El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C
Imágenes impactantes

Misil ruso impacta en centro comercial de Ucrania: 11 muertos y 56 heridos

Según las autoridades ucranianas, el número de fallecidos podría ir aumentan, ya que en el establecimiento había alrededor de 1.000 personas.

Rusia atacó un centro comercial en el centro de Ucrania.
Rusia atacó un centro comercial en el centro de Ucrania.
27-06-2022
Compartir

Un misil disparado por Rusia alcanzó hoy un centro comercial en una ciudad del centro de Ucrania, donde mató al menos a 11 personas e hirió a otras 56, en uno de los ataques contra un objetivo no militar más mortífero de todo el conflicto.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo que el número de víctimas por el ataque en la ciudad de Kremenchuk era “inimaginable”, y citó informes de que había más de 1.000 civiles en el interior del shopping en el momento del ataque.

Videos filmados desde el estacionamiento mostraban el complejo de dos pisos envuelto en enormes llamaradas de las que salían grandes nubes de humo negro. En otro video, civiles ayudaban a cargar una camilla en una ambulancia.

Además, ocho civiles murieron hoy en un ataque ruso en la oriental ciudad de Lisichansk y cuatro más en la norteña Jarkov, dijeron autoridades.

En Kremenchuk, una ciudad industrial de 217.000 habitantes de la provincia de Poltava, sobre el río Dnieper, se ubica la mayor refinería de petróleo de Ucrania.

El gobernador de Poltava, Dmitro Lunin, dijo que 11 personas murieron y 56 resultaron heridas en el ataque al shopping, en el que había más de 1.000 visitantes.

Zelenski enfatizó por Twitter que el objetivo atacado “no representaba una amenaza para el ejército ruso” y no tenía “valor estratégico”, al tiempo que acusó a Rusia de sabotear “los intentos de la gente de vivir una vida normal".

Otro bombardeo ruso mató hoy a cuatro personas e hirió a 19 más en la norteña ciudad de Jarkov, dijo el gobernador de la provincia del mismo nombre, Oleg Sinehubov, sin dar más detalles.

Los ataques llegan con la guerra ya en su quinto mes y en medio de esfuerzos de las potencias aliadas de Ucrania de mantener la unidad de acción en la entrega de armas a Kiev y la adopción de sanciones contra Rusia por la invasión pese al descalabro económico mundial provocado por el conflicto.

Reunidos en Alemania, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los demás líderes del Grupo de los Siete (G7) se comprometieron hoy a apoyar "el tiempo que sea necesario" en términos humanitarios, diplomáticos y militares a Ucrania, y prometieron más sanciones contra Rusia.

En una intervención telemática ante la cumbre del G7, Zelenski instó al G7 a "hacer lo máximo" posible para terminar antes de fin de año la guerra y evitar "la dureza del invierno", que hace más difícil combatir.

La cumbre del G7 se seguirá mañana de otra de la OTAN en Madrid en la que Biden y los otros líderes de los 30 países aliados acordarán reforzar el apoyo militar a Ucrania, dijo hoy el secretario general de la alianza atlántica, Jens Stoltenberg.

Stoltenberg anunció además que la OTAN elevará a 300.000 la cantidad de soldados de su fuerza de reacción rápida, un aumento de casi ocho veces para prepararse para una "era de competencia estratégica" con Rusia y China, según señaló.

El canciller ucraniano, Dmitro Kuleba, dijo que la respuesta de las potencias al ataque contra el shopping de Kremenchuk debía ser "más armas pesadas para Ucrania, más sanciones contra Rusia y más compañías abandonando Rusia". "Rusia es una desgracia para la humanidad y debería enfrentar las consecuencias", escribió en Twitter.

El primer ministro británico, Boris Johnson, condenó el "ataque espantoso" contra el shopping y dijo que mostraba "el nivel de crueldad y barbarismo" del presidente ruso, Vladimir Putin.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Binken, dijo que el mundo estaba "horrorizado" por el bombardeo y que los responsables iban a "rendir cuentas".

El vocero del secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que el ataque era “totalmente execrable”

El bombardeo es de los más letales contra un objetivo civil desde el inicio del conflicto. En marzo, otro contra un teatro de la ciudad de Mariupol dejó unos 300 muertos, según estimaciones de autoridades locales. Unas 60 personas murieron por el impacto de un misil en una estación de trenes de la ciudad oriental de Kramatorsk en abril.

Ayer, Rusia lanzó sus primeros ataques contra Kiev, la capital de Ucrania, en tres semanas. Autoridades ucranianas dijeron que una persona murió y otras seis resultaron heridas cuando un misil ruso alcanzó dos edificios residenciales de la norteña ciudad.

Rusia dijo que lo que atacó fue una fábrica de misiles cercana a los edificios y que lo que impactó en ellos fue un misil antiaéreo ucraniano.

El ataques en Kremenchuk llegó en momentos en que Rusia redoblaba una devastadora ofensiva por tierra y aire contra una de las últimas ciudades bajo control ucraniano en la región del Donbass, en el este de Ucrania.

El Ejército ruso continuó bombardeando hoy fuertemente la ciudad de Lisichansk, en la provincia de Lugansk, luego de capturar el fin de semana la vecina ciudad de Severodonetsk, tras semanas de combates.

Al menos ocho civiles murieron y 21 resultaron heridos hoy en un ataque ruso en Lisichansk contra un grupo de personas que iba a buscar agua, dijo el gobernador de Lugansk, Sergii Gaidai.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania dijeron que las tropas rusas intentaban bloquear a Lisichansk por el sur.

Rusia controla más de 95% de Lugansk y cerca de la mitad de Donetsk, la otra provincia que forma el Donbass. Moscú se fijo como objetivo la captura de toda la región minera e industrial luego de replegar a sus tropas de los alrededores de Kiev, Jarkov y otras ciudades norteñas, a fines de marzo.

Separatistas prorrusos alzados en armas desde 2014 han proclamado repúblicas populares en Donetsk y Lugansk cuya independencia fue reconocida por Rusia días antes de lanzar la invasión a Ucrania, el 24 de febrero pasado. Las milicias de los separatistas luchan ahora del lado de las fuerzas rusas.

El vocero de las milicias de Lugansk dijo hoy que los combatientes había tomado control de una vasta planta química de Severodonetsk que sirvió de refugio a los últimos soldados que Ucrania tuvo en la ciudad hasta que ordenó su retirada, poco antes de su caída, el sábado pasado.

Autoridades separatistas de Lugansk dijeron que 500 civiles que también estaban refugiados en la planta de Azot fueron evacuados en las últimas horas.

La captura de Lisichansk liberaría a unidades rusas para avanzar sobre Sloviansk y Kramatorsk, las últimas grandes ciudades controladas por Ucrania en el Donbass, ambas en Donetsk.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés