El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 10°C

Consumo minorista cayó 7,7%

Ocurrió en septiembre, según CAME. Fue la novena caída consecutiva. ¿Y los brotes?

05 octubre de 2016

por Mariano Cúparo Ortiz

Las ventas en los comercios minoristas cayeron 7,7% interanual en septiembre, según informó ayer la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en un dato que resulta un tanto desalentador ya que por estos meses se espera que la actividad y el consumo empiecen de una vez a repuntar tras la dura caída que vienen mostrando desde principios del 2016. O al menos a mostrar señales de desaceleración en su trayectoria negativa. Para eso, todavía hay que esperar.

¿Punto de inflexión?

Para muchos economistas a partir de agosto se debería advertir una bisagra a partir de la cual las fuertes caídas comiencen a desacelerarse para luego comenzar a transformarse en un leve crecimiento, en el cual el consumo debe liderar. Todo esto de la mano de la desaceleración de la inflación y de los incrementos salariales por las paritarias de segunda ronda, más las movilidades de las prestaciones de la Anses y la mejora en el empleo que podría acarrear el fortalecimiento de la obra pública.

De hecho, en agosto las ventas minoristas según CAME efectivamente habían mostrado cierta desaceleración en su caída ya que habían registrado una retracción de 7,4% interanual tras la merma de 8,1% en julio.

Pero esta nueva aceleración en la caída iría a contramano de estas visiones. Al respecto, CAME no parece albergar grandes expectativas: “Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron afectadas por el menor poder adquisitivo de las familias. Es el noveno mes consecutivo que las ventas bajan agresivamente, en una tendencia que comenzó a principios de año y no muestra por ahora señales de cambio”.

Impacto en la actividad

No todo es adverso en el panorama respecto a la actividad, ya que la industria habría tocado su piso según la medida del desestacionalizado mes a mes del IPI de la consultora Orlando Ferreres (aunque para FIEL la caída aun no se frenó) e incluso para el EMAE del Indec algunos rubros ya habrían detenido su marcha negativa. También la inversión dio algunas señales positivas, según el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITEGA), que mostró una mejora en el desestacionalizado. Y por último el IGA de agosto de Orlando Ferreres arrojó un resultado positivo en el desestacionalizado en términos de actividad.

Pero el consumo de los hogares, según el Indec, sigue representando el 74,2% del PIB en Argentina, y sigue siendo un indicador sustancial. En el acumulado de lo que va del 2016, las ventas minoristas relevadas por CAME llevan una merma promedio de 6,8%.

El lunes, los datos de la AFIP respecto a la recaudación del IVA de septiembre resultaron alentadores sobre el desempeño del consumo, ya que mostraron una suba interanual del 38,4%, similar a la de 38% de la recaudación de los débitos y créditos. Ambos números, además de estar no tan lejos de la inflación interanual que estaría apenas por encima del 40%, fueron muy superiores al 29,6% y 31,9% que habían mostrado ambos rubros en agosto, respectivamente.

Aun así, el propio director de la AFIP señaló que no había que sacar conclusiones apuradas y remarcó que “en este caso, el IVA tiene un impacto extra debido a que con las pymes se corrió la posibilidad de que se pague cada tres meses. Este es el mes en el que se paga, entonces también ahí hay un impacto en ese sentido”.

Con todo, lo que señalan muchos economistas es que el freno a la caída, aunque más lento de lo que se esperaba, finalmente llegará antes de fin de año en todos los rubros de la demanda agregada y también en el consumo privado. Será todavía con retracciones en las mediciones interanuales, pero con cifras positivas en los desestacionalizados.

Los números

El relevamiento de CAME informó caídas en absolutamente todos los rubros, a diferencia de lo que había sucedido en agosto, cuando al menos jugueterías, rodados y artículos de librería y perfumerías habían mostrado una recuperación. En septiembre se destacaron las fuertes retracciones en las ventas de electrodomésticos y artículos electrónicos, que llegaron al 16,8%; en neumáticos, 12,4%; en ferreterías, 10,9%%; en textil e indumentaria, 9,6% y en materiales para la construcción, de 7,9%.

“Septiembre fue un mes muy tranquilo. El público miró pero compró poco y, aunque las posibilidades de financiamiento en cuotas sin interés ayudaron, especialmente el programa Ahora 12 para productos nacionales, mucha gente prefirió mantenerse fuera del mercado de consumo para acomodar sus deudas con tarjetas y racionalizar sus gastos”, explicó el informe de CAME.

Luego remarcó un dato positivo: “Como noticia positiva, sobre fin de mes comenzó a observarse más de gente en los locales, aunque no lo suficiente como para anticipar un cambio de tendencia en octubre. Los comercios de algunos rubros como indumentaria, textiles, calzados, jugueterías, joyerías, bazares, o mueblerías lanzaron ofertas tentadoras para generar liquidez, logrando con eso captar algo más de demanda, pero aun así las ventas fueron débiles y las posibilidades de competir con las ofertas agresivas de las grandes cadenas de hipermercados fueron escasas”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés