El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

Científicos contra el ajuste oficial en ciencia y técnica

28-10-2016
Compartir

Gremios y federaciones universitarias estudiantiles y agrupaciones de científicos marcharon ayer al Congreso para manifestarse contra el ajuste en el presupuesto de ciencia y técnica para el 2017, que según un informe del ex subsecretario de Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Fernando Peirano, cayó en 12,4% su participación sobre el presupuesto total. El Economista habló con él y con el físico del Conicet, Jorge Aliaga, acerca de sus visiones sobre la situación del sector.

Menos presupuesto

Si se toman todos los gastos del presupuesto 2017 dedicados a la finalidad ciencia y técnica, que incluyen a las partidas de distintos programas en varios ministerios, como el de ciencia y tecnología, pero también algunas dependencias de los de educación, salud, energía y defensa, se ve que la participación sobre el total es 1,34%, cuando en 2016 era 1,53%.

Acerca de la marcha de ayer, Peirano dijo: “Hay una marcha porque la comunidad científica salió a defender los recursos para que el sistema de ciencia y técnica siga funcionando. La propuesta del ejecutivo para el 2017 marca una caída importante en los recursos. Faltan $ 5.671 M para que el presupuesto del 2017 compense la inflación de este año y equipare la capacidad económica de comienzos del 2016”.

Además expresó: “Las decisiones que se están tomando hoy, que son un recorte de fondos que pone en crisis el funcionamiento del sistema de CyT. Esto es central en un mundo en el que el conocimiento tiene cada vez más peso como motor del crecimiento. No se está conciliando la política de corto y largo plazos. Hay que tener en cuenta que ambas comienzan en el día de hoy”.

Peirano rechaza la idea de que se trate de un mero ajuste fiscal y apunta a que las motivaciones del recorte son ideológicas: “Por el poco peso relativo que tiene esta área dentro del Presupuesto, parece que no es un motivo de austeridad fiscal, sino que hay un modelo que se empieza a expresar, donde se confía más en hacer uso de herramientas que están disponibles en otros países, a través de la importación y la IED, que en la generación nacional de esas capacidades tecnológicas. Esto defrauda las expectativas de quienes las tenían y confirma el enfoque neoliberal que muchos preveían en la campaña”.

Desarrollo

El físico del Conicet Jorge Aliaga publicó ayer un informe en el que muestra que mientras el presupuesto total para el 2017 aumentó 50,54%, el de la finalidad Ciencia y Técnica lo hizo en 32,36%, es decir que perdió participación relativa. Tal vez el dato más sorprendente del informe es que las partidas que crecen por encima del promedio de 50,54% son los servicios de la deuda (liderando con un incremento de 137,8%), la promoción y asistencia social (91,49%) y la administración gubernamental (59%).

Aliaga le dijo a El Economista: “La marcha fue importante. Hay una diferencia muy grande con la vez anterior que tuvimos que hacer lo mismo por políticas de achicamiento, que fue con Cavallo. Esa vez había menos organización para manifestarse y menos conciencia social de que la ciencia es clave para el bien común. Tuvo un valor histórico importante”.

“En el 2011 uno de los planes que anunció Barack Obama fue formar un millón de nuevos egresados en ingeniería, exactas y matemáticas porque era necesario para superar sus niveles de desarrollo. Eso te da una idea de cómo se hace para desarrollar un país”, dijo al final.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés