Escenario

Argentina y el FMI: el verano de 2022 ya tiene su novela financiera favorita

Todo indica que será un verano tenso, con idas y vueltas. La hora de la verdad sería marzo de 2022.

Argentina y el FMI: el verano de 2022 ya tiene su novela financiera favorita
Compartir

La negociación de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) desvela a los mercados y se encamina a ser la novela financiera del verano de 2022. Quizás también del otoño. La economía tiene problemas grandes y crecientes. Un acuerdo con el FMI ayudaría y estimularía un cambio en una dirección menos crítica. No resolverá los problemas, pero ayudaría a encarrilar a la economía en una dirección menos traumática. 

El escenario de no acuerdo y default (o “arrears”, en la jerga técnica) implica más brecha cambiaria, más riesgo país, mayor aislamiento y, más temprano que tarde, otro golpe a la economía real y los indicadores sociales. Aun un acuerdo juzgado como “malo” por las autoridades locales parece ser mejor que ese escenario de anomia. Sin embargo, es evidente que hay actores dentro del Frente de Todos (FdT) que parecen tener voluntad de asumir esos costos. En los últimos días, sorprendieron las palabras del exfuncionario del FMI, Alejandro Werner. “Argentina no va a pagarle al FMI”, dijo, categórico.

Pero hay otro sector que piensa que debe haber arreglo. El jefe de Gabinete, Juan Manzur, viajó hace pocos días a Nueva York. Estuvo menos de 24 horas y dejó un mensaje claro: "Un acuerdo positivo con el FMI es una prioridad nacional que involucra a todos los sectores de la sociedad argentina”. 

La negociación de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) desvela a los mercados y se encamina a ser la novela financiera del verano de 2022. Quizás también del otoño.

El Presidente pivotea, con su discurso, entre ambos sectores. No es casual que todo eso genere un riesgo país de más de 1.700 puntos. En el mercado creen que Fernández forma parte de quienes creen que debe haber un acuerdo, pero también dudan sobre cuál será su palabra final. 

Por ahora, el consenso es que Argentina y el FMI acordarán “algo” para evitar el escenario más negativo. El acuerdo puede ser más o menos ambicioso, puede ser en el verano o en el otoño, pero los incentivos son claros para ambos y el acuerdo llegaría. Dicen, cuanto menos. 

"En el primer tramo del mandato de Alberto Fernández el país podía darse el lujo de no firmar ningún nuevo programa, pero llegó la hora de la verdad. Dado el perfil de vencimientos, de aquí a abril de 2022 tendremos acuerdo con el FMI o default con el FMI. Para nosotros es muy evidente que la macro se desborda rápido en un escenario sin acuerdo y creemos que los principales referentes del Gobierno coinciden con ese diagnóstico", asegura la consultora 1816. "En el mundo ideal el Gobierno no quiere acordar, pero en el mundo real es consciente de que la macro no tiene margen", agrega la consultora.

Más allá del consenso y los incentivos, todos trazan escenarios alternativos. En Argentina, los escenarios base son improbables. El tipo de acuerdo es un tema. El tiempo, es otro. 

Todo indica que será un verano tenso, con idas y vueltas. La hora de la verdad sería marzo de 2022. Ese mes, Argentina debe pagarle US$ 5.000 millones al Club de París y el FMI. Ese pago no va a hacerse porque Argentina hoy no tiene esos recursos y difícilmente los tenga entonces. La gran pregunta es si el no pago será con acuerdo de las partes o no. 

En esta nota

FMI

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés