Perspectivas para 2022

El USDA espera menos soja en Argentina y temen que vengan más recortes

El USDA redujo a 46,5 millones la estimación de la cosecha de Argentina. El maíz sufrió, pero menos.

Mientras caen las proyecciones de la campaña 2022/2023 de lasojay el maíz, los p
12-01-2022
Compartir

Las condiciones climáticas imperantes en el centro y norte de Santa Fe, con altas temperaturas y ausencia de lluvias, continuaron esta semana afectando a los cultivos de soja y maíz, por lo que los productores ampliaron la cantidad de hectáreas destinadas a autoconsumo de ese último cultivo, indicaron hoy voceros del sector.

El informe semanal que confeccionan el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio señala que en el caso del maíz temprano "de un total de 88.000 hectáreas implantadas, entre el 50 y el 52% de los cultivares se encontraron con secuelas e impactos".

"El déficit hídrico continuó siendo importante como consecuencia de las altas temperaturas diarias y la ausencia de lluvias, por lo cual, con el transcurso de los días se incrementó el amarillamiento, marchitamiento, el cambio de la intensidad de la coloración de las plantas y su mortandad", indica el trabajo.

Además, añade que "afectó también el llenado de los granos, por lo que se obtendrían mazorcas más pequeñas y con menor número de granos o más chicos".

El informe indica que "la realidad climática y su diaria variación aceleraron las definiciones de los maizales, observándose el intenso movimiento de equipos para su picado/embolsado".

"En los últimos 10 años, el promedio de la superficie afectada a ese destino fluctuó entre 20.000 a 25.000 hectáreas, pero ante el impacto térmico se estimó que 10.000 o 12.000 hectáreas más del cereal se sumarían a dicho proceso", añade el texto.

En cuanto a la soja de segunda, que para esta campaña tenía una intención de siembra de unas 550.000 hectáreas, finalizó con la implantación de 533.500.

La implantación de la soja tardía en los diferentes departamentos, ante la disminución del agua útil en la cama de siembra, las elevadas temperaturas e importante evapotranspiración, presentaron una muy heterogénea y variada situación de los estados vegetativos.

Sufren los rindes

Asimismo, desde EE.UU. llegó una mala noticia: el USDA, que hasta el mes pasado proyectaba una cosecha de 49,5 millones de toneladas, de soja en Argentina, ahora, la redujo a 46,5 millones. Para el maíz aguarda 54 millones, solo 500.000 menos que en la previsión anterior.

Quienes entienden del tema señalan que, si no llueve, la caída puede ser aún mayor.

Al menos, permitió sostener los precios. El precio de la soja cerró ayer con un alza de casi US$ 5 en el mercado de Chicago. El contrato de marzo escaló US$ 4,69 hasta los US$ 514,14 la tonelada mientras que la posición mayo ganó US$ 4,68 para concluir la jornada en US$ 517,44 la tonelada.

Brasil también sufre. La Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil (Conab) dio a conocer su última estimación mensual de cosecha de granos 2021/22, donde las buenas expectativas de diciembre quedaron completamente eclipsadas por la ola de calor, que está afectando gravemente a los cultivos.

La Conab redujo 2,29 millones de toneladas su proyección de producción brasileña de soja respecto del anterior informe, mientras que para el caso del maíz la merma fue de 4,28 millones de toneladas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés