El Economista - 70 años
Versión digital

vie 02 Dic

BUE 21°C
Versión digital

vie 02 Dic

BUE 21°C
Imparables

Los precios en CABA aumentaron 7% y acumulan un alza de casi 73% en lo que va del año

Según informó este martes la Dirección General de Estadística y Censos porteña

Alimentos y bebidas no alcohólicas promedió una suba de 7%
Alimentos y bebidas no alcohólicas promedió una suba de 7% GCBA
08-11-2022
Compartir

El índice de precios al consumidor en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) registró un incremento de 7% en octubre. Así, acumula un alza de 72,9% en lo que va del año y una suba de 84% en relación igual mes de 2021, según informó este martes la Dirección General de Estadística y Censos porteña.

Según el informe, la división que mostró mayor variación mensual fue la de educación (13,4%) debido a la actualización de las cuotas de los colegios privados. 

Los precios en CABA aumentaron 7% y acumulan un alza de casi 73% en lo que va del año
 

Esta suba, sumada a los ajustes en las tarifas residenciales del servicio de electricidad y de gas natural por red, junto a los incrementos en los valores de los combustibles, llevaron la variación mensual de los precios regulados a 10,5%.

Durante octubre, la variación del Ipcba respondió fundamentalmente a los aumentos en alimentos y bebidas no alcohólicas, restaurantes y hoteles, vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, salud y educación, que en conjunto explicaron el 65,8% del alza del nivel general.

Alimentos y bebidas no alcohólicas promedió una suba de 7%, contribuyendo con 1,26 puntos porcentuales a la variación mensual del índice. 

Al interior de la división, los principales impulsos provinieron de leche, productos lácteos y huevos (7,8%), pan y cereales (6,5%), carnes y derivados (4,9%) y verduras, tubérculos y legumbres (9,9%).

Por otro lado, restaurantes y hoteles registró un incremento de 9,3%, con una incidencia de 0,99 puntos porcentuales en el nivel general, por alzas en los precios de los alimentos preparados en restaurantes, bares y casas de comida; seguido por las subas en las tarifas del servicio de alojamiento en hoteles. 

Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles aumentó 5,8% e incidió 0,96 puntos porcentuales al impactar las subas en los precios de los alquileres, junto con los incrementos en la tarifa residencial del servicio de electricidad y de gas natural por red, como consecuencia del nuevo esquema de segmentación energética.

Por su parte, la división de salud se incrementó 8,9%, con una incidencia de 0,78 puntos porcentuales, debido a nuevos ajustes en las cuotas de medicina prepaga y, en menor medida, incrementos en los valores de los medicamentos. 

En tanto, en la comparación de los últimos 12 meses, también se observaron subas superiores al 100% en verduras (119,7%), prendas de vestir (116%); aceites y mantecas (115,4%); mantenimiento y reparación de la vivienda (108,3%); cristalería, vajilla y utensilios para el hogar (104,9%) y bienes y servicios para la conservación del hogar (100%).

Todo sobre la inflación

Hay inflación cuando se produce un aumento general y sostenido de los precios de la economía. No son aumentos puntuales de algún servicio o bien sino de casi todos y, además, que esas subas se sostienen en el tiempo.


Si bien se trata de un proceso complejo y "multicausal", el factor principal suele ser un desequilibrio fiscal que se financia con emisión monetaria o con endeudamiento no sostenible que termina en un repudio a la moneda y/o también una devaluación. Milton Friedman, padre del monetarismo, solía decir: "La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario".

La inflación de Argentina de 2021 fue de 50,9%. Fue similar a la de 2018 y 2019. En 2020, producto de la pandemia, bajó de manera transitoria hasta 36,1%. Para 2022, la expectativa es que será de 100% anual. Va a ser la más alta desde la hiperinflación de 1991. Según el REM del BCRA, la inflación de 2023 será muy alta también: 96%.

Se dice que la inflación es un impuesto a los pobres porque son esos sectores los que tienen, por un lado, menos ahorros y, por el otro, menos capacidad de poder aumentar sus ingresos (vía paritarias, por ejemplo) ante la suba de precios. Por eso, cuando sube la inflación, los gobiernos tratan de proteger a los sectores de menores ingresos para que no caigan en la pobreza.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés