El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 15°C

El BCRA no lograría bajar la inflación a 1% en el 4º trimestre

Las correcciones en los precios regulados meterían presión y el BCRA quedaría sin conseguir el objetivo buscado para llegar más tranquilo a 2018

05 octubre de 2017

Si bien se logró desacelerar la inflación respecto al pico de 41% interanual del año pasado (IPC CABA), en el horizonte aparecen algunos nubarrones de incertidumbre para lo que viene en el cortísimo plazo. La pregunta es si al finalizar el año el BCRA habrá logrado romper la inercia que venía trayendo la dinámica de precios en la previa al mencionado pico. Septiembre podría mostrar una nueva aceleración y el cuarto trimestre meterá más presión vía tarifas y demás regulados.

En eso parece haber coincidencia: septiembre mostraría aceleración, posiblemente a 1,5% como prevé el REM, y octubre-noviembre-diciembre tendrán, como mínimo, un piso alto de la mano de los ajustes que se prevén en gas, en octubre; en electricidad, en noviembre y en combustibles, por la liberalización de los precios.

Así, sigue apareciendo la gran contradicción de una lucha antiinflacionaria vista como prioridad de política económica, con metas de inflación ambiciosas, y una corrección progresiva y constante de precios relativos corriendo en paralelo.

Presiona regulados

El director de LCG, Javier Okseniuk, ve una aceleración importante en octubre. La consultora hizo una estimación para el aumento de gas en octubre de 37% y para el de electricidad en noviembre de 13%. A partir de ahí, consultado por El Economista, concluyó: “Ese aumento de gas de octubre va impactar 0,8 punto en el IPC mensual y, por eso, tenemos una estimación entre 1,8% y 1,9% para ese mes”.

La pregunta es si al finalizar el año el BCRA habrá logrado romper la inercia que venía trayendo la dinámica de precios en la previa al mencionado pico. Septiembre podría mostrar una nueva aceleración y el cuarto trimestre meterá más presión vía tarifas y demás regulados

Y agregó: “El aumento de electricidad de noviembre incide en 0,3 punto adicional en el IPC y se va a 1,4% y para diciembre tenemos 1,2%. Así la interanual nos da 22% y, en promedio, por encima de 25% en 2017”.

Además explicó: “Se juntan dos cosas. Por un lado los incrementos de servicios públicos y la liberalización de combustibles que hay que ver cómo irá impactando en las distintas cadenas. Y estamos también vigilando si la suba del tipo de cambio, que está apenas un escaloncito por encima de lo que estaba hace dos meses, a medida que se recompone la demanda agregada, no genera oportunidades de recomposición de márgenes y precios en algunos sectores. Ahí se puede acelerar la core, que por ahora está controlada”.

La inercia

Es decir, un panorama de inflación cerrando el año con un promedio de alrededor de 1,5%. Muy por encima del 1% que persigue el BCRA y, sobre todo, idéntico al 1,5% promedio con el que cerró el último trimestre de 2016.

A esa cuestión se refirió el economista jefe de Elypsis, Gabriel Zelpo, quien dijo que “el último trimestre estará complicado”. Detalló: “Va a ver ajustes en algunos precios relativos. Y no creo que el IPC pueda perforar el piso de 1,3% mensual. No le puedo poner un techo pero es posible que esté encima de 1,5% y en ese caso va a significar que el BCRA no pudo bajar la inflación en un año”.

Javier Okseniuk: “Ese aumento de gas de octubre va impactar 0,8 punto en el IPC mensual y, por eso, tenemos una estimación entre 1,8% y 1,9% para ese mes”

Y agregó: “Yo veo un sendero de desinflación, pero lo cierto es que el año pasado cerró con un último trimestre de 1,5% promedio mensual y este año el BCRA necesitaba cerrarlo en 1% promedio mensual. Si cierra en 1,5% está realmente muy complicado para las metas del 2018”.

Piso duro

El economista director de Estudio Bein/Eco Go y profesor de la maestría en finanzas de la UTDT, Federico Furiase, resaltó también algo de lo ya mencionado por Okseniuk: con la economía en recuperación, y la leve depreciación reciente, podría haber algún margen “para que las empresas recompongan precios frente a la suba de costos”.

Así, para Furiase son dos los frentes: el mencionado y la suba de tarifas pendiente en naftas, electricidad y gas.

“Esos dos puntos van a complicar el frente inflacionario, pueden complicar el objetivo del BCRA de llevar la inflación de la zona de 1,4% mensual al 1% para estar en línea con la meta de 10% anual en 2018. Y en ese marco no vemos que el BCRA pueda relajar el sesgo contractivo de la política monetaria ya que tiene que anclar la expectativa hacia el 1% mensual. Sobre todo cuando va a tratar de moderar la inercia inflacionaria frente a las negociaciones paritarias que se avecinan”, explicó Furiase, para quien en el último trimestre 1,4% será un piso difícil de perforar.

Lo reciente

Agosto fue un mes de desaceleración, aunque dejó preocupaciones porque el 1,3% que registró el Indec para el IPC Nacional aun siguió lejos del 1% que persigue el BCRA para romper la inercia de 20-25% que traía la inflación en los años de la previa al pico de 41%. Ese 1% es también el faro que busca la autoridad monetaria para encaminarse hacia la meta del año que viene.

Federico Furiase, resaltó también algo de lo ya mencionado por Okseniuk: con la economía en recuperación, y la leve depreciación reciente, podría haber algún margen “para que las empresas recompongan precios frente a la suba de costos”

Septiembre no nos daría buenas noticias. Ningún analista consultado por El Economista prevé una nueva desaceleración. El piso para el mes que acaba de terminar sería 1,3%. Y podría sorprender con algo más: sin ir más lejos, el REM, según la mediana de las respuestas de los 54 analistas consultados, publicado esta semana por el Central dio una inflación implícita para septiembre de 1,5%.

Elypsis observó 1,3%, con alimentos presionando y empuje de expensas y servicios de salud. Idéntico 1,3% vio LCG, quien no descartó que la depreciación reciente del tipo de cambio haya pegado en alimentos.

Furiase dijo: “Esperábamos una inflación más baja al principio, pero septiembre nos dio 1,5%. Con 2,1% de alimentos, que mostraron aceleración. Puede haber algo de efecto rezagado del tipo de cambio ahí”. Y agregó algo para lo que se viene: “En la primera semana de este mes también viene picado alimentos”

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés