El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 21°C

Aun con tasas altas, el crédito muestra un buen dinamismo

El crédito arrancó y en lo que va del año creció 32,5%, muy por encima de la inflación acumulada para enero-septiembre

09 octubre de 2017

Paradoja de la política económica, con una inflación acelerando a tono con la inercia que venía trayendo en los años previos a la modificación de precios relativos de 2016, y con una tasa de interés bien alta intentando romper ese piso duro, el crédito arrancó y en lo que va del año creció 32,5%, muy por encima de la inflación acumulada para enero-septiembre (16,5% para Ecolatina).

Decisiones de política Las claves para explicar el fenómeno son, por un lado, el crecimiento del crédito en dólares, de la mano de la mejora en los depósitos en moneda extranjera tras la salida del cepo y, por otro, la nueva herramienta que generó el propio BCRA: los créditos UVA. Aun así, la mejora del crédito se ve en general en los distintos tipos de préstamo. Pero esos dos, por amplio margen, son los que lideran.

De hecho, según el último informe semanal de Ecolatina, publicado ayer, el desempeño extraordinario de los créditos en dólares y de los UVA es "lo que ayuda a entender esta paradoja entre la política contractiva del BCRA y la fuerte expansión de los préstamos".

En Ecolatina expusieron los riesgos y los beneficios de la nueva tendencia surgida de claras decisiones de política económica: "Aun cuando parte de estas nuevas herramientas de financiamiento implique tomar ciertos riesgos crediticios (descalce de moneda, o bien aumento de la morosidad ante una suba de precios por encima de los salarios), el Gobierno consiguió por estas vías revivir una herramienta clave para el crecimiento económico: el crédito bancario. E implícitamente marcaron el desafío a futuro: "En la actualidad, los préstamos representan poco menos de 12% del PIB (contra más de 50% en Brasil, por ejemplo), de modo que avanzar en la profundización financiera aún es un desafío pendiente".

En dólares

Por el lado de las empresas lo que explotó fue el crédito en dólares. Para este tipo de cliente bancario el crecimiento del stock prestado en moneda estadounidense creció muy por encima del stock en moneda local. De hecho, en dólares creció 61% acumulado en enero-septiembre (89% interanual) y en pesos creció 20% en el acumulado y 28% en el interanual. Con una buena oferta por la mejora en los depósitos que modera la suba de la tasa, la baja expectativa de devaluación, con el acceso a financiamiento externo abierto y amigable, termina de completar la motivación para tomar préstamos en moneda extranjera.

En pesos y durables

Las otras estrellas de la recuperación del crédito son los préstamos para bienes durables, donde se destacan los UVA para los hipotecarios. "Los créditos prendarios y los hipotecarios en moneda local exhibieron un incremento de 50% en el acumulado a septiembre (+71% interanual), mientras que los segundos subieron 54% respecto del cierre de 2016 (+64% interanual)", detalló Ecolatina.

Y además mostró: "Del total de los créditos hipotecarios realizados en los primeros ocho meses del año poco más del 50% se realizó vía sistema UVA. En suma, los préstamos hipotecarios y los prendarios explicaron aproximadamente casi el 20% del crecimiento del stock de créditos privados en del año, lo que suma al 30% de los préstamos en dólares".

Con todo, en un año en el que parecía que la tasa alta no iba a ayudar al crédito, los datos en términos reales muestran que en este caso se superó el pico de 2015.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés