Mercosur convulsionado: chicanas y Argentina, más aislada

WhatsApp-Image-2021-04-26-at-18.15.29
27-04-2021
Compartir

Ayer, justo un mes después de la cumbre presidencial por los 30 años del Mercosur, se celebró un encuentro virtual entre los cancilleres de los países miembros del bloque y varios de sus ministros para discutir la flexibilización del bloque.

El 26 de marzo, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, había llamado indirectamente “lastre” a Argentina, algo que incomodó notablemente a Alberto Fernández, que oficiaba de anfitrión y no se veía venir la crítica desde el otro lado del río. El nuevo encuentro, celebrado ayer tras una postergación, buscaba acercar a las partes y bajar las tensiones. Sin embargo, nuevamente hubo cruces.

Esta vez fue el turno de los ministros de Economía de Argentina y Brasil: Martín Guzmán y Paulo Guedes, respectivamente. Defendiendo una postura proteccionista, Guzmán expresó que “la mano invisible de Adam Smith es invisible porque no existe”. Luego, discurrieron sobre el milagro económico de los tigres de Asia.

“Nosotros conocemos muy bien a los economistas que cita el ministro Guzmán, pero más de la mitad de los premios Nobel los ganaron economistas de la Universidad de Chicago”, le respondió su par brasileño.

Así, quedaron bien claras las diferencias entre ambos países, aunque es Argentina la que más complicada se encuentra en la nueva discusión. Mientras que Brasil tiene el contundente apoyo de Uruguay y Paraguay (aunque este último es un poco más precavido para flexibilizar el Mercosur), Argentina enfrenta la situación en virtual soledad.

Respecto a esto último, Guzmán agregó: “Estamos de acuerdo en que teníamos un Mercosur dormido, y es importante despertarlo. Consideramos que no avanzar y no hacer nada sería contraproducente. Vemos las diferencias, pero también vemos que hay puntos de acuerdo, y lo importante es avanzar sobre esos puntos para ir construyendo un Mercosur más moderno y adaptado a la necesidad del desarrollo de nuestras naciones”. Los puntos de acuerdo, sin embargo, parecen escasos.

Por su parte, la Cancillería de Uruguay ingresó formalmente su propuesta sobre la flexibilización del bloque y el Arancel Externo Común (AEC), la cual será debatida en mayo durante una reunión del Consejo Mercado Común que se realizará de forma presencial en Buenos Aires.

La propuesta busca incluir 11 artículos, entre los que se destaca "reafirmar el compromiso de los Estados partes del Mercosur de negociar acuerdos de naturaleza comercial con terceros países o grupos de países extrazona en los cuales se otorguen preferencias arancelarias".

Sobre este asunto, Felipe Solá explicó que Argentina propone instruir a los coordinadores del Grupo Mercado Común para que, al finalizar este semestre, elabore una propuesta de plan de negociaciones externas que identifique prioridades de la agenda externa del Mercosur.

Respecto al Arancel Externo Común, Solá dijo: “Debemos pensar qué capacidades tienen distintos sectores de la economía para soportar una baja de distintas posiciones del arancel externo común (AEC), y qué implicancia tiene una rebaja unilateral del AEC frente a negociaciones externas -algunas se han iniciado pero no se han concretado-, que el Mercosur tiene con siete grupos que implican 36 países, pero además tenemos negociaciones con Corea, Singapur, Canadá, Israel, y pensamos que la rebaja del AEC debe hacerse mientras dure la negociación y como producto de la negociación”.

¿Será suficiente para los cada vez más demandantes socios?

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés