El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 25°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 25°C

La tercera, clave bonaerense

Tiene más de cuatro millones y medio de votantes, y varios de los distritos más poblados. Es un bastión del PJ donde Cambiemos se juega también una buena parte de su poder

06-08-2019
Compartir

El número habla por sí solo y define la importancia del territorio en cuestión. La tercera sección electoral de la provincia de Buenos Aires tiene, según la Junta Electoral Bonaerense, 4.584.774 electores del total de casi 13 millones de la provincia. Se trata de la región de mayor peso en la provincia más importante. Y es un conglomerado de distritos en los que el peronismo suele dominar, pero en el que también Cambiemos defenderá una porción clave de los votos que lo llevaron a ganar en 2015, cuando dio algunos batacazos locales que buscará refrendar.

Los votantes de la tercera sección deberán elegir nueve senadores provinciales. La lista del Frente de Todos la encabeza Emmanuel González Santalla, actual secretario de Gestión Ciudadana de Avellaneda e integrante de La Cámpora. El acuerdo con el massismo ubicó en el quinto lugar de la lista al dirigente del Frente Renovador de Lanús, José Luis Pallares. La nómina de Juntos por el Cambio la lidera María Lorena Petrovich y la lista tiene en tercer lugar a Claudia Rucci, incorporada como consecuencia del acercamiento de Miguel Angel Pichetto al oficialismo. En Consenso Federal aparece al tope de la lista de senadores bonaerenses Hilda “Chiche” Duhalde.

Si bien se trata de una sección electoral tradicionalmente peronista, desde 2015 gobiernan algunos distritos clave intendentes de Cambiemos. Esos jefes comunales buscarán revalidar el poder y, así, sumar para la causa de María Eugenia Vidal y Mauricio Macri, que necesitan un desempeño digno en esta zona del conurbano que les resulta adversa. En la tercera, la imagen de Cristina Kirchner es muy alta, como también lo es su intención de voto.

El distrito más pesado electoralmente de la provincia de Buenos Aires, La Matanza, pertenece a la tercera sección. En ese municipio están habilitados para votar 1.087.303 personas, casi un cuarto del total de la sección. La victoria del Frente de Todos allí se descuenta. Verónica Magario, su intendenta, es candidata a vicegobernadora, y el que buscará ganar el municipio nuevamente es su antecesor, Fernando Espinoza. Para el macrismo, en La Matanza la apuesta es mejorar su performance. Con el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, como candidato, entabla con el peronismo una disputa electoral con gran carga simbólica.

Uno de los municipios a mirar con lupa es Quilmes. El intendente macrista de ese distrito, Martiniano Molina, deberá luchar duro para retener el poder. La quilmeña es una de las intendencias que el PJ cree factible recuperar. A Molina lo favorece la dispersión peronista, ya que en las PASO habrá seis listas del Frente de Todos (las que tienen posibilidades ciertas son la de Mayra Mendoza y la del exintendente Francisco “Barba” Gutiérrez). En cambio, al intendente puede jugarle en contra un exaliado radical, Fernando Pérez, que competirá desde una de las dos boletas de Consenso Federal en Quilmes. Este partido del sur del conurbano tiene 482.631 electores.

Vidal y Macri necesitan de un desempeño digno en esta zona. En la tercera, la intención de voto de Cristina es alta.

Otro distrito históricamente peronista hoy en manos del macrismo es Lanús, y es otro de los territorios importantes para evaluar la pelea electoral. Tiene 399.537 electores. Allí gobierna Néstor Grindetti, quien en su búsqueda por la reelección se enfrentará a un peronismo que deberá ordenarse en una interna entre cuatro listas, de las cuales la más fuerte parece ser la de Edgardo Depetri.

Un municipio vecino a Lanús, Avellaneda, tiene otra pelea interesante por la intendencia, más por los protagonistas que por un hipotético resultado ajustado. El intendente, Jorge Ferraresi, es uno de los mandatarios locales más kirchneristas del conurbano e irá por la reelección para acceder a un tercer mandato. Fruto del acuerdo con Massa, sumó a su lista de candidatos a concejales al renovador Armando Bertolotto, frecuente candidato en elecciones pasadas. Luis Otero, exconductor del noticiero de El Trece y de militancia radical, es el candidato de Juntos por el Cambio. En Avellaneda están en juego 301.206 votos.

Si bien es una sección tradicionalmente peronista, desde 2015 gobiernan distritos clave intendentes de Cambiemos.

Lomas de Zamora, uno de los municipios más grandes del conurbano, también está en la crucial tercera sección. El intendente, Martín Insaurralde, va por la reelección, con la oposición de Gabriel Mércuri (hijo de Osvaldo Mércuri, un histórico peronista del distrito) por Juntos por el Cambio, y de Juan María Viñales, un candidato que buscará comerle algunos votos desde una boleta corta del Frente de Todos. Insaurralde es favorito para acceder a un tercer mandato en este distrito, que tiene a 529.163 electores habilitados para votar.

En Almirante Brown, competirán el intendente Mariano Cascallares (Frente de Todos) y el extitular del PAMI Carlos Regazzoni (Juntos por el Cambio). Cascallares ganaría sin mayores sobresaltos en este distrito de 451.305 electores.

Con poco peso dentro de la sección (solo 79.857 electores), pero con interés porque el gobierno puede cambiar de manos, aparece Berisso. El intendente es Jorge Nedela, de Juntos por el Cambio, que se postula para su segundo mandato. El justicialismo tiene dos listas, que encabezan Juan Ignacio Mincarelli y Fabián Cagliardi.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés