El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

El comercio sugiere que ya pasó lo peor en ambos países

04-10-2016
Compartir

El comercio bilateral con Brasil volvió a sorprender por segundo mes consecutivo con un incremento del 4,7% interanual en septiembre, informó ayer la consultora Abeceb en base a las cifras oficiales que provee el país vecino. En agosto, había crecido 13,2%, tras 35 meses consecutivos de caídas.

Si vienen dos meses no es suficiente para marcar una tendencia definida, si se suman las variaciones positivas a los brotes verdes que se están viendo a ambos lados de la frontera se puede pensar que lo peor ya pasó y el comercio bilateral podría recuperar el dinamismo de años anteriores. Eso, además, será una dato clave para avizorar cómo serán las relaciones entre Macri y Temer. Con crecimiento, es obvio, todo es mucho más fácil y el terreno es menos fértil para las peleas y las diferencias.

Durante septiembre, las exportaciones hacia Brasil llegaron a US$ 789 millones, es decir, un incremento del 5,1% en relación al mismo período del año anterior. La mejora se explica por los mayores envíos de malta, frijol negro, maíz en grano y lácteos, entre otros productos, señalan desde la consultora. “Los envíos industriales no darían muestras significativas de mejora”, agregan.

Mientras tanto, las importaciones desde Brasil crecieron 4,5% el mes pasado, alcanzando los US$ 1.137 millones. Los principales productos que explican este incremento corresponden al sector automotriz: vehículos de carga, automóviles de pasajeros y tractores entre otros).

Es importante advertir, dice el informe, que en ambos casos se parte de bases de comparación muy bajas. En septiembre de 2015 (con ambos países atravesando una coyuntura económica muy desfavorable) las exportaciones hacia Brasil habían retrocedido 42,6% y las importaciones, 10%. En este último caso, la caída incluso se retrotrae un año antes, con una baja del 36,9% en septiembre de 2014. Más aún, si se comparan las cifras acumuladas de comercio bilateral en lo que va del año con las de 2011 (pleno auge de la relación de ambos países) se observa que las caídas superan el 40% tanto en exportaciones como importaciones. Claramente, el terreno a recuperar todavía es mucho. En los años mozos del intercambio bilateral, el comercio merodeaba los US$ 40.000 millones anuales. Hoy, la realidad está muy lejos de esos guarismos.

“No obstante, la interrupción en la caída del comercio bilateral es una buena noticia y podría dar cuenta de que lo peor ya pasó en cuanto al intercambio recíproco entre los países. Así, hacia el cierre del año es probable que las cifras acumuladas de comercio bilateral (que a septiembre vienen disminuyendo a un ritmo del 7,2% interanual) desaceleren su caída”, se esperanzan en abeceb.

En términos acumulados, las importaciones entre enero y septiembre se ubican 1,3% por encima de los niveles de 2015. En cuanto a las exportaciones, las buenas noticias de agosto y septiembre no alcanzaron a compensar las fuertes pérdidas de los meses previos, y la baja acumulada asciende al 17,7%. Así, el déficit para Argentina entre en lo que va del año asciende a nada menos US$ 3.368 millones. Incluso contemplando la mejora de los últimos dos meses será difícil que el mismo cierre el año por debajo de los US$ 4.000 millones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés