El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

Cerrojo importador

Y nivel de actividad.

16-04-2012
Compartir

La performance de la tasa de crecimiento del nivel de actividad económica estará correlacionada con la disponibilidad de los insumos importados. Los bienes intermedios y las piezas y accesorios de bienes de capital componen casi la mitad de las importaciones más otro 13% que son insumos energéticos. La posibilidad de reducir las importaciones sin afectar el nivel de actividad se acota dada la alta interrelación de éstas con el resto del proceso productivo, sostiene un informe de la consultora ACM. En el trimestre noviembre-enero, las cantidades importadas de bienes intermedios aumentaron 0,3% anual mientras que las piezas y accesorios de bienes de capital (que incluye autopartes) lo hacían a 9,7% anual y los bienes de capital 4,7% anual.

Probabilidad de recesión

Sin embargo, los datos de febrero mostraron un desempeño aún peor de las importaciones. El intercambio comercial dejó durante febrero un superávit de U$S 1.341 millones, más del doble de la ganancia obtenida en igual mes de 2011, debido a una fuerte retracción de las importaciones, informó el INDEC. Las exportaciones sumaron U$S 6.098 millones de dólares, 13% más que en febrero del 2011, al tiempo que las importaciones retrocedieron 1,0% en términos interanuales, para llegar a U$S 4.757 millones. La Escuela de Negocios de la UTDT elabora un índice que anticipa el desempeño de la actividad. Y calcula cuál es la probabilidad de que la economía ingrese en recesión. Según el último dato actualmente supera el 80%. En la previa a las últimas dos recesiones (2000 y 2009) la probabilidad superó al 90%.

En 2004 el indicador estimó que la probabilidad de que la economía ingresara en una contracción era de 80% pero finalmente eso no pasó. Según el estudio no se puede asegurar que la economía se contraerá pero sí que su ritmo de crecimiento descenderá. “Los resultados de las últimas mediciones sugieren que la desaceleración en el crecimiento de la actividad económica se mantendrá en los próximos meses”.

¿Estanflación?

Según la consultora Economía & Regiones, hay datos del primer bimestre que sugerirían una continuación del enfriamiento de la actividad económica. En febrero cayeron tanto la industria (0,8%) como la construcción (4.5%). De acuerdo con las estimaciones de la consultora, la tasa de crecimiento interanual de la economía habría pasado de 5,5% en octubre de 2011 a 3,6% en febrero último. “Sin embargo, no está claro aún si el nivel de actividad de la economía continuaría al ritmo de enero y febrero, se potenciaría o, por el contrario, se suavizará en los próximos meses”. Los economistas creen que lo que suceda entre marzo y julio será clave. Y habrá que seguir de cerca dos indicadores para poder anticipar qué sucederá hasta fin de año: el resultado fiscal y la brecha cambiaria.

Podría haber dos escenarios, sostiene el informe de E&R. Por un lado, si continuara la dinámica de los últimos meses, habría un incremento significativo de la brecha cambiaria. “A mayor expansión monetaria y más trabas a las importaciones, más presión inflacionaria y menos nivel de actividad. En este escenario, la tasa de crecimiento se desvanecería hacia fin de año, sólo quedaría el crecimiento estadístico de 1,4% y el producto crecería alrededor de 1,9%”. Prácticamente la economía ingresaría en un estado conocido como 'estanflación' (bajo crecimiento e inflación alta). “Por el contrario, si la brecha cambiaria no aumenta significativamente, el enfriamiento del nivel de actividad se suavizaría y la tasa de crecimiento anual se ubicaría en torno a 3,9% anual”. En ese caso se alejaría el fantasma de la estanflación.

Trabas

La política de trabas a las importaciones y la mayor intervención cambiaria y financiera, atentan contra el crecimiento de la economía, coincide la mayoría de los analistas. Las trabas afectan en forma negativa a la producción manufacturera porque el 80% de lo que se adquiere en el exterior se utiliza en los procesos productivos del sector industrial. El 70% de los componentes de un auto de fabricación nacional es importado. Dado que en el corto plazo es imposible que haya sustitución inmediata de importaciones, las mayores trabas se traducen en menos producción. “En pocas palabras, el menor crecimiento de Brasil y las trabas a las importaciones implican un doble impacto negativo para la industria argentina que inexorablemente experimentará una considerable pérdida de dinamismo a lo largo de este año y afectará negativamente la tasa de crecimiento del producto”.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés