El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 13°C

El impuesto a la renta financiera sería eliminado

12 diciembre de 2016

El proyecto de la oposición con respecto a gravar la renta financiera fue unánimemente rechazo por banqueros, economistas y, prácticamente, todo el mundo. “No saben lo que dicen. Por suerte, el Gobierno empezó a mostrar señales en el camino correcto, que es el veto en caso de que pase senadores”, decía un ejecutivo de un banco privado que, obviamente, pidió no ser nombrado.

La lectura del banquero, casi hablando como representante del sector, es que están confiados en que el Presidente hará lo que tenga que hacer con tal de parar “esta locura”. “Si te fijás en la reacción de los mercados, tanto los bonos como las acciones o el dólar, no pasó nada relevante. Esto te indica que los inversores operan sabiendo que este despropósito de Sergio Massa y el kirchnerismo no pasa”, agregaba.

En lo formal, el proyecto de la oposición impactaría en los plazos fijo, que a su vez destruiría el crédito y lo encarecería, y en las Lebac, provocando un aumento del déficit cuasi fiscal del BCRA, cuando tiene un stock de Letras de $ 700.000 millones. Pero el proyecto no gravaría a los bonos, que por ley están exentos de cualquier gravamen porque se financia al Estado.

La misma visión pero ahora desde la city, por parte de una importante sociedad de Bolsa, es que los inversores saben que no pasará nada. “Tuvimos algunas consultas puntuales pero como no afectaría directamente a los bonos y acciones no fueron demasiadas. Además, lo que le decimos a los clientes es que seguramente esto no pasa. Ya el Gobierno habló públicamente de vetarlo”, afirmaba.

Para la consultora Invecq, el mayor problema del proyecto opositor sería el impacto fiscal: los números de AFIP afirman que la caída en la recaudación sería como mínimo de $60.000 millones ya que los múltiples impuestos creados no llegan a compensar de manera relevante. “Lo que sí generan los nuevos impuestos es un sistema tributario más complejo que el actual, gravando el ahorro y la inversión en un momento donde lo que se busca es fomentarlos, aumentando el costo del blanqueo en pleno proceso del mismo, duplicando gravámenes, y demás distorsiones. Ahora queda la instancia en la Cámara Alta y, en caso de ser ratificado, la posibilidad de veto del Poder Ejecutivo”, remarcan.

Para el banco de inversión Puente, incluso si pasara el proyecto de gravar la renta financiera, no sería tan dramático. “El proyecto plantea compensar el mayor costo fiscal gravando los ingresos financieros de Lebac y plazos fijos de más de $1,5 millones. Sin embargo, el impacto en tasas y tipo de cambio sería limitado ya que mayormente son determinadas por los corporativos, que ya pagaban impuestos sobre estos activos”, dice Victor Poma, jefe de Research de Puente.

De esta manera, si bien los inversores estarán atentos a lo que pase en el Senado, la decisión oficial pareciera ya estar tomado. Por eso, se enfocarán en lo que pase con las tasas en Estados Unidos y la marcha de la economía local, más precisamente lo que hará el martes el BCRA y las señales que pueda dar el Gobierno hacia el año próximo.

La gran mayoría de los inversores, tanto locales como extranjeros, ya cerraron posiciones y están pensando en el año que viene. Por ende, el volumen de negocios será muy bajo y con precios poco representativos. Todos con la cabeza en el 2017, que tampoco será nada fácil.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés