Julián Cohen

“Invertir en salud no se iguala con ningún otro tipo de inversión”

En diálogo con El Economista, Cohen aborda algunas cuestiones clave del contexto actual, el escenario de pandemia y las oportunidades tecnológicas

Julian Cohen de AvantLab
29-11-2021
Compartir

Su apellido está directamente ligado con decisiones en economía y finanzas. Julián Cohen cuenta con una vasta experiencia en el sector público y privado, a nivel local e internacional. Actualmente es partner de AvantLab, la aceleradora fundada por argentinos que se especializa en startups de salud de base tecnológica. Financian iniciativas que puedan ofrecer soluciones de escala y convertirse en el primer unicornio health tech del país. 

En diálogo con El Economista, aborda algunas cuestiones clave del contexto actual, acentuado por el escenario de pandemia y las oportunidades tecnológicas. 

¿Cuál es la situación actual del sector health tech en el país y la región?

El sector health teach viene teniendo un crecimiento de inversión que se acrecienta año a año, acentuado por la pandemia, obviamente. Yo creo que se puede tener una medicina accesible con precios razonables para los usuarios, ya que hay un gradual cambio de mentalidad en el sector, dado que aparecen nuevos actores y funciones para cada uno de ellos.

Desde el punto de vista de un inversor, a la vez que invertir en salud da un muy buen rédito financiero, genera un impacto social con un alcance mucho mayor, que no se iguala con ningún otro tipo de inversión.

¿En qué se debe hacer hincapié?

Lo central es que estamos atravesando un cambio de paradigma dentro de la medicina tal como se desarrolló durante el Siglo XX. Hoy la medicina y la tecnología han contribuido en gran manera. La transformación se basará en cinco nuevos principios: será predictiva, preventiva, personalizada, participativa y poblacional. Predictiva para poder salir del modelo que sólo trata ante la consecuencia, lo que podemos llamar agudo, urgente, como puede ser un paro cardíaco o un ACV. Un modelo predictivo que tiene en cuenta las causas ayuda a la prevención, dado en parte por datos históricos de los pacientes y análisis de patrones; con lo cual, se pueden detectar de manera temprana, la aparición de enfermedades. El resto de los principios se centran en el paciente, incentivando a que tenga un rol más activo para estar saludable. Y será interactivo y personalizado a través de los distintos canales de comunicación que ya disponemos. 

Estamos atravesando un cambio de paradigma dentro de la medicina tal como se desarrolló durante el Siglo XX. La transformación se basará en cinco nuevos principios: será predictiva, preventiva, personalizada, participativa y poblacional.

¿Cuáles son las soluciones que tienen que dar las health tech?

Entendemos que las soluciones que traerá la aplicación de las heath tech a la salud es similar a lo que se ha visto en otros sectores. Al poder aplicar tecnologías se va a mejorar tanto el servicio al paciente, como la calidad de diagnóstico, tanto en velocidad como en precisión. Además, esperamos que se logren mejoras de eficiencias en los prestadores y que, de esa manera, puedan mejorar su rentabilidad al mismo tiempo que bajan los precios para los usuarios.

¿Lo que menciona se vincula con lo "BioTech"? 

Los proyectos que nosotros analizamos usan los resultados de BioTech aplicados a la salud de humanos. El ámbito BioTech es mucho más amplio, ya que incorpora también ciencia aplicada a plantas y veterinaria. Nos desvela lograr encontrar aquellas aplicaciones de tecnología que logren mejorar la medicina y así poder salvar vidas.

En 2019 la inversión de venture capital en startups health tech en Latinoamérica fue de US$ 16 millones. En 2020, este monto se multiplicó en 5 veces y alcanzó un total de US$ 99 millones.

¿Qué nivel de financiamiento hay a proyectos health tech?

Hemos visto que se han lanzado en estos meses algunos fondos corporativos dedicados a “Life Sciences” (ciencias de la vida). Para ponerlo en cifras, en 2019 la inversión de venture capital en startups health tech en Latinoamérica fue de US$ 16 millones. En 2020, este monto se multiplicó en 5 veces y alcanzó un total de US$ 99 millones. El aporte del sector privado fue crucial, y para el caso argentino, de los US$ 9,8 millones que se invirtieron en capital semilla en el primer semestre de 2021, el 6% corresponde a la vertical health tech.

¿Por qué los fondos tienen especial interés en soluciones de health tech? 

La industria de la salud es típicamente, y por muy buenas razones, muy conservadora en la incorporación de tecnología. Sin embargo, entendemos que hay mucho valor para capturar, justamente impulsando la adopción de algunas herramientas que mejoran la eficacia y velocidad. Por ejemplo, en medicina de precisión, con la aplicación de genómica, se pueden aplicar tratamientos mucho más certeros, con menores consecuencias y efectos secundarios. 

¿Qué procuran encontrar en esta nueva convocatoria?

Desde AvantLab buscamos proyectos que siempre, en el final de la cadena, impacten positivamente en las personas, que logren mejorar significativamente la calidad de atención de los pacientes, tener sistemas de salud accesibles y de calidad para todos. Buscamos proyectos disruptivos, que aceleren la adopción de tecnología en el área de salud, y que se traduzca en producir tratamientos más breves, efectivos y menos invasivos en la cura de las enfermedades.

¿Cuál cree que es el futuro del sector pospandemia? 

Yo creo que la cuarentena, consecuencia de la pandemia, fue un gran catalizador para la adopción de tecnologías que ya existían, por ejemplo, el trabajo a distancia. En el sector salud se ve con la adopción de tecnología. Por ejemplo, en las consultas médicas y las recetas digitales. En este tiempo se han reducido las barreras de acceso a la tecnología y nos dimos cuenta, como sociedad, que podemos confiar en el uso de estas herramientas. Además, por ejemplo, la velocidad con la que los distintos laboratorios han logrado procesar los datos para conseguir producir vacunas que impiden que se reproduzca el Covid-19 en el cuerpo humano, demuestra la necesidad y utilidad de las tecnologías aplicadas a la salud.  En el mismo orden, entiendo que como seres humanos se ve un nuevo equilibrio, donde la salud pasa a ser eje central en nuestra cotidianidad. Y desde el punto de vista de un inversor, a la vez que invertir en salud da un muy buen rédito financiero, genera un impacto social con un alcance mucho mayor, que no se iguala con ningún otro tipo de inversión. 

Hay mucho valor para capturar en la industria de la salud. Por ejemplo, en medicina de precisión, con la aplicación de genómica, se pueden aplicar tratamientos mucho más certeros, con menores consecuencias y efectos secundarios

**

Apoyo a Microgénesis

Microgénesis es una de las empresas que cuenta con el apoyo financiero de AvantLab. El proyecto está a cargo de dos científicas argentinas (Gabriela Gutiérrez y María Agustina Azpiroz) y su objetivo central es mejorar la tasa de fertilidad sin medicamentos. El tratamiento propone, mediante un kit de análisis autoadministrado de bajo costo, que las mujeres que quieran concebir y no puedan, detecten rápidamente problemas del microbioma y los solucionen a base de nutrientes de precisión, libre de medicamentos. Los resultados han sido muy efectivos. Su próximo objetivo: Estados Unidos.

+información: https://avantlab.net/

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés