El Economista - 70 años
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 14°C
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 14°C
Estudio

Argentina es el mejor lugar en el mundo para sobrevivir a una guerra nuclear

La guerra nuclear mataría a cinco mil millones de personas

Una simulación tétrica.
Una simulación tétrica.
17-08-2022
Compartir

Durante la mayor parte del siglo pasado, una pregunta ha perseguido a la humanidad: ¿qué pasaría después de una guerra nuclear?

Los científicos del clima idearon una simulación aterradora para encontrar respuestas, publicada en la  revista Nature Food esta semana , y los resultados son nada menos que apocalípticos.

Las olas de terror serían casi imposibles de comprender. Muerte en la zona cero en millas a la redonda. Hambruna. Radiación. Destrucción climática. Todo está ahí, y todo tan horrible como se pueda imaginar.

Como señalaron los investigadores de Rutgers en su estudio, ni siquiera se necesitarían necesariamente dos superpotencias globales para provocar una muerte masiva.

Si un país con armas nucleares atacara a otro con un arma nuclear (los científicos usaron como ejemplo la larga disputa geopolítica entre India y Pakistán sobre la región de Cachemira), no solo matarían a innumerables personas en el sitio de su objetivo y sus alrededores, sino que el hollín de las detonaciones causaría tal devastación en el clima global que más de cinco mil millones de personas estarían en riesgo de muerte. 

  • En perspectiva, eso es más de la mitad de la población mundial.

La simulación de la ciencia climática de Rutgers se basa en la ciencia atmosférica. El hollín de la explosión y la quema sobrante podrían ser suficientes para rodear parcial o completamente el planeta, encontró el estudio, lo que a su vez resultaría en un mayor enfriamiento global y dañaría la agricultura tan severamente que habría una reducción en la producción de alimentos en cualquier lugar de hasta 90%, dependiendo del tamaño del conflicto nuclear.

Una guerra del tamaño de India-Pakistán arrojaría entre 5 y 47 millones de toneladas de hollín a la atmósfera. Si fuera entre EE.UU. y Rusia, liberaría 150 millones de toneladas de hollín, lo que reduciría el suministro mundial de alimentos en un 90%. 

Ese nivel de hambruna conduciría a la muerte a una escala increíble dentro de los primeros tres o cuatro años después de una guerra, y también aumentaría el número de muertos por las explosiones y sus secuelas.

Si bien estos escenarios horribles son absolutamente una pesadilla, los investigadores notaron algunas advertencias. Primero, que la simulación requería muchas simplificaciones y suposiciones sobre cómo reaccionarían las cadenas mundiales de suministro de alimentos durante el invierno nuclear. 

Y en segundo lugar, incluso en el peor de los casos, hay regiones a las que les podría ir mejor que a otras.

Argentina y Australia tienen mejores esperanzas de sobrevivir durante una década después de las consecuencias

Argentina y Australia tienen la mejor esperanza de que su población sobreviva durante una década después de una lluvia radiactiva, pero si te quedas en Gran Bretaña, la probabilidad de morir de hambre sería del 90%.

El estudio mostró que más de cinco mil millones morirían de hambre en todo el mundo después de un conflicto a gran escala que involucró a 100 bombas nucleares , con hollín arrojado por tormentas de fuego que bloquearon el sol y provocaron pérdidas de cultivos.

El profesor Alan Robock, de la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey , explicó a The Times que la razón por la que Australia y Argentina tenían una ventaja es por sus cultivos más resistentes, como el trigo, en grandes cantidades.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés