Bolsonaro relaja más su política de armas: “El pueblo está vibrando”, dijo

15168219317871-1280x720-1
17-02-2021
Compartir

Recientemente, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, firmó varios decretos que agilizan la venta de armas y reducen el control del Estado. Entre muchas de las nuevas disposiciones, una de ellas permitirá que los ciudadanos puedan comprar hasta seis armas, llegando a ocho para miembros del Poder Judicial, el Ministerio Fiscal y para los integrantes de distintas fuerzas de seguridad.

Desde diciembre de 2018, días antes de que Bolsonaro asumiera como mandatario, la tenencia de armas por civiles aumentó 65% en Brasil. Hasta el momento, más de 1,1 millones de armas están legalmente en manos de civiles y la cifra definitivamente seguirá en aumento luego de estas nuevas disposiciones. Además, se permitirá que cazadores compren hasta 60 armas sin que se necesite una autorización del Ejército.

Una de las medidas más polémicas será la reducción del control y rastreo de armas y municiones, lo cual podría facilitar el acceso a las mismas por parte de los grupos de crimen organizado.

Así, Bolsonaro continúa impulsando su política de venta de armas y “defensa personal”, algo que preocupa a los analistas políticos de cara a las elecciones presidenciales de 2022.

El jefe de Gobierno brasileño, imitando al expresidente estadounidense Donald Trump, ha denunciado públicamente en varias oportunidades que se está preparando un fraude masivo en los próximos comicios. Teniendo en cuenta los hechos de violencia ocurridos en el Capitolio de EE.UU. el pasado 6 de enero, más de uno teme que algo similar ocurra en Brasil. En las municipales de 2020 de Brasil también hubo una violencia política inusitada.

Según cita el diario español El País, el Instituto Igarapé, que se especializa en asuntos de seguridad pública, comunicó que las recientes decisiones ejecutivas “no solo tienen unos efectos letales para el país que más mata con armas de fuego, sino que refuerza las posibles amenazas a la democracia y a la seguridad de la colectividad”.

La decisión presidencial también ha repercutido entre sus aliados, como es el caso de Marcelo Ramos, vicepresidente de la Cámara de Diputados, quien escribió en su cuenta de Twitter: “Más grave que el contenido de los decretos relacionados con las armas promulgados por el presidente es el hecho de exceder su poder regulador y adentrarse en una competencia exclusiva del Poder Legislativo. El presidente puede discutir su pretensión, pero enviando un proyecto de ley a la Cámara”.

Por su parte, Bolsonaro dijo que “el pueblo está vibrando” con su decisión de flexibilizar el acceso a las armas.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés