El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

El FMI no cree en el Gobierno: PIB subirá 2,7% e IPC, 23,2%

05-10-2016
Compartir

El Fondo Monetario Internacional (FMI) difundió ayer su informe semestral “Perspectivas sobre la Economía Mundial” (WEO, por sus siglas en inglés), pocos días antes del comienzo formal de la Asamblea Anual en Washington.

Los pronósticos son similares a los de julio, cuando se hizo una pequeña corrección a la baja con relación a las perspectivas presentadas en abril. Queda en evidencia que el principal problema que enfrenta en este momento la economía global es la falta de crecimiento vigoroso.

El organismo pronostica ahora una expansión del producto global de 3,1% para 2016, que sería el registro más bajo de los últimos seis años. Para 2017, es un poco más optimista y se estira al 3,4%. Más allá de los números, el organismo también alerta sobre una serie de circunstancias políticas que no ayudan a dinamizar la actividad.

La primera de ellas es que se observa que el débil crecimiento genera un clima antiglobalización en muchos países y que eso lleva a que los gobiernos adopten medidas proteccionistas que debilitan el comercio mundial, y eso constituye un freno adicional para el nivel de actividad. Un verdadero círculo vicioso. De hecho, se pronostica que en 2016 el comercio crecerá 2,3%, es decir, que nuevamente será menos que el producto. En 2017 se espera que el comercio crezca 3,8%, superando así la suba esperada del producto. A las autoridades del FMI también les preocupan las tendencias deflacionarias que, en su visión, persisten en algunas economías avanzadas.

A su vez, se espera que la brecha en la tasa de crecimiento se mantenga. Mientras que las economías avanzadas crecerían 1,8% en 2017, las emergentes y en desarrollo lo harían al 4,6%. El PIB de Estados Unidos subiría el 2,2% el año que viene mientras que el de la zona del euro lo haría al 1,5%. De todas maneras, este año ninguna de las dos economías llegaría al 2% de crecimiento mientras que Japón se expandirá a una tasa de 0,6%. Por su parte, China, cuyo desempeño es tan importante para los países productores de commodities, seguirá desacelerando. Su PIB crecería 6,6% en 2016 y 6,2% en 2017 mientras lleva adelante un cambio de su modelo económico para darle más preponderancia al consumo interno.

Finalmente, el FMI llama a la acción porque a su juicio los gobiernos deben recurrir a la política fiscal y utilizar todas las herramientas disponibles de manera coordinada para impulsar el crecimiento porque la política monetaria ya dio todo lo que podía.

¿Qué le interesa a Argentina?

El informe del FMI pronostica que la economía argentina crecerá 2,7% en 2017, bastante menos de lo que cree el Gobierno y la mayoría de los analistas privados. Pero está claro que mucho dependerá de un escenario global que tendrá luces y sombra de acuerdo a las perspectivas del organismo.

Menor dinámica del comercio

El comercio crecerá a una tasa baja ?2,3%?, menor que el producto aunque la situación puede revertirse en 2017 con una expansión del comercio de 3,8%. Es, de todas maneras, un crecimiento moderado que le marca un límite a la estrategia del Gobierno argentino que aspira a que las exportaciones tengan un papel más dinámico en la economía.

Menor inflación

En promedio, el índice de precios al consumidor en las economías avanzadas será de 0,8% en 2016 y de 1,7% en 2017 mientras que en el mundo emergente y en desarrollo será de 4,5% y 4,4%. En Argentina, el BCRA pretende que la tasa de inflación de 2017 sea de 17%, menos de la mitad que la de 2016 y un contexto global de muy baja inflación ayuda a conseguir ese objetivo. Aquí, el FMI también desconfía y ve una suba de 23,2% en 2017.

Brasil, mejor

Para el principal socio comercial del país, el FMI pronostica un crecimiento de 0,5% en 2017 poniéndole fin, así, a su severa recesión. Cabe decir, además, que es un pronóstico austero porque las consultoras privadas brasileñas proyectan que el PIB podría subir entre 1,5% y 2% el año que viene. De la mano de su mayor economía, América Latina, que es la única región del mundo que no crecerá en 2016, volverá a hacerlo en 2017.

Dinero abundante

En las perspectivas, el FMI destaca que luego de un flojo 2015, se intensificó el flujo de capitales hacia los mercados emergentes y esa tendencia se mantendría dado que los bancos centrales continuarán con sus políticas monetarias expansivas. Como Argentina necesita endeudarse, y puede ahora hacerlo, es una buena noticia.

Materias primas

El precio de las materias primas agrícolas subió en los últimos meses (salvo algunas excepciones) y las perspectivas en materia de precios son estables. Sin dudas, eso constituye un dato positivo para Argentina porque las actuales cotizaciones, aunque sin llegar a los elevados niveles de hace alguno años, siguen siendo buenas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés