El Economista - 73 años
Versión digital

mar 16 Jul

BUE 12°C
-1,8% vs marzo

Esperable: por la sequía, la economía cayó 3,8% en abril

Los números del agro siguen cayendo y su incidencia durante este período es mayor

Esperable: por la sequía, la economía cayó 3,8% en abril
30 mayo de 2023

Según el IGA-OJF, el nivel general de actividad registró una caída de 3,8% interanual en abril y acumuló, así, una contracción de 0,4% para el primer cuatrimestre. Por su parte, la medición desestacionalizada registró una baja de 1,8% respecto al mes precedente. Fue, sin duda, un mal mes.

¿Qué dijeron desde Ferreres?

"Luego de un primer trimestre que sorprendió por mostrar un nivel de actividad mayor al anticipado, la estimación de abril da muestra de lo que podemos esperar para el segundo cuarto del año. Los números del agro siguen cayendo y su incidencia durante este período es mayor. Así, la menor actividad en el agro explica 3,3 puntos de la caída general. Pero entre los principales sectores también se aprecia el freno en la economía: la industria mostró en abril una contracción de 0,4% y el comercio una baja de 0,8%. Para los próximos meses anticipamos una tendencia similar a la del mes en análisis, con el agro liderando la caída y el resto de los sectores más fríos. Mirando la segunda mitad del año la incertidumbre es muy alta y el devenir de la actividad dependerá de la evolución de la macroeconomía y de las definiciones que se den en materia política".

  • En su informe semanal, Econviews dijo que "en lo que se conoce de abril, la tendencia es más bien heterogénea" y "si bien puede prevalecer una tendencia negativa en la actividad, la realidad es que no son todos los números malos". 

"La confianza de los consumidores sigue por el piso, y será muy difícil sostener el consumo y la actividad en un año electoral en donde prima la incertidumbre en un año electoral y donde la economía tiene inconvenientes por donde se la mire. La tendencia muestra que las caídas en el consumo pueden afectar la performance del oficialismo en las elecciones, y lo mismo ocurre con el nivel de actividad en general, cuando la economía viene a la baja los oficialismos están más expuestos a sufrir resultados adversos en las elecciones", dijeron. 

Recordaron: "En 2011, el PIB creció 6% y el oficialismo gano las elecciones, en el 2012 la economía cae 1% y en 2013 al oficialismo no le fue tan bien en las elecciones de medio término. En el 2014 hay una caída de 2,5% del producto, y el oficialismo pierde las elecciones presidenciales del 2015. En el 2019, la economía venía mal con caídas ese año y el año previo, y el oficialismo pierde las elecciones. El crecimiento del 2022 en gran parte se justificó por el arrastre positivo de la recuperación pospandemia, el arrastre para este año fue negativo y los resultados que conocemos hasta ahora son confusos. En este contexto, difícilmente la actividad será una gran aliada del Gobierno en el proceso electoral", dijeron. 

 

Si bien el primer trimestre fue algo mejor a lo esperado, desde Econviews dijeron: "Sostenemos un fuerte impacto de la sequía para el segundo y, en menor medida, para el tercer trimestre del año por lo que esperamos una caída de 5,2% trimestral (sin estacionalidad) y 0,8%, respectivamente. Para el cuarto trimestre, vemos leves incrementos por lo que se espera una moderada variación trimestral del 0,1%. Por lo que las mejoras en la actividad en el primer trimestre nos obligan a corregir nuestras proyecciones de crecimiento para el 2023, donde pasamos de esperar una caída de 4,5% del PIB a una de 3,8%", dijeron.

  • Desde Delphos dijeron que "el crecimiento del primer trimestre fue mejor al esperado por cierta mejora en las cantidades importadas que ayudó al sector industrial y contrapesó el efecto de la sequía". Sin embargo, recordaron, "esto tuvo un costo importante en reservas por lo que el Gobierno apunta a aumentar el financiamiento mediante el swap chino por otros US$ 5.000 millones para evitar una mayor contracción de la actividad". 

Según sus números, este año cerraría con una caída de la actividad de entre 3% y 3,5%, "que podría agravarse si ocurre una devaluación abrupta o una aceleración aguda de la inflación".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés