El Economista - 70 años
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 21°C
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 21°C
Hoy en Washington

Massa llega a la reunión con Georgieva con el visto bueno del Fondo por las metas y llegarán US$ 4.000 millones

El FMI aprobará la revisión de las metas del segundo trimestre del año y acompañará "el esfuerzo que Argentina está haciendo para mantenerse" dentro del programa

Massa, y su equipo de trabajo, en una reunión interna este domingo en DC
Massa, y su equipo de trabajo, en una reunión interna este domingo en DC
11-09-2022
Compartir

Sergio Massa y el equipo económico llegará a la reunión de este lunes con Kristalina Georgieva (a las 15 de Buenos Aires, se estima) con una certidumbre: el organismo aprobará la revisión de las metas del segundo trimestre (y por ende desembolsará los US$ 4.000 millones) y aprovechará para marcar su "beneplácito" con el rumbo que etá tomando la economía bajo el control del tigrense a quien en Washington se le reconoce "el mandato político para gestionar". 

  • Según fuentes en la capital estadounidense, el FMI aprobará la revisión de las metas del segundo trimestre del año y acompañará "el esfuerzo que la Argentina está haciendo para mantenerse" dentro del programa "en un contexto externo complicado". 

Massa llegó a su gira por EE.UU. con la idea de transmitir que las metas, léase las más demandantes como la fiscal, monetaria y de reservas, se cumplirán. Incluso, más allá de que el año próximo tiene el condimento de ser un año electoral.

En la reunión que tendrá el equipo económico con el Fondo, además, se presentará el lineamiento de lo que será el Presupuesto 2023. Lo que importa de esos números, un "dibujo" de los distintos gobiernos, es que se pondrá que la meta de déficit fiscal del 1,9% del PIB será inamovible. Para el staff del organismo, y más precisamente para el brasileño Ilan Goldfjan, era la condición innegociable del acuerdo con el país. 

  • En Washington repiten que el programa que logró en su momento Martín Guzmán era "de mínima" para un país como Argentina, y que no estaban dispuestos en cederle más terreno. 

Massa entendió eso y además sabe que pedir modificaciones al acuerdo derrumbaría la tregua que viven los mercados con esta gestión económica. "Vinimos a cumplir lo que se firmó. No estamos pidiendo nada", aclaran desde la delegación argentina, para dejar el claro que no están pensando en ningún waiver siquiera para el tema reservas, el que aún luce más complicado para los objetivos del tercer trimestre (que vencen el 30 de este mes). 

En Economía creen que los números del dólar soja son lo suficientemente relevantes para confiarse en que incluso esa meta de reservas para el tercer trimestre serán cumplidas. En una semana de la medida que permite liquidar a $200 a los sojeros, se comercialicen 4,6 millones de toneladas de soja, lo que se traduce en un ingreso de divisas para el país de más de US$ 2.000 millones. 

Por lo pronto, según trascendió, las discusiones técnicas entre el equipo económico y el staff del Fondo "fueron buenas y ambos se entendieron". 

  • Estuvo el venezolano Luis Cubeddu básicamente con el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, trazando números y la hoja de ruta hacia adelante. De las reuniones participaron también los secretarios de Hacienda, Raúl Rigo y Finanzas, Eduardo Setti, junto el director del Instituto de Estadística (Indec), Marco Lavagna, y sus pares del Banco Central Lisandro Cleri y Jorge Carrera.

"Las reuniones fueron positivas y lo bueno es que están todos en la misma sintonía", dijo una fuente argentina. Se sabe que el Fondo no quiere complicaciones con el caso argentino. Tanto el programa actual como las modificaciones leves que se puedan plantear estarán en la línea de mostrar a un país que "cumple" y a un organismo que "acompaña" al deudor. 

Varios funcionarios del Fondo estaban en la mira precisamente por el resultado que estaba teniendo el programa cuando Guzmán era ministro y la brecha cambiaria había volado, la inflación no encontraba ancla, y las políticas no eran consistentes. 

Algunas cosas se estabilizaron (la brecha bajó desde 150% a menos de 100%) y se produjo el ajuste fiscal para "garantizar" cumplir con las metas. Claro que el tema cambiario e inflacionario todavía no está resuelto: el Fondo cree que la brecha tiene que bajar más para que Massa se asegure los dólares hacia adelante, pero sabe que devaluar ahora llevaría la inflación a niveles incontrolables. 

El tigrense dice que el "ordenamiento económico", léase apretón monetario (tasas y quitar financiamiento al Tesoro) y ajuste fiscal, hará que la brecha sea cada vez menor y empiece a desacelerar la inflación. Se verá. Por ahora el Fondo firmará la revisión y liberará los dólares en un contexto de cierta estabilización, con parches y cintura política, pero estabilización al fin. 

En la reunión que tendrá el equipo económico con el Fondo, además, se presentará el lineamiento de lo que será el Presupuesto 2023. Se pondrá que la meta de déficit fiscal de 1,9% del PIB será inamovible. Para el staff del organismo, y más precisamente para el brasileño Ilan Goldfjan, era la condición innegociable del acuerdo con el país. 

Por ahora el Fondo firmará la revisión y liberará los dólares en un contexto de cierta estabilización, con parches y cintura política, pero estabilización al fin

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés