El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

El Gobierno, atento ante un giro global inesperado

02-11-2016
Compartir

por Leandro Gabin

Señales desafiantes empezaron a llegar desde el frente externo, que en los once meses de la gestión de Mauricio Macri había sido benévolo. Nadie se juega del todo a pronosticar cómo seguirá la película, pero lo cierto es que en el Gobierno ya empezaron a tomar nota. Saben que hay más riesgos para la economía global, y por ende para Argentina, ahora que hace un par de meses. “Son reacciones del mercado ante noticias que no estaban en los planes. Pero es prematuro cuantificar los efectos. Si es que se confirma un nuevo escenario, se evaluarán los riesgos”, dijo escueto un miembro del equipo económico de Alfonso Prat-Gay.

La campaña presidencial en Estados Unidos, con un candidato proteccionista y del ala dura de los republicanos como Donald Trump más cerca según las últimas encuestas, despertó el malhumor en los mercados financieros. Ellos castigan lo desconocido y los precios de los activos contemplaban un triunfo de Hillary Clinton. Si peligra esa opción, habrá más caídas hasta que los precios estén en sintonía con una nueva realidad.

El dato para Argentina no es menor porque los mercados fueron aliados incondicionales de Cambiemos al comprar deuda por más de US$ 40.000 millones este año. El mismo Prat-Gay, en la asamblea del FMI y el Banco Mundial, había deslizado que “Estados Unidos se enfrenta a una elección presidencial clave, una de las más decisivas en la historia reciente del país, y su resultado puede alterar sus principales coordenadas políticas y económicas”. Más allá de lo financiero, un triunfo de Trump devolvería un aire proteccionista en lo comercial, que podría impactar en la región.

¿Peligra el apetito por emisiones argentinas si hay un batacazo en las elecciones en EE.UU.? Difícil saberlo. Por ahora, el “vuelo a la calidad” no le gana al “vuelo al retorno”. Por lo pronto, ayer Banco Macro salió a colocar bonos a diez años por US$ 400 millones en el exterior a una tasa de 6,75%. Goldman Sachs, el banco que lo asesoró, le dijo que era mejor salir ahora y no esperar dada la volatilidad financiera. El mismo día que el índice VIX, que mide la volatilidad de las acciones en Wall Street, tocó niveles antes visto el día siguiente al Brexit.

Es sabido que el Gobierno no tiene necesidades de colocar deuda en lo que resta del año. Hay que reconocerle timing a la Secretaría de Finanzas que, cada vez que vio una ventana abierta a buen precio, se lanzó a colocar títulos. Otra hubiera sido la película llegar a fin de año, que será altamente deficitario, con la billetera vacía. La única operación financiera que le queda a Hacienda es el canje de los cupones atados al PIB en diciembre, algo independiente de las condiciones financieras.

El otro tema que empieza a ganar protagonismo es que la Reserva Federal de EE.UU., que comenzó ayer su reunión de dos días por las tasas, vaya a clarificar un inminente aumento de tasas. Será, calculan, después de las elecciones en ese país, que se realizarán el próximo martes. “Hace mucho que se habla de las tasas y no ha pasado nada. Es cierto que las subirán, pero el consenso del mercado cree que será un alza marginal que no cambia el escenario para los emergentes y menos para Argentina”, acotaba la fuente de Hacienda, que igualmente recordó que “buscamos recostarnos en el mercado local el año que viene, y no sólo afuera”. El Gobierno tiene que financiar, según cálculos privados, US$ 30.000 millones en 2017.

Desde el BCRA, por lo menos, pudieron sumar US$ 10.000 millones en reservas durante el mes pasado. El último día hábil, por esa abundancia, Federico Sturzenegger decidió devolver US$ 2.500 millones de un préstamo del BIS, lo que dejó a las reservas en torno a los US$ 37.000 millones.

¿Es un nivel adecuado para soportar un shock externo? Según Econviews, las reservas brutas respecto al PIB en la región son bastante mayores que Argentina. Las comparaciones marcan que Perú tiene 30%, Chile 15% y Brasil 20% mientras que para Argentina ese ratio es 7%. “Es muy importante la recomposición en el nivel de reservas internacionales del BCRA que estamos observando. Y que el proceso no se corte, sino que se consolide a mediano plazo para poder contar con más autonomía en la travesía”, acota Miguel Kiguel, director de Econviews. Pero las reservas netas de pasivos en dólares son US$ 5.500 millones, “mucho mejor que el cero que registraban cuando ingresó el nuevo Directorio al BCRA, pero aún por debajo de lo deseable para transmitir absoluta confianza en un mundo con flujos financieros más inestables”, agrega la consultora.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés