El Economista - 70 años
Versión digital

mie 29 May

BUE 15°C

Dólar quieto: ¿riesgo para la macro o para la industria?

La devaluación del peso de fin de 2015 está siendo erosionada por las subas de precios y salarios, haciendo que la variación del TC real se ubique en torno a 25%. Magro si se tiene en cuenta que el TC bilateral del año pasado se ubicó en el nivel de fin de la convertibilidad.

11 mayo de 2016

por Jorge Vasconcelos (*)

Un motivador artículo de Jorge Lucángeli en El Economista del 29 de abril muestra que, pese a la unificación cambiaria, Argentina enfrenta severos desafíos de competitividad, ya que el país sigue siendo caro en dólares. Según el método utilizado por el autor, podría haber un desfase de $5 entre el tipo de cambio actual y el “de equilibrio”. Aunque existe controversia sobre la precisión de este indicador, otras referencias, como la comparación de salarios en dólares de la Argentina con Brasil y México, llevan a similar conclusión, aunque con alguna diferencia respecto de la magnitud del problema.

La pregunta es si esta falta de competitividad cambiaria significa que la actual quietud de la cotización del dólar habrá de resultar un fenómeno apenas transitorio. Para aproximarnos a la respuesta tenemos que incorporar más elementos a la discusión. Es cierto que la devaluación del peso de fin de 2015 está siendo erosionada por la magnitud de las subas de precios y de salarios, haciendo que la variación del tipo de cambio en términos reales se ubique en torno a 25%. Magro si se tiene en cuenta que el tipo de cambio bilateral (peso/dólar) del año pasado se ubicó exactamente en el nivel del fin de la Convertibilidad. Por caso, la Cámara Metalúrgica de Córdoba acaba de estimar el “tipo de cambio de equilibrio” sectorial en torno a los $18 por dólar.

Sin embargo, no debemos olvidar que, esta vez, la devaluación vino acompañada de eliminación o reducción de retenciones y de la liberación de restricciones para operar con el exterior. El impacto de precios relativos ha sido mucho más significativo para la agroindustria que, a su vez, es el sector que más pondera en las exportaciones del país. Así, entre noviembre del año pasado y mayo de este año, la variación del precio del dólar fue del orden del 48%, pero el precio del maíz en el mercado interno subió 126% y el del trigo, 76%. Como la soja estaba menos afectada por las restricciones y, además, tuvo una quita de 5 puntos en las retenciones, su precio en el mercado interno subió sólo 2 o 3 puntos porcentuales más que el tipo de cambio.

Considerando de qué modo ponderan el maíz, el trigo y la soja en la facturación, se puede calcular la variación de esa canasta de precios. Así, para el núcleo del complejo agrícola, el tipo de cambio real efectivo ha mejorado entre 40% y 45% en términos anuales, o sea, casi 20 puntos porcentuales más que para el promedio de la economía, según un trabajo del economista Juan Garzón.

Dada la importancia de la agroindustria, la mejora de estos precios relativos puede hacer sustentable por un tiempo al sector externo, independientemente de los problemas de competitividad que experimenten otros segmentos de la industria. Esto se refleja en la fuerte reducción del déficit de la balanza comercial del primer trimestre, que pasó de US$ 1.200 millones el año pasado a US$ 329 millones este año. Y en el resto de 2016, si bien las liquidaciones de la agroindustria se habrán de normalizar, aparecerá en escena el achicamiento del rojo de la balanza de combustibles, a juzgar por la significativa contracción de la demanda interna de energía. Completa este combo el posible arribo de más capitales al país, aunque al principio acotado a instrumentos financieros.

Con ese escenario, la industria debería apuntar a sustantivas mejoras de competitividad por fuera del factor cambiario, un objetivo que sólo podrá lograrse por el esfuerzo cooperativo de empresas y trabajadores y por un aporte sustancial del Estado en sus tres jurisdicciones, aportando mejores servicios y aliviando la carga tributaria consolidada.

El declive de las exportaciones industriales ha sido uno de los peores legados del Gobierno anterior. Antes de la entrada en vigencia de los cepos, por cada dólar utilizado por la economía para importar bienes intermedios, había cerca de US$ 1,5 en exportaciones de manufacturas de origen industrial. En los últimos datos, por cada dólar importado de bienes intermedios, hay sólo US$ 88 centavos de exportaciones MOI.

(*) Investigador jefe del IERAL

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés