Mensaje moderado

La COP26 mantiene su pedido de reducir el uso de energías fósiles

La cumbre podría prolongarse hasta fin de semana para llegar a un mayor consenso entre los países participantes

COP26.
12-11-2021
Compartir

La presidencia de la COP26 llamó hoy a asumir el compromiso de suprimir progresivamente la energía producida en plantas de carbón, así como las "ineficaces" subvenciones a los combustibles fósiles, en un nuevo borrador en el que, según ambientalistas, se "diluyeron" algunas exigencias en vistas de alcanzar un consenso para una declaración final antes del cierre de la cumbre climática. 

Los delegados de 194 países reunidos desde el 31 de octubre en la ciudad escocesa de Glasgow tienen como misión determinar cómo cumplir los compromisos del Acuerdo de París para limitar la temperatura global a no más de 2° C, idealmente a 1,5°. Tras dos semanas de intensas negociaciones, la COP26 debía terminar oficialmente hoy, pero dados los desacuerdos es probable que se prolongue el fin de semana para seguir buscando consensos. 

"Todavía no lo hemos logrado" pero "vamos a lograrlo", afirmó entrando a una reunión clave el enviado especial estadounidense John Kerry, cuyo país volvió a la negociación climática este año de la mano del presidente Joe Biden tras su repliegue durante el mandato de Donald Trump. 

En este sentido, el primer ministro británico Boris Johnson pidió el viernes a los países ricos que pongan "dinero sobre la mesa" para desatascar las negociaciones en la COP26. 

"Eso es lo que hace falta que suceda en las próximas horas", explicó Johnson. "No podemos resolverlo todo en la COP, pero podemos empezar", añadió. 

Buscando un terreno común, un segundo borrador de resolución, aún provisional, pidió a los países "la supresión progresiva de la energía producida con carbón sin mitigación y de las ineficaces subvenciones a los combustibles fósiles". Las centrales eléctricas a base de carbón "sin mitigación" son aquellas que no utilizan tecnología de captura de dióxido de carbono (CO2) para compensar parte de los gases que emiten a la atmósfera.  Se trata de una mención sin precedentes a estos combustibles, incluidos el gas y el petróleo, ampliamente responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento del planeta. 

Sin embargo, su formulación es más suave que la del primer borrador, que pedía simplemente "acelerar el abandono del carbón y la financiación de los combustibles fósiles". 

El tema del carbón es sensible para muchos países que dependen de ese combustible para su crecimiento económico, como China y la India, y para aquellos que lo exportan, como Australia. Arabia Saudita, primer productor mundial de petróleo, también está entre los países que han presionado en torno a estos puntos. 

"La línea clave para eliminar gradualmente los subsidios al carbón y los combustibles fósiles se ha debilitado críticamente (en el texto), pero sigue ahí y debe fortalecerse nuevamente antes de que se cierre esta cumbre", expresó en Twitter la directora de Greenpeace, Jennifer Morgan

Morgan instó a los negociadores de Glasgow a "escuchar" los llamados de los jóvenes y los países en desarrollo y "aislar" a los Gobiernos que acudieron a la cumbre "para arruinar el progreso" de la lucha contra el cambio climático. 
Organizaciones como Oxfam y Amigos de la Tierra también apuntaron a las naciones más poderosas como las autoras de una maniobra para modificar el artículo sobre los combustibles fósiles. 

La vocera de Amigos de la Tierra Sara Shaw alertó sobre la necesidad de evitar que el acuerdo final contenga "lagunas y zonas grises" que permitan burlar el compromiso del Acuerdo de París de impeidr que la temperatura del planeta supere los 2°. 

Vanessa Pérez-Cirera, responsable de la ONG WWF, lamentó que "el borrador revisado haya retrocedido en áreas claves" aunque destacó que "el aumento a corto plazo de los compromisos climáticos para 2022 siga figurando en el texto, aunque todavía sea insuficiente para el objetivo de 1,5 ºC". 

Según un mecanismo establecido en 2015, los países deben revisar sus objetivos, llamados NDC, cada cinco años, la próxima vez en 2025. Pero, desde su llegada a Glasgow, organizaciones ecologistas y delegados de las naciones más vulnerables insistieron en que las revisiones se hagan anualmente. 

El primer borrador de resolución, publicado el miércoles, llamó a los países a "revisar y fortalecer" sus planes de descarbonización para el próximo año.  

Sin embargo, Pérez-Cirera consideró que "esto debe ir acompañado de una acción a corto plazo". Por ejemplo, sugirió que al eliminar "los billones que se gastan anualmente en subvencionar los combustibles fósiles, que podrían servir para alcanzar los 100.000 millones de dólares" anuales prometidos desde 2009 en ayudas a las naciones de ingresos medios y bajos, informó la agencia de noticias AFP. 

El Think Tank E3G en su página web subraya que el nuevo borrador está más equilibrado en relación las medidas de mitigación y adaptación para a los países en desarrollo, que son los que sufren las consecuencias del cambio climático sin haberlo provocado y que tiene metas más concretas de reducción de emisiones. "Pero es poco probable que sea suficiente para generar confianza en que la financiación necesaria estará disponible, por lo que las partes clave (Unión Europea, Estados Unidos) Deberán aportar más para sellar un acuerdo", sostuvo. 

Las emisiones de gases de efecto invernadero desde la Revolución Industrial ya provocaron un aumento la temperatura planetaria de 1,1 ºC y sus caóticas consecuencias, incluidas sequías e inundaciones, no harán más que agravarse provocando desplazamientos de millones de personas, advierten los expertos. 

En los primeros diez días de la COP26 no cesaron de llover pomposos anuncios: nuevos objetivos de India -cuarto emisor mundial-, promesas de cesar la deforestación en 2030 y emitir un 30% menos de metano, gas con 80 veces más efecto invernadero que el CO2. Incluso China y Estados Unidos, primer y segundo emisores mundiales, acordaron inesperadamente reforzar conjuntamente la lucha contra el cambio climático pese a sus profundas desavenencias en otros campos. Sin embargo, al ritmo actual el planeta se encamina a un calentamiento de 2,4° según Climate Action Tracker y 2,7 ºC según la ONU. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés