El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

“El PIB tocó piso, pero el rebote será amarrete”

07-10-2016
Compartir

El director de FyE Consult, Hernán Hirsch, habló con El Economista acerca del endeudamiento, la actividad y la inflación.

¿Hay un escenario preocupante en términos de endeudamiento?

En lo que va del año, el Gobierno, entre bonos externos, internos, letras y demás, ha colocado alrededor de US$ 36.000 M. Y aun así le falta cubrir lo que es el déficit fiscal. No los pagos de deuda de acá a fin de año, que ya los tiene cubiertos. Por lo cual va a emitir este año en torno a US$ 40.000 M en bonos de todo tipo. Eso es lo que va a colocar este año en total. A pesar de esa oferta, la demanda fue superior y eso permitió colocar esa cantidad. Esa es la película del 2016.

¿Y hacia adelante?

Hacia adelante, con un déficit fiscal que en términos de producto va a ser similar y hasta podría ser mayor, lo que tenés es que 2017 va a ser otro año de fuerte colocación de deuda. Y esa tendencia hacia adelante no es sostenible a largo plazo. Tuviste un fuerte aumento de la demanda este año que permitió sostener los precios porque accediste al mercado y la gente quiso aprovechar que estabas desendeudado y que devolvías. Pero ya continuar esta tendencia o este ritmo de colocaciones no es sostenible en el largo plazo. En algún momento, más temprano que tarde, tenés que converger a niveles de equilibrio fiscal.

¿También los precios del endeudamiento dejarán de ser sostenibles?

Con este ritmo de crecimiento de la oferta en algún momento los precios se van a debilitar. Hoy tenés un contexto internacional favorable que te permite sostenerlos pero, si las condiciones empiezan deteriorarse, eso te puede generar un debilitamiento de los precios. O por expansión de la oferta, en algún momento el mercado local se te puede frenar.

¿Se retrasa el rebote de la economía?

Hay señales de piso. Eso no implica que vayas a tener un rebote ya y menos aún que ese rebote sea fuerte como algunos lo estaban proyectando. La economía va a quedar ahí planchada, un tiempito y después se va a producir un crecimiento muy amarrete. Ese es nuestro escenario.

¿Se sentirá en el bolsillo?

La cuestión fiscal y financiera del Gobierno pesa y va a seguir pesando. Eso va a limitar la idea original de ir por una política de gasto público fuertemente expansiva. De la visita del FMI, a nosotros lo que nos queda como lectura es una crítica importante a lo que es la cuestión fiscal, por lo cual vemos ahí cierta restricción para hacer una política fiscal muy expansiva. Vemos una continuidad en la política monetaria contractiva y si a eso le agregás que vas a seguir dentro de un proceso de ajuste de tarifas, no veo mucho margen para una gran recuperación del consumo y la inversión, salvo en sectores puntuales. En términos generales no veo una recuperación en V.

Para Alfonso Prat-Gay sobra tasa de interés, ¿qué opina?

Estoy muy a favor de la decisión de ir al sistema de metas de inflación. Me parece de las mejores decisiones que se tomaron desde la salida del cepo. De lo que sí también somos conscientes es de que las condiciones iniciales no eran las adecuadas. Habría que haber partido de otro nivel de precios, de un reordenamiento de precios relativos y de una política de fortalecimiento de reservas. Y sobre todo con una situación fiscal un poco más ordenada. Creo que se subestimó la situación fiscal. Y también la herencia recibida. Se tomaron buenas decisiones, pero muy apresuradamente. Y hoy te dejaron esta trampa de que querés y hasta necesitás bajar la tasa de interés para aliviar la recesión pero no podés. Estás atrapado.

También, hablando de precios que pueden incidir, el Presupuesto 2017 espera una paritaria estatal de 17%. ¿Es lograble?

No, para mí no va a ser de 17%. Va a ser por arriba. Yo creo que ellos apuntan a 20%. El tema es si podés ordenar las paritarias en 20%. Hoy cerraste una paritaria, la de la UOCRA, de 17%, pero a seis meses. Debe ser como 37% anualizado. Para que sea lograble una paritaria en torno al 17-20%, la única forma es que hoy haya mucha continuidad de política monetaria contractiva, donde el BCRA trate de matar las expectativas inflacionarias. Y eso sería más recesión.

Todo esto complicaría el cumplimiento de las metas...

Creo que no es fácil cumplir la meta, teniendo en cuenta que la situación fiscal no es buena, que la herencia es muy pesada y que vas a tener ajuste de precios relativos y que nadie sabe la magnitud de ellos. Y también hay que pensar que el Gobierno ha decidido este bienio dedicarlo a lo político. Por lo cual, si en algún momento hubiera que aflojar la política monetaria, es una alternativa.

¿Eso no afectaría la credibilidad del BCRA y todo el programa?

Sí, afectaría la credibilidad del BCRA. Ahora, me parece que una mancha más al tigre no le hace tanto. Va a depender de cómo el BCRA comunique el incumplimiento y qué haya hecho para cumplir la meta. Si hizo un esfuerzo en términos de tasa de interés para cumplir la meta y no se cumplió, es una cosa. Si bajó los brazos es otra. El impacto en la credibilidad va a ser otro.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés