El Economista - 70 años
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 22°C
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 22°C

¿Cómo impactará el freno en las provincias?

Proyectando el 2012.

05-12-2011
Compartir

Los economistas están de acuerdo en que Brasil y la soja son las variables claves a monitorear en 2012. Estados Unidos y Europa importan pero las miradas estarán puestas en Brasil y la soja.

También están de acuerdo con que la Argentina crecerá menos. Ahora, ¿cómo impactará ello en las provincias? No es lo mismo una desaceleración brasileña para los catamarqueños que para los bonaerenses o cordobeses.

Mundo

Brasil es el principal socio comercial de la Argentina y más del 80% de los autos que el país  exporta tienen como destino la economía más grande de la región. En efecto, algunos sectores de la industria argentina, como automotor y metalmecánica, por ejemplo, se benefician directamente del dinamismo de la industria brasileña. Paralelamente, el crecimiento de Brasil en base a una moneda fuerte estimula la demanda de exportaciones argentinas y crea una suerte de protección automática para el sector industrial argentino. Por otro lado, un buen precio internacional de la soja significa una importante entrada de dólares hacia la economía. El Gobierno Nacional es un gran beneficiario de la producción de la oleaginosa, ya que sus exportaciones generan el 5% de los recursos tributarios anuales.

“Hace ya un tiempo que el contexto internacional dejó de traer el viento de cola del crecimiento mundial”, dice el último informe de la consultora Finsoport. “Cada revisión de estimaciones de los organismos internacionales incluye nuevas correcciones a la baja en las tasas de crecimiento”. Dependiendo de los precios que se registren en los próximos meses, un cálculo del Instituto

Argentino de Análisis Fiscal señala que las estimaciones arrojan un valor bruto de la producción para la cosecha sojera de entre U$S 21.900 y U$S 23.000 millones con disminuciones respecto al ciclo 2010-11 de entre 6% y 11% (entre U$S 1.600 y U$S 2.700 millones). Si la cosecha finalmente fuera similar a la del ciclo 2010-11, la caída en el valor de la misma entre una y otra campaña

podría alcanzar los 4.000 millones de dólares.

Por las provincias

Verónica Sosa, economista de la consultora Economía & Regiones, dice que “las provincias más afectadas por la menor actividad de la industria automotriz y metalmecánica serán, en orden de importancia, Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe”. Sin embargo, agrega, “la desaceleración podría ser parcialmente compensada por la buena performance que evidenciaría el campo y el sector transporte, muy ligado a dicha actividad, cuyas participaciones resultan significativas en los

productos brutos provinciales”. Teniendo en cuenta los efectos de esta dinámica sobre el nivel de actividad, para el 2012 “esperamos que la economía argentina desacelere su tasa de crecimiento al 3%/3,5%, frente al 5,9% que crecería este año. Dicha desaceleración se daría principalmente

por los siguientes sectores: la industria automotriz, autopartes, metalmecánica, y el comercio”.

Por otra parte, Sosa agrega que “la desaceleración del comercio, sería generalizada para la mayoría de las provincias, mientras que la dinámica esperada para la actividad minera otorga buenas perspectivas para las provincias patagónicas y las del noroeste como San Juan y Catamarca donde la extracción de minerales viene en aumento en los últimos años”. Para la economista caben otras dos reflexiones:

-Primero, si bien pueden encontrase estas diferencias interprovinciales, el nuevo escenario macroeconómico modificaría el frente fiscal de las provincias a través de los recursos tributarios, ya que en su conjunto alcanzan al 80% de los ingresos anuales.

-Segundo, al debilitamiento del crecimiento de los recursos tributarios, las provincias deberán afrontar mayores gastos por la actualización de los salarios y los mayores vencimientos de la deuda pública asociados a la finalización del período de gracia de la deuda reestructurada con el Gobierno Nacional en el marco del Programa Federal de Desendeudamiento y el aumento del tipo de cambio para la deuda dolarizada. “El Gobierno Nacional podría ver restringida la disponibilidad de fondos discrecionales para girar a las provincias, en un marco de aumento del costo de financiamiento e incluso cierre de los mercados financieros de deuda pública”, agrega Sosa.

Según el IARAF, bajo el contexto de caídas en el precio de la soja, el Fondo Federal Solidario ha cerrado el mes de noviembre con un valor de $ 303.379 millones, registrando una caída interanual del 51%, la mayor desde el inicio del fondo en abril de 2009. Asimismo, por primera vez en el año se ha registrado una caída interanual del acumulado enero/noviembre, cayendo un 2,6% respecto al mismo período de 2010.

(De la edición impresa)

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés