El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 10°C

CAME pide nueva ley de tarjetas de crédito

Entidades gremiales empresarias profundizan la campaña por la reducción de costos financieros en las ventas con plásticos.

16 agosto de 2016

Tras una semana en la que hubo un fuerte impulso para instalar en la agenda la necesidad de reducir los costos financieros que pagan los comercios por las ventas con tarjetas de crédito y débito, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) inició una campaña nacional para promover la modificación de la la ley 25.065, que impone los actuales alícuotas que cobran los bancos. Hoy rige una comisión del 3% para las ventas con tarjetas de crédito y del 1,5% para las realizadas con a través de débito en cuenta. CAME propone que para la ventas con tarjetas de crédito el límite sea de 1,5%.

Desde el Congreso, el presidente de la Comisión de Economías Regionales, Economía Social, Micro, Pequeña y Mediana Empresa del Senado, Roberto Basualdo; su par de la Comisión de Industria y Comercio, Alfredo Luenzo y la presidenta de la Comisión de Comercio de la Cámara de Diputados, Liliana Mazure, manifestaron interés en analizar la iniciativa. Como parte de las gestiones, el próximo miércoles el presidente de CAME, Osvaldo Cornide, se entrevistará con Federico Pinedo, presidente provisional del Senado.

“Resulta evidente que en las actuales circunstancias económicas se hace necesario fomentar la competitividad de las empresas, fundamentalmente en los sectores pyme. Es, en consecuencia, indispensable una reforma normativa que, más allá de los argumentos formales, se fundamenta en una realidad concreta y urgente: el costo desmedido que significan las comisiones vigentes”, destaca entre los considerandos el proyecto de la entidad empresarial.

Transferencia de recursos

CAME, entidad que representa a las pequeñas y medianas empresas de industria y servicios, apunta que “el comercio le transfirió a las administradoras, en concepto de pago de comisiones, $ 13.250 millones ($2.410.000 por operaciones con débito y $ 10.480.000 por crédito)”. Estos montos suponen un traspaso de riqueza de los sectores productivos a los financieros, que afecta la competitividad de las pymes, aseguran desde la entidad empresaria.

Desde el sector retail cuestionan que la normativa vigente genera un perjuicio financiero, a partir de elevadas comisiones, a lo que se suman las comisiones que los bancos cobran por mantenimiento de cuentas y movimientos financieros. El punto clave es que por esa vía se van importantes recursos que le quitan liquidez a las empresas minoristas e impacta en la disponibilidad de recursos para capital de trabajo. Estos montos se suman a las retenciones del 3% por IVA, el 1% por Impuesto a las Ganancias, más lo que se paga por Ingresos Brutos.

Otros de los argumentos en favor de una reducción de alícuotas es que Argentina es uno de los países con las más altas comisiones en ventas con tarjetas de crédito y débito. Por ejemplo, en Perú se paga del 1,5% al 2%, en Brasil y Chile 1,30% y en Colombia 1,8% al 2%, mientras que en España se paga 0,5%, en Grecia 0,90% y en Italia 0,95%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés