El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 6°C
Informe

El Banco Mundial proyectó que la economía argentina caerá 2% en 2023

El pronostico del organismo multilateral surge en un contexto que golpea a la economía global y en particular a los países emergentes.

El Banco Mundial proyecta un caída del 2% en la Argentina en 2023.
El Banco Mundial proyecta un caída del 2% en la Argentina en 2023.
06 junio de 2023

Según las últimas estimaciones del Banco Mundial, la economía argentina caerá 2% en 2023 y se recuperará 2,3% en 2024. 

En la última edición del informe Perspectivas económicas mundiales, además, el Banco Mundial expresa que "el crecimiento mundial se ha desacelerado marcadamente y el riesgo de que surjan tensiones financieras en los mercados emergentes y economías en desarrollo (MEED) se está intensificando, en un contexto de altas tasas de interés mundiales".

En ese contexto, el Banco corrigió a la baja las perspectivas de crecimiento de la Argentina, ya que en abril último consideraba que el PIB del país se iba a mantener al mismo nivel que en 2022 (crecimiento 0% de la economía).

Sin embargo, debido a la evolución hacia la precariedad de las condiciones globales, donde se prevé que el crecimiento mundial se desacelerará del 3,1 % en 2022 al 2,1 % en 2023, redujo en dos puntos porcentuales la proyecciones de crecimiento para el país.

"La manera más segura de reducir la pobreza y ampliar la prosperidad es a través del empleo. Sin embargo, el crecimiento más lento hace que la creación de puestos de trabajo sea mucho más difícil", afirmó Ajay Banga, el presidente del Grupo Banco Mundial.

Además, el informe expresa que, a raíz de las condiciones crediticias mundiales cada vez más restrictivas, "uno de cada cuatro MEED ha perdido acceso a los mercados internacionales de bonos". Una presión especialmente grave, dadas sus vulnerabilidades subyacentes: las proyecciones de crecimiento de estas economías para 2023 son menos de la mitad de las previstas hace un año.

"La economía mundial se encuentra en una situación precaria", afirmó por su parte Indermit Gill, economista en jefe y vicepresidente sénior del Grupo Banco Mundial. 

Y agregó: "Excepto en Asia oriental y meridional, estamos muy lejos de alcanzar el dinamismo necesario para poner fin a la pobreza, contrarrestar el cambio climático y reponer el capital humano".

Economías en desarrollo

Las previsiones más recientes indican que las conmociones superpuestas ocasionadas por la pandemia, la invasión de Rusia a Ucrania, y la marcada desaceleración en un contexto de condiciones financieras restrictivas a nivel mundial, han constituido un duro revés para el desarrollo de los MEED que perdurará durante el futuro previsible.

Para fines de 2024 se prevé que la actividad económica de estas economías será alrededor de un 5 % menor que los niveles proyectados en vísperas de la pandemia. 

En más de un tercio de los países de ingreso bajo, los ingresos per cápita en 2024 seguirán siendo inferiores a los niveles de 2019. Debido a este lento ritmo de crecimiento, la pobreza extrema se arraigará en muchos países de ingreso bajo.

"Muchas economías en desarrollo están haciendo grandes esfuerzos para hacer frente al escaso crecimiento, la inflación persistentemente alta y los niveles de deuda sin precedentes. Sin embargo, su situación podría empeorar si surgen otros peligros, como la posibilidad de que nuevas tensiones financieras en las economías avanzadas generen efectos secundarios más generalizados", afirmó Ayhan Kose, economista en jefe adjunto del Grupo Banco Mundial.

"Los responsables de la formulación de políticas de estas economías deben actuar con prontitud para evitar el contagio financiero y reducir las vulnerabilidades internas a corto plazo", indicó.

Economías avanzadas

Según el informe, el crecimiento de las economías avanzadas se desacelerará del 2,6 % en 2022 al 0,7 % este año, y continuará siendo débil en 2024. 

Tras crecer un 1,1 % en 2023, se prevé que la economía de Estados Unidos se desacelerará al 0,8 % en 2024, debido, principalmente, al impacto persistente del marcado aumento de las tasas de interés que se registró durante el último año y medio.

En la zona del euro, las previsiones indican que el crecimiento disminuirá del 3,5 % en 2022 al 0,4 % en 2023, como resultado del efecto dilatado del endurecimiento de la política monetaria y el aumento de los precios de la energía.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés