El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 9°C

Bono de hasta $3.500 para los estatales nacionales

17 noviembre de 2016

Luego de mantener varios días el acuerdo en silencio para evitar generar conflictos en las provincias, se confirmó ayer la entrega de un bono de fin de año para los trabajadores estatales nacionales que será de hasta $3.500 y abarcará sólo a los empleados de menores salarios y jerarquías.

Los bonos arrancarán del piso acordado en la primera mesa de diálogo tripartito (que reunió a funcionarios del Gobierno, empresarios y sindicalistas), es decir $2.000, y se extenderán hasta los $3.500, dependiendo del salario del trabajador. Aquellos que perciban entre $9.000 y $18.000 por mes ?categorías F y E? recibirán el máximo, mientras que para los niveles D el bono será de $3.300. El nivel C percibirá $3.000, y los niveles A y B, de mayores ingresos, cobrarán un extra de $2.000.

El 50% del bono será abonado con las remuneraciones de diciembre y el otro 50% con las del mes de enero de 2017.

Según informó el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, el monto extraordinario alcanzará 130.000 trabajadores de la administración nacional y organismos descentralizados, quedando excluidos los “funcionarios políticos, extraescalafonarios y autoridades”. El costo fiscal será de $320 millones.

Si bien es de esperar que la medida no genere un movimiento significativo del consumo, sí constituye un mensaje político para el resto de los sectores, que va en línea con honrar el compromiso asumido en la primera mesa del Diálogo para la Producción y el Trabajo: los empleadores otorgan un bono de por lo menos $2.000 y, a cambio, pueden sentarse a discutir las próximas paritarias “libres de deuda”.

Según la estrategia del Gobierno, el plus otorgado funcionaría como “compensación” del desfasaje entre la inflación y el aumento de los salarios dictado por la paritaria estatal, que se cerró en junio por un 31% anual a pagarse en 3 cuotas.

El acuerdo con los estatales nacionales fue rubricado el jueves pasado por los ministros de Modernización y de Trabajo, Ibarra y Jorge Triaca, y el secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez. En este marco, todavía se encuentra en período de discusión el pase a planta permanente de unos 12.000 empleados.

Si bien los términos firmados tienen el aval del gremio mayoritario de los estatales, los dirigentes de ATE se manifestaron en contra. El sindicato que encabeza Hugo Godoy exige que se reabran las paritarias o se otorgue un bono de $10.000.

El acuerdo no se dio a conocer antes porque desde el Gobierno Nacional pretendían no alentar el conflicto en las provincias, donde los gobernadores ya habían advertido que no estaban en condiciones de afrontar el pago. Ocurre que el Ejecutivo no tiene previsto asistir a las provincias ?donde, por otra parte, se concentra el grueso del trabajo público? de modo que sólo pagarán las jurisdicciones que tengan el dinero.

A su vez, el Gobierno no quería dejar de blanquear el acuerdo antes de que se concrete la marcha de las organizaciones sociales y la CGT estipulada para el viernes 18, de modo que pueda ser valorado como un gesto de buena predisposición.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés