El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

El BCRA bajó la tasa de las Lebac

Con expectativas de inflación a futuro creciendo levemente, pero con un nivel marcado de desinflación observada, la entidad llevó las Lebac a 30%.

03-08-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortiz

Luego de tres semanas consecutivas de quedar congelada en el mismo nivel, la tasa de interés de política monetaria del BCRA cayó ayer 25 puntos básicos, rompió su piso del 2016 y se situó en 30%, lo que representa el nivel más bajo desde que Federico Sturzenegger está al frente de la autoridad monetaria.

Como viene sucediendo hace semanas, no había consenso acerca de lo que iba a ocurrir con la siempre tan esperada licitación de los martes. La cantidad de variables que mira el BCRA, y que por ende siguen los economistas atentos al rendimiento que dejarán las letras de la autoridad monetaria y a todo lo que está en juego detrás: la influencia que estos rendimientos tienen sobre el nivel de actividad y a la relevancia que tiene el dato para los niveles de inflación y tipo de cambio, son muchísimas y van desde lo observado (exante) y lo esperado (expost).

Algunos ponen el ojo sobre el nivel de desinflación que se viene dando en los últimos meses, lo cual ya de por sí es un dato complejo, ya que esa desaceleración tiene diferentes ritmos según el indicador privado o público que se mire, o según si se mira la inflación general o la núcleo (que mide a los precios sin contar los estacionales o regulados, lo que permite anticipar qué pasará cuando desaparezcan distorsiones). Y otros ponen el ojo en las expectativas a futuro, sobre las cuales ayer el REM, que había dado buenas señales en junio, mostró una caída del optimismo, ya que “las expectativas de inflación mensual para los próximos meses mostraron un aumento de alrededor de 0,1% y se ubicaron en 1,7% en el cuarto trimestre, por encima del objetivo de la autoridad monetaria de 1,5% o menor”, tal como explicó el comunicado de ayer del BCRA acerca del nuevo movimiento de la tasa.

Así, algunos economistas esperaban una baja de 50 puntos básicos, basados en el margen que la desinflación venía dando para poder cumplir con la idea de mantener una tasa positiva de 4% y otros, que en un principio también esperaban una baja, comenzaron a dudar tras la vuelta atrás del tarifazo ya que si bien provoca una ayuda a la desinflación de julio, implica una suba más adelante cuando se retomen los incrementos regulados lo que seguramente iba a impactar en las expectativas de la REM, tal como expresó F&E en su informe del lunes, dato que se confirmó anoche con la publicación del relevamiento por el BCRA.

Aun así, sostenía F&E: “Dado que los rendimientos de las Lebacs en el mercado secundario se ubicaron el viernes último en un escalón más bajo respecto de las observadas en la última licitación, creemos que es probable que el Banco Central disponga una nueva reducción de las tasas de interés de corte de Lebac de mañana”.

Otros como Julio Piekarz, entrevistado por El Economista, veían con buenos ojos una continuidad de la actitud cautelosa que se venía dando desde hacía tres semanas. Gabriel Caamaño Gómez, de Consultora Ledesma, con el resultado de ayer ya publicado, twitteó: “El BCRA esta vuelta le dió más relevancia a la evolución de las mediciones de alta frecuencia (observadas) que a las expectativas (REM). Eso no me gusta tanto”.

Pensando en el futuro, Martín Polo, de Analytica, dijo a El Economista: “Creo que con una inflación esperada en agosto de 2% y 1,9% esta tasa del 30% es acorde en pos de buscar el objetivo del 4% de tasa real que busca el BCRA. Pero hasta tanto la inflación no llegue al 2% no debería seguir bajando. Una tasa del 30% de las Lebac implica un rendimiento del 2,2%, entonces la inflación debe ser del 26% anualizado, es decir del 1,9% que es lo esperado. La inflación de agosto debería ser del 1,5% para que haya más margen, cosa poco probable”.

Cautela

Aun así, la baja sigue siendo cautelosa. En el comunicado de ayer, el BCRA sostuvo que, a pesar de la desmejora en las expectativas del REM, “todos los indicadores y estimaciones de fuentes estatales y privadas que sigue la autoridad monetaria dan cuenta de una baja significativa en la inflación de julio, en línea con las señales emitidas por indicadores de alta frecuencia. Esto indica que el proceso de desinflación continúa su curso” y que “teniendo en cuenta esta información, el BCRA consideró apropiado reducir su tasa de política monetaria en 25 puntos básicos a 30%, y en la misma magnitud sus tasas de pases. Con miras a consolidar la desinflación, la autoridad monetaria continuará procediendo con cautela”.

“El BCRA seguirá manteniendo un claro sesgo antiinflacionario para asegurar que el proceso de desinflación continúe hacia su objetivo para este año de una inflación mensual de 1,5% o menor en el último trimestre”, explicó la autoridad monetaria, como ya lo viene haciendo desde hace muchas semanas.

Los resultados

“Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 94.144 M, adjudicándose $ 93.600 M, lo que implica la renovación total del vencimiento que era de $ 76.385 M y un aumento en el stock en circulación por $ 17.215 M, generando una contracción de la base monetaria de $ 13.651 M. Asimismo, en la última semana el BCRA absorbió $ 6.506 M mediante operaciones en el mercado secundario, registrándose un efecto contractivo total por operaciones de Lebacs de $ 20.156 M”, dijo el comunicado. Las tasas de corte se ubicaron en 30% para las Lebac a 35 días; 29,1% a 63 días; 28,44% a 98 días; 28,1% a 119 días; 27,73% a 147 días; 27,15% a 203 días y 26,93% a 252 días.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés