El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

Expectativas, dólar y reputación frenarían la baja de tasas mañana

Más allá de las presiones desde Casa Rosada, el BCRA pondría en pausa, por varios motivos, una poda en las tasas de interés

08-01-2018
Compartir

El martes, Federico Sturzenegger deberá tomar una decisión para nada fácil. Empezar a ceder a las presiones políticas que piden a gritos una baja de tasas de interés o, por el contrario, mantener la independencia del banco, precisamente, en un momento crucial para la credibilidad del banquero central. Las decisiones de tasas de interés, que se deciden en el Comité de Política Monetaria dos veces por mes y que está integrado por la mesa chica de Sturzenegger (Lucas Llach, Demian Reidel y Mariano Flores Vidal, entre otros), influyen en los ánimos de Casa Rosada. “Si siguen subiendo las tasas nos llevarán a una recesión”, decían en el Ministerio de Hacienda hace unos meses cuando Reconquista 266 había subido a 28,75% la tasa de pases, nivel en el que está en la actualidad. Según el economista y consultor Federico Muñoz, con lo que suceda mañana “veremos cuán condicionado ha quedado” Sturzenegger. “A priori, la meta menos exigente parecería justificar una relajación de la política monetaria. Pero, en contrapartida, varias otras razones desaconsejan una baja de tasas en estas circunstancias”, afirma.

Para empezar, el inminente anuncio de la inflación muy elevada de diciembre (no inferior a 2,5%). A eso se le suma  la escalada reciente del tipo de cambio y las fuertes subas ya dispuestas y programadas en precios regulados. Todo eso potenciará la inflación del primer trimestre. En el mercado calculan que enero estará cerca del 2% y que febrero tiene una proyección de 2,5%. Todo esto hace que el arranque del 2018 sea difícil en materia de precios y deje aún menos margen al BCRA para empezar a reducir el costo del dinero.

Tampoco el último REM le dejaría margen de acción a Sturzenegger. En ese relevamiento, con información ante de conocerse el cambio en las metas, el mercado había subido las expectativas para este año a más de 17%. “El martes, el BCRA no debería justificar una baja de tasas basada en un REM que quedó fuera de timing en el termómetro de las expectativas de inflación, si pretende recuperar credibilidad en la nueva meta del 15%”, agrega Federico Furiase desde EcoGo.

Dato no menor, además, es cómo pueden influir los propios rumores de pérdida de independencia del BCRA que se verían confirmados con un recorte de tasas. Para Muñoz, implicarían un golpe letal para la reputación de Sturzenegger y la eficacia de la política monetaria.

Entre las consultoras creen que el BCRA no tiene margen para bajar las tasas. La consultora LCG cree que las nuevas metas de inflación no son un gran cambio respecto de las anteriores (techo de 12% pasa a meta puntual de 15%), pero implica, en los hechos, la confirmación de que el BCRA buscará tasas de interés en un nivel más bajo. Como el 15% de inflación todavía es exigente, no descartan nuevas tensiones ya que lograr ese objetivo podría requerir en el futuro tasas más altas, y no más bajas. Recuerdan que el ajuste de tarifas que ya empezó contribuirá en 5 puntos porcentuales en la tasa de inflación de 2018.

Para Furiase, el BCRA no tiene fundamentos para justificar una baja de la tasa de referencia con las expectativas de inflación subiendo por el cambio de meta, la presión cambiaria en $19 y la suba de tarifas que se viene. Menos aún con paritarias en camino. “Me parece que con todo esto el BCRA se gana margen para no bajar la tasa de referencia en la decisión de tasas del martes y estabilizar el dólar”, vaticina Furiase.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés