El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 19°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 19°C

El sector hotelero protesta

07-10-2016
Compartir

En todo el país hay 600.000 plazas hoteleras que operan en la informalidad. Este hecho implica una competencia desleal y complica las posibilidades de supervivencia de los establecimientos que cumplen con todas las normas.

Además, el 40% del precio de una habitación de hotel (o de una comida en un restaurante) se los lleva el Estado en forma de impuestos.

Alta informalidad

Estos dos hechos juntos afectan fuertemente la competitividad de las empresas que operan en la formalidad, según se desprende de las distintas presentaciones que se realizaron en el 13º Coloquio Tributario Hotelero Gastronómico, organizado ayer por la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (Fehgra).

El presidente de la Fehgra, Roberto Brunello, dijo: “La informalidad en alojamientos alcanza a 600.000 plazas. En los últimos años hubo un avance importante en esto: todos los días aparece uno nuevo. Estos establecimientos que operan en la informalidad, representan una competencia desleal y hacen difícil el mantenimiento de nuestros establecimientos que cumplen con todas las normas”.

Además, sostuvo: “Apelamos a la decisión de la parte publica que intervenga en esto. Las provincias y el Estado Nacional tienen que actuar para que todos cumplan con las mismas obligaciones y la participación de los municipios en todo esto es muy importante, porque es la instancia de autoridad gubernamental que mejor informada está y sabe qué sucede en su territorio”.

Carga tributaria

Por su parte, la economista jefe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), Sofia Devalle, afirmó: “Por cada $ 100 que paga el consumidor, $ 40 se los lleva el Estado. La carga tributaria

sobre hoteles y restaurantes es un factor que atenta contra la competitividad del sector”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés