El Economista - 70 años
Versión digital

sab 20 Abr

BUE 19°C
San Isidro

¿Peligra el Lollapalooza? El intendente denunció que el festival recibe subsidios y les pedirá $200 millones

Los concejales aplaudieron la medida contra los organizadores del evento. También hizo saber que rechazarán por "casta" las entradas por cortesía.

Para autorizarlo, Ramón Lanús exige que los ingresos que percibe su Comuna pasen a $ 200 millones, diez veces más que el año pasado.
Para autorizarlo, Ramón Lanús exige que los ingresos que percibe su Comuna pasen a $ 200 millones, diez veces más que el año pasado.
08 marzo de 2024

En un hecho sin precedentes, Ramón Lanús, intendente de San Isidro, realizó una denuncia contundente en la apertura del período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante. 

Lanús afirma que el festival Lollapalooza, que se celebra anualmente en la localidad, ha estado siendo subsidiado con fondos de los vecinos de manera indirecta, revelando un desequilibrio financiero significativo en las cuentas del municipio.

"El festival Lollapalooza estaba siendo subsidiado por todos los vecinos de San Isidro. En 2023 este festival generó ingresos al municipio por $20 millones y gastos por no menos de $60 millones", declaró Lanús.

Lanús se comprometió a revertir esta situación y optimizar la rentabilidad del festival para el municipio. "Respecto a lo de Lollapalooza vamos a multiplicar por 10 veces los ingresos que percibe el municipio por este festival: de $20 millones a $200 millones en un año", aseguró.

En una movida que parece alejarse de los privilegios de la gestión anterior, el intendente también mandó un mensaje a los organizadores del festival: "al mismo tiempo y porque creemos que es un beneficio típico de la casta, no vamos a aceptar las centenares de entradas de cortesía que recibía el municipio".

Seguridad

Lanús también abordó temas críticos como la seguridad y la modernización del municipio, enfatizando la necesidad de trabajar en conjunto con el Concejo Deliberante para reflejar la voluntad de la comunidad de San Isidro. Resaltó la herencia de un municipio que calificó de "estancado" y con "falta de planificación", apuntando a una serie de deficiencias en áreas clave como la seguridad y la infraestructura.

Con una deuda heredada superior a los 8.000 millones de pesos y desafíos significativos en el horizonte, el intendente señaló la caída del valor real de la recaudación y un complicado escenario macroeconómico. No obstante, aseguró que una de las prioridades será la recomposición del salario real de los trabajadores municipales.

El área de seguridad recibió especial atención, ya que Lanús informó sobre la ineficacia del sistema de cámaras de seguridad y la falta de personal calificado para manejar las motos de patrulla. Subrayó la necesidad de una modernización que incluirá el Centro de Monitoreo Municipal y la instalación de un anillo digital de seguridad con capacidad de búsqueda de antecedentes en tiempo real.

En cuanto a la infraestructura, prometió mejoras en la iluminación y las veredas, y la recuperación de espacios públicos. Además, habló de una transformación digital para modernizar el municipio, integrando tecnologías como la tele-gestión y herramientas de inteligencia artificial para detectar delitos.

Finalmente, con el programa Ojos en Alerta, buscará vincular a los vecinos con la seguridad municipal para facilitar una respuesta inmediata ante cualquier incidente, fortaleciendo así la relación entre la gestión y la comunidad.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés