El Economista - 70 años
Versión digital

sab 18 May

BUE 10°C

El salario real cayó 5,5% en el primer trimestre

Según un informe del Ieral, podría remontar a mediados del año, pero los números serán negativos en términos anuales.

30 mayo de 2016

El salario real de los trabajadores formales experimentó una caída de 5,5% en el primer trimestre del año, empujado por una escalada inflacionaria que sorprendió a los trabajadores sin sus sueldos recompuestos. Así lo asegura un informe elaborado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), de la fundación Mediterránea, que, de todos modos, augura mejoras hacia mitad de año. El estudio coordinado por Marcelo Capello y Gerardo García Oro señala que los meses centrales de 2016 podrán darle un “respiro” al consumo masivo aunque, a fin de cuentas, el balance anual del poder adquisitivo mostrará “números en rojo”.

Según el informe, el primer trimestre del año estuvo caracterizado por una alta conflictividad en materia laboral, tanto por la situación desfavorable en materia de empleo ?que se acentuó fundamentalmente en sectores claves como la construcción y productores de bienes transables? como también por las correcciones de tipo de cambio y precios relativos que elevaron el ritmo inflacionario, cuestión que afectó significativamente el salario real en un contexto de plena negociación de paritarias.

En este marco, el primer trimestre dejó tras de sí una caída interanual del salario real para trabajadores formales del 5,5%, tanto en el ámbito público como privado, levemente inferior a lo observado en el período 2013-2014.

Si bien las tablas del informe abarcan hasta marzo de 2016, el estudio señala que si se toma en consideración la tasa de inflación mensual de abril ?que alcanzó 6,5% según el IPC CABA y 6,7% según IPC Congreso? es de esperar que el salario real haya sufrido una caída mayor durante este mes.

De todos modos, hacia mediados de abril se cerraron los acuerdos salariales de los sectores más representativos del empleo formal. En la mayoría de los casos ?aunque con diferencias en los porcentajes y el uso de sumas fijas, retroactivos u otros mecanismos de corrección salarial? los arreglos fueron convenidos para un período anual.

A partir de la observación de esos acuerdos, el informe señala que hacia los meses centrales del año ?correspondientes con la expectativa de mejora económica durante la primera mitad del segundo semestre? el salario real de todos los sectores analizados se encontraría “al menos al nivel que éstos tenían en diciembre 2015 (desestacionalizado)”, de manera que ello representaría un escenario “optimista” en materia de poder adquisitivo de los salarios.

Esta mejora podrá darle un respiro al consumo masivo en los meses clave de 2016, aunque el acumulado del año ?señalan? probablemente mostrará números en rojo.

Para los profesionales del Ieral, el “gran desafío” en materia laboral para la segunda mitad del año, además de recuperar el empleo, estará concentrado en lograr que aquellos sectores que tengan la posibilidad de reabrir sus negociaciones de paritarias (entre los meses de julio y septiembre de 2016) lleguen a un acuerdo consistente con los objetivos de inflación y estabilidad macroeconómica, logrando un equilibrio entre estos aspectos y el sostenimiento del salario real.

El panorama se augura diferente para los asalariados con sueldos más bajos e informales. Teniendo en cuenta los valores alcanzados por el reciente aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil e incluso bajo un escenario “optimista” de trayectoria inflacionaria, el estudio señala que el salario se encontrará para ellos, en términos reales, siempre “por debajo de su nivel actual”. “Este hecho debería replantear la discusión acerca de la insuficiencia y fragilidad de los ingresos entre los hogares más vulnerables ?apunta?, en pos de evitar un empeoramiento en los indicadores de pobreza y desigualdad”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés