En la Cámara de Diputados

UCR: una ruptura inoportuna

Con el argumento de la necesidad de renovar la conducción del bloque, 12 diputados del radicalismo se abrierony crearon su propio bloque

UCR
Augusto Milano Augusto Milano 06-12-2021
Compartir

El grupo de diputados radicales que responde a Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti decidió conformar su propio bloque en la Cámara baja con doce integrantes y que presidirá Rodrigo de Loredo. El argumento utilizado fue la necesidad de renovar la conducción del bloque teniendo en cuenta los resultados de las recientes elecciones en las que su presidente, Mario Negri, perdió por amplio margen en Córdoba. Los seguidores de Lousteau sostenían que confirmar a Negri era desoír el pedido de renovación de figuras políticas que demanda el electorado. El planteo puede parecer razonable, pero no lo es la decisión adoptada. El sector disidente era minoría porque Negri logró el apoyo de 27 diputados contra 12 por lo que es contradictorio sostener, como lo hace De Loredo, que “el que gana conduce y el que pierde acompaña”, porque él perdió, y en lugar de acompañar, rompió.

Por otra parte, todas las elecciones son diferentes. Negri perdió contra Luis Juez la candidatura a senador lo cual no lo inhabilita para pretender conducir el bloque de diputados nacionales. De todas maneras, este episodio refleja la falta de liderazgos internos. No hay una figura o institución partidaria con suficiente reconocimiento en todos los sectores internos como para evitar que se rompa un bloque de diputados. Y también es evidente que faltó  un debate previo sobre la eventual necesidad de cambiar a los líderes parlamentarios para mostrar renovación. Había muchos mecanismos de negociación para evitar una ruptura, pero nadie pareció estar dispuesto a activarlos. 

El radicalismo pagará costos por esta división porque lo debilita frente a sus socios en la coalición, porque si bien el PRO tiene diferencias internas, no las lleva al extremo de dividir un bloque en el Congreso. Afecta también a la imagen partidaria mostrar una fractura en un momento en el que la sociedad demanda gestos de unidad en las fuerzas políticas para que se puedan concentrar en los temas relevantes de la agenda pública. Además, algunas figuras del radicalismo que son atractivas para el electorado, como Martín Lousteau, generan desconfianza hacia el interior del partido con estas decisiones.   

De todas maneras, no pueden descartarse que haya negociaciones para concretar un acuerdo teniendo en cuenta que hay elementos para lograrlo, pero hará falta la voluntad de de los actores involucrados, porque a veces, las diferencias parecen más planteadas en términos de proyectos personales de cara a 2023 que en estrategias partidarias frente al Gobierno.     

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés