El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C

En una situación crítica, la hotelería y gastronomía se ilusionan con las aperturas

Para la gastronomía y hotelería, las medidas anunciadas ayer por Vizzotti y Manzur implicarán un alivio ante la situación que están viviendo

restaurante-coronavirus
restaurante-coronavirus
Agustín Maza Agustín Maza 22-09-2021
Compartir

Por Agustín Maza

El Gobierno apuesta todo a darle un mayor impulso a la economía mediante la transferencia directa de ingresos a los segmentos poblacionales de bajos recursos y con aperturas en los sectores más afectados por la pandemia que hasta ahora mantuvieron las restricciones. En particular, para la gastronomía y hotelería las medidas implicarán un alivio ante la crítica situación que están viviendo.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti y el nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur, realizaron ayer por la mañana un paquete de medidas sanitarias como contrapartida del descenso sostenido en los casos durante los últimos meses y el aumento de la vacunación.  Entre las más destacadas se encuentran que el barbijo deja de ser obligatorio al aire libre (el 1° de octubre), apertura gradual de fronteras y el aumento de aforo al 100% en varias actividades.

Habrá autorización de viajes de jubilados y jubiladas, egresados y egresadas, siguiendo los protocolos recomendados.

Los funcionarios señalaron que existen datos objetivos que motivaron dichas decisiones. “De más de 26.000 casos diarios en mayo, en septiembre estamos por debajo de los 1.600, con una cobertura de vacunación completa en la que estamos muy cerca de alcanzar el 50%, que es el nivel óptimo”, mencionaron.

El sector

Desde el sector gastronómico hotelero recibieron con buenas expectativas los anuncios oficiales, aunque también resaltaron la necesidad de que sean acompañadas por una mejora en los ingresos de la población. Asimismo, también solicitaron continuar y aumentar la asistencia económica gubernamental.

La Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Fecoba) celebró este martes los anuncios de finalización de restricciones generales en el marco de la pandemia. También consideraron que permitirán una reactivación comercial e industrial, aunque aclaró que como complemento será necesario implementar mecanismos de incentivo al consumo.

Para el titular de Fecoba, Fabián Castillo, “la reactivación podría darse en un mediano plazo pero para eso será necesario también contar con herramientas de incentivo al consumo, procurando que la gente vuelva a gastar y de esa manera regenere el proceso virtuoso de la economía”. La entidad llegó a reportar en el peor momento de la pandemia el cierre de aproximadamente 21.000 locales comerciales de la Ciudad de Buenos Aires, de los cuales lograron reconvertirse cerca de 5.000, según comentaron.

Por su parte Fabián Zarza, miembro del consejo directivo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), estimó ante El Economista que con las aperturas permitirán tener una buena temporada. “Veníamos pidiendo esto desde principios de año, la gastronomía ya venía repuntando con el relajamiento parcial que había y seguramente esto genere un mejor rendimiento”, dijo.

El empresario hotelero diferenció que dentro de su rubro existen los hoteles ejecutivos, vinculados a las empresas, y los turísticos. “Seguramente la parte turística sea la primera en sentir el alivio, mientras que para la ejecutiva debemos esperar un poco más”, afirmó.

Por último, Zarza se refirió a la necesidad de que la economía acompañe las aperturas para generar un crecimiento más rápido. “Con mejores ingresos, el consumo aumentará seguramente. Esperamos que las autoridades nacionales, provinciales y municipales aumenten la asistencia con beneficios impositivos o créditos blandos”, finalizó. 

Medidas

El impacto en la actividad económica vendrá por el lado de las actividades que más sufrieron la crisis sanitaria, ligadas a la movilidad y los servicios, que aún no han podido recuperarse de la mejor manera. En concreto, “se permitirá un aforo del 100% en actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, religiosas, culturales, deportivas, recreativas y sociales en lugares cerrados manteniendo las medidas de prevención, tapaboca, distancia y ventilación”.

A su vez, serán autorizados los viajes de jubilados, egresados y la apertura de discotecas con aforo del 50% para quienes tengan el esquema completo de vacunación, siempre y cuando hayan pasado 14 días desde la aplicación de la segunda dosis. Desde el Gobierno aclararon que esta última es la actividad de mayor riesgo, teniendo en cuenta la variante Delta.

También estarán permitidos los salones de fiestas, bailes o rubros similares: habilitado para personas que acrediten esquema completo de vacuna o una dosis más test diagnóstico (PCR o antígeno) negativo dentro de las 48 horas previas al evento. Habrá un protocolo especial para las fiestas de 15 o para menores de 17 años mientras avance la vacunación en los adolescentes. 

A partir del primero de octubre, además, serán habilitados, con aforo del 50%, los eventos masivos de más de mil personas y se trabajará con los actores involucrados un protocolo específico en relación a los requisitos.

Otra buena noticia es la apertura gradual y cuidada de fronteras con lo que se espera que para noviembre puedan ingresar todos los extranjeros al país. Para poder entrar será necesario el esquema completo de vacunación, un PCR negativo dentro de las 72 horas previas al embarque, test al día 5 o 7 de haber entrado a Argentina y demás disposiciones que se irán anunciando a lo largo de las próximas semanas. El dólar blue arriba de $180 es atractivo.

“Al momento de alcanzar el 50% de la población completamente vacunada: se dejará de realizar test de antígeno al ingreso (salvo los no vacunados) y PCR al día 5-7 y se podrá levantar el cupo. Ya que de esta manera se minimiza el impacto del aumento de hospitalizaciones y muertes”, detallaron fuentes oficiales.

Recuperación

Desde el Gobierno saben que estos sectores necesitan un impulso importante, ya que vienen muy rezagados respecto a, por ejemplo, la industria y la construcción. “Tomando como punto de referencia el mes previo al comienzo de las restricciones (febrero 2020) las diferencias se vuelven aún mayores, siendo que los servicios cayeron un 12% mientras los bienes ya están en etapa de crecimiento”, explicó el economista de Analytica, Tomás Alvarez Kuhnle, ante El Economista.

El economista informó que la cantidad de gente que circula por comercios y lugares de ocio continúa en niveles bajos respecto al inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (Aspo). “En agosto, la circulación de personas en estos espacios fue 14% menor que el valor de referencia previo a las disposiciones sanitarias de marzo de 2020. En lo que va de septiembre esto no ha mejorado sustancialmente”, añadió. 

Por último, Alvarez Kuhnle señaló que con la liberalización de las restricciones es esperable un efecto “rebote” en el sector servicios. “Esto dependerá en gran parte de lo que suceda con el nivel de ingreso, siendo que la evolución de los servicios se relaciona un 20% más a las variaciones del ingreso real que el sector bienes. Esto podría tener efectos virtuosos en el resto de la economía, siendo que la capacidad de generación de trabajo directo del sector servicios es mayor”, concluyó.

Los hoteles y restaurantes fueron el sector más golpeado por la pandemia y los que más han tardado en recuperarse. El Gobierno lo sabe y en su momento definieron que la economía se viene moviendo “a dos velocidades”.

Desde la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fegrah) realizaron en mayo un relevamiento en el que consignaron que desde el comienzo de la pandemia desaparecieron casi 12.000 empresas y se perdieron 175.000 puestos de trabajo. Cabe destacar que este rubro representa el 3% del Valor Bruto de Producción (VBP) y que genera el 4% de los empleos privados totales, es decir, más de 650.000. 

Existen algunos programas oficiales que están funcionando como asistencia ante semejante situación. El más representativo fue el Programa de Recuperación Productiva (Repro) para trabajadores del sector turístico que consiste en la asignación de una suma de dinero fija para complementar el pago de salarios. La suma arrancó en $12.000 mensuales y actualmente se encuentra en $22.000 por mes.

Otra herramienta dinamizadora es el programa PreViaje, el cual tiene como objetivo reactivar el turismo en Argentina. El programa permite obtener un reintegro de 50% en forma de crédito, que después podrá usarse en otras actividades, en todos los gastos turísticos de viajes que se realicen entre noviembre 2021 y todo el 2022. 

El programa se lanzó por primera vez en 2020 y actualmente se encuentra en su segunda edición. El año pasado, se destinaron $15.000 millones al sector turístico, participaron 600 mil viajeros, alrededor de 100.000 comercios y 13.000 prestadores de servicios turísticos. 

"Al día de hoy, tenemos más de $6.300 millones cargados", precisó el subsecretario de Promoción Turística y Nuevos Productos, Andrés Krymer

El Gobierno extendió hasta el 26 de setiembre el plazo previsto para cargar los comprobantes de compra (para viajes en noviembre) y así acceder a los beneficios del programa Previaje.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés