El Economista - 73 años
Versión digital

mar 23 Jul

BUE 11°C
Tendencias

Microsoft en la guerra de las consolas: Xbox Series S/X, Game Pass y compras millonarias

Los comentarios del CEO de Xbox causaron revuelos en la industria gamer. Un análisis sobre la apuesta de Microsoft marca las nuevas tendencias del mercado, como la alianza con el nuevo Smart TV de Samsung, Xbox Series S, el streaming, Game Pass y la tecnología sustentable.

Microsoft en la guerra de las consolas: Xbox Series S/X, Game Pass y compras millonarias
Pablo Planovsky 30 mayo de 2023

"No estamos para superar a Sony o Nintendo en el negocio de las consolas", dijo Phil Spencer, el CEO de Xbox, hace unas semanas en un podcast. Las declaraciones sorprendieron a toda la industria. "Sé que esto va a molestar a un montón de gente, pero la verdad es que, cuando estás tercero en el mercado de las consolas enfrentando a dos jugadores tan fuertes como ellos (...). Muchas veces escucho decir que si hacemos grandes juegos vamos a dar vuelta las cosas, pero la realidad no es así; perdimos la batalla en la peor generación para hacerlo, con Xbox One".

Lo que afirmó Spencer es real. Xbox 360, la segunda consola de Microsoft, compitió frente a frente contra la Wii (de Nintendo) y Playstation 3, que estuvo a punto de superar en ventas en todo el mundo. El crecimiento que había tenido Xbox fue dilapidado en la generación de Xbox One, que perdió casi todo el terreno ganado frente a Playstation 4 y Nintendo Switch. La nueva consola, Xbox Series S y X, es la corrección de rumbo para Microsoft.

"No vamos a intentar hacer una versión verde de lo que ya hacen los de azul", dijo en referencia a los colores que identifican a Xbox y Playstation.

En primer lugar, Xbox Series S es la consola más accesible del mercado, tanto en Argentina como en el resto del mundo, la Xbox Series S tiene un precio menor que la Nintendo Switch y la Playstation 5. Todas tienen sus atractivos (Nintendo Switch con la portabilidad y los juegos exclusivos, Playstation 5 con el legado de las anteriores consolas de Sony, Series X con la mayor potencia de todas), pero Series S es la ganadora en relación potencia (capaz de correr algunos juegos en 4K UHD, reescalado, y a 120 fotogramas por segundo) y precio.

En comparativa, la Xbox Series S tiene un CPU 8-core Zen 2 de 3.6GHz, contra el CPU 8-core Zen 2 de 3.8GHz de la Xbox Series X y el 8-core Zen 2 de 3.5 GHz de Playstation 5. Los mayores compromisos que realiza Series S, que en cuanto hardware no tiene mucho que envidiarle a su hermana mayor, la Series X, o Playstation 5, es en el disco duro (512GB SSD de almacenamiento, contra 1TB SSD de Series X y 825GB SSD de Playstation 5) y en el lector de discos: Series S es una consola solo para juegos digitales.

También es una de las consolas que menos consumo energético demanda, ya sea en standby o con juegos que demanden el mayor rendimiento de hardware: 16W de consumo en standby y 80W en los juegos más demandantes.

Game Pass, el servicio de Microsoft que revolucionó el gaming

a84c301d-fa33-4896-a030-57252888abee
Battlefield 2042

Pero sin dudas la gran estrella de Xbox, disponible en Series S y X, es Game Pass. Por una suscripción mensual, que varía de precio según el plan contratado, Xbox ofrece un catálogo con (literalmente) más de cien de juegos disponibles. El plan más económico ofrece los títulos solo para consolas Series S/X, y el más caro lo hace para ambas consolas y PC (además de incluir EA Play, que ofrece un catálogo de videojuegos de Electronic Arts).

Franquicias como Halo, Yakuza, Forza, Fallout, Doom, Mass Effect, Skyrim, Minecraft, Age Of Empires, Dishonored, tienen todos (o casi todos, en algunos casos), además de Death Stranding, Dead By Daylight, Killer Instinct, Sea Of Thieves, Mortal Kombat 11, Hollow Knight, Flight Simulator e Inside como otros de los que conforman el robusto catálogo al momento de redactar esta nota. Game Pass ofrece, en grandes cantidades, muchos de los mejores títulos de esta generación y de anteriores generaciones.

Con el valor del precio regionalizado y adecuado para Argentina, la apuesta es hacer de Game Pass más que un catálogo de juegos. "Nosotros tenemos que forjar nuestro camino con Game Pass", explicó Spencer. Los intentos de Sony y Nintendo por emular el servicio estrella del gaming no resultaron tan atractivos.

No solo porque Playstation Plus sea un servicio más caro o no ofrezca un catálogo tan atractivo en cantidad de juegos (si los títulos que ofrece son mejores o peores, en general, dependerá del gusto de cada usuario), sino porque Game Pass también cuenta con ventajas que sus competidores no tienen: la compatibilidad para descargar los juegos en PC, descuentos especiales para comprar juegos o DLC y Cloud Gaming para Xbox, PC, tablets, celulares y Smart TV de Samsung.

Esta es una gran generación de consolas donde las tres grandes empresas (Sony, Nintendo y Microsoft) apuntaron por distintos objetivos. Es una "guerra de consolas inusual".

La estrategia de Microsoft con Series S y Series X es hacer más que una consola. Por ejemplo, se puede jugar en Xbox, PC, televisores y hasta smartphones. El diseño físico de Series S es materializa esa idea porque encapsula un estilo y una estrategia de mercado: es mucho más chica que una Playstation 5 o Series X, es liviana y un poco más grande que una Nintendo Switch. No es una consola portátil, pero (tal como la presentó Microsoft en su evento de lanzamiento), permite que sea trasladada en un bolso de mano, cartera o mochila sin muchos problemas. Como analiza Digital Foundry, el canal de YouTube líder en análisis de consolas y gaming, es "un diseño de consola brillante".

Dos jugadas recientes de Microsoft prueban que la empresa está corriendo una carrera a largo plazo para ganarle a Sony y Nintendo. La adquisición de Bethesda (que nuclea franquicias como The Elder Scrolls y Doom) por US$ 7.500 millones, y la de Activision Blizzard (dueños de Call Of Duty y Overwatch, entre otros) por US$ 68.700 millones.

Dos compras gigantes que, incluso, tuvieron trabas legales acusando a Microsoft de querer monopolizar la industria.

El Samsung NEO QLED, nuevo aliado de Xbox y de la resolución 8K

La empresa coreana decidió apostar por los Smart TV 8K como estrategia de desarrollo tecnológico (y de mercado) para captar a los consumidores con miras al futuro. La mejor tecnología de Samsung está puesta al servicio de las teles 8K. Las discusiones sobre los formatos que soportan 8K nativo (en resumen, se puede explicar que los que objetan la tecnología 8K afirman que todavía no hay material suficiente en 8K nativo y que las conexiones de banda ancha tampoco tienen la fuerza para transmitirlo), pero esos debates parecen quedar de lado con las funciones de escalador de imagen incluidas en el smart, a través de un algoritmo de inteligencia artificial que mejora la experiencia de visualización.

La integración con el ecosistema 8K es total: el televisor permite, por ejemplo, reproducir grabaciones hechas con los smartphones Samsung Galaxy para reproducirlos en el NEO QLED, o jugar directamente desde una Xbox Series X o Playstation 5. Como líder en la industria, Samsung estableció el camino: el futuro es en 8K.

La novedad del nuevo producto de Samsung está en la inteligencia artificial, como el "control de luz adaptativo": denominación de Samsung para una tecnología que analiza las formas de los objetos en la pantalla y ajusta la difusión de la luz de una fuente luminosa.

Algunas mediciones registraron más de 1800 nits, el valor en el que se mide la intensidad de brillo de una pantalla. El NEO QLED es uno de los televisores más brillantes y coloridos del mercado, y uno de los más amigables para mejorar la experiencia del visionado de películas: no solo porque evita trasladar de manera automática configuraciones típicas para el visionado de deportes (como el "motion smoothing") a las películas, sino porque ofrece una de las maneras más sencillas de configurar y calibrar la pantalla sin necesidad de herramientas profesionales, aunque la calibración automática es posible solo con los smart Samsung Galaxy.

Se puede afirmar que el nuevo caballo de batalla de Samsung, la empresa que en 2022 quedó primera en cantidad de ventas de televisores en todo el mundo (ocupó el 19,6% del volumen total del mercado para TV), es el mejor para ver películas y gaming.

Tanto Xbox como Samsung muestran otra tendencia en la industria tecnológica: la protección del medioambiente y desarrollo de sustentabilidad. El NEO QLED 8K ofrece consumo reducido de energía y un control remoto que no necesita baterías y se puede cargar con energía solar. Microsoft apuesta, al mismo tiempo, por nuevos kits para desarrolladores de videojuegos que contribuyan a reducir emisiones. Para la industria del gaming es un gran paso adelante que contradice la idea generalizada que se mantuvo durante muchas décadas: la ecologización no es compatible con las ganancias. La nueva tendencia impulsada por Microsoft probaría lo contrario.

Cloud Gaming, el futuro de la industria

xcloudiphone
 

Una de las características principales de la integración de Samsung con Microsoft es la capacidad de poder jugar sin necesidad de una consola. Es la primera televisión con Xbox Cloud Gaming, el servicio de streaming de Microsoft que permite acceder a los juegos incluidos en Game Pass sin necesidad de descargarlos en el disco duro de una consola.

Basta con elegir cualquier título para estar jugando en segundos, además de ofrecer compatibilidad con los controles de Xbox y Playstation.

El futuro, parece reducir cada vez más los juegos en físico y hacer la experiencia asimilable a la de servicios de streaming, como si fuera un "Netflix" de gaming. Lo que antes parecía una fantasía, ya es una realidad.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés