El empleo registrado repunta (pero el consumo no)

Se crearon puestos de bajos ingresos

28-08-2017
Compartir

Al tiempo que se advirtió una caída en los indicadores de consumo de bienes de entre 2,5% y 4,5% anual, en mayo se registró una mejora del empleo registrado del 0,5% anual. El cruce de datos parece contradictorio, o al menos llamativo, pero desde el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) lo explicaron del siguiente modo: la dinámica del empleo registrado privilegió en el último año la creación de empleo de bajos salarios en desmedro de aquellos con mayor remuneración.

De acuerdo a datos del Ministerio de Trabajo, en los últimos doce meses a mayo de 2017 los trabajadores registrados crecieron en 176.220. De este total, el 25% fueron monotributistas sociales y trabajadores de casas particulares (empleos con ingresos no mayores a los $6.000 mensuales en el caso de los primeros) y el 33% adicional fueron trabajadores monotributistas o autónomos, los cuales tienen en promedio ingresos muy por debajo de los asalariados registrados (-30% de acuerdo a datos de la EPH). “De esta forma, del total de la generación de empleo registrado, casi el 60% se corresponde con modalidades de ocupación de muy bajos ingresos. Del 42% del empleo restante, solo el 18% pertenece a asalariados privados”, apunta el informe.

Incluso al analizar lo que ocurre con los asalariados del sector privado se observa que los sectores en los cuales se generó empleo son aquellos de menor salario relativo. Datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) difundidos por la cartera laboral muestran que la generación de empleo a mayo alcanzó 30.810 asalariados privados. Desde el centro de estudios utilizaron los datos de la Subsecretaría de Políticas, Estadísticas y Estudios Laborales para ordenar los diferentes sectores de acuerdo a cuanto es el ingreso en dicha actividad en relación al promedio de los asalariados privados. A modo de ejemplo, el salario industrial resulta cerca del 10% superior al asalariado promedio, mientras que los asalariados ocupados en actividades vinculadas al comercio perciben el 15% menos que el promedio. De esta manera pudo concluir que los 30.810 nuevos asalariados surgen surgen de una caída de 30.000 asalariados en aquellas ramas con salarios superiores a la media, y 60.800 nuevos asalariados en aquellas ramas con salarios por debajo de la media.

Según el informe, el mayor crecimiento de asalariados registrados se produjo en aquellos sectores con salarios al menos 25% inferior al promedio. Por su parte, la mayor destrucción de empleo se observó en aquellos asalariados que se encuentran hasta 10% por encima del promedio, vinculado a la industria manufacturera.

“De esta forma, e independientemente de la evolución de los ingresos reales de los trabajadores, el mercado de trabajo parece haberse configurado en el último año de forma tal de crear empleo de bajos ingresos, en detrimento de salarios altos”, señaló el estudio, y concluyó que “esta configuración es un factor que incide en la recuperación del consumo masivo de bienes”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés