas sólo podrán ocupar el 30% de una góndola, Federico Braun, de La Anónima, señaló que es “una rareza” y que no cree que agregue valor.

“Creo que con el espíritu de la ley, que es el desarrollo de las pyme, estamos todos de acuerdo. Pero creo que con la forma y la implementación de esta ley no es la mejor forma para el desarrollo de las pyme. Creo que no a través de una ley de darle un porcentaje de la góndola se va a lograr desarrollar las pyme. Lo importante es qué políticas definimos para darle lo que necesitan y ayudarlos a cumplir con las normas de calidad para que puedan abastecer (lo que les corresponde)”, comentó Fernández Lobbe.

Por su parte, fuera de esta exposición, el especialista en consumo masivo, Osvaldo Del Río, de la consultora Scentia, durante su disertación estimó que esta ley puede “hacer inviable el continuar con la actual política de descuentos de los supermercados” si no se reglamenta con criterio.

“Hay que ver cómo va a ser reglamentada (la norma)”, señaló Del Río a Télam, y explicó que la posible inviabilidad de los descuentos se debe a que para cumplirlos se va a requerir de “un batallón de gente” para reponer “en tiempo y forma un ítem de descuento que se está promocionando”.

“Es inviable hoy pensar que una ley disponga de determinados espacios para determinados productos, y que pueda garantizarse en el tiempo esa política”, afirmó el especialista, a la vez que destacó que “hay que apoyar a las pyme, pero también tienen que estar preparadas”.

Otro aspecto que observó es que “no es real que esta ley ayuda a los consumidores porque detrás de la góndola hay un trabajo de inteligencia de los supermercados, en función de lo que la gente elige, y eso se va a terminar”. Por el contrario, destacó que la nueva ley ayuda a redefinir las industria “pero no ayuda los consumidores”.

En tanto, un supermercadista reconocido, que prefirió el anonimato, expresó ante la agencia de noticias en el mismo sentido que “por más que se cumplan con los requisitos, el problema con las pyme es que los productos roten y la gente los acepte, ya que si no se venden. “¿Quién se hace cargo de eso?”, lanzó durante un receso del evento que reunió a cientos de supermercadistas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés