El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 11°C
produccion-litio-363694
Minería

Se acelera el interés por invertir en la producción de litio en el marco del proyecto de Ley de Movilidad Sustentable

Argentina es la tercera productora de litio y la tercera reserva del mundo. Hoy en el país hay dos minas de litio en operación, una en construcción y 18 proyectos avanzados.

06 febrero de 2022

En los últimos meses fue creciendo el interés del sector privado por invertir en la producción del litio y en el desarrollo de su cadena de valor. 

En la última semana, de hecho, dos grupos inversores se reunieron con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para darle detalles de sus planes de inversión en el país, que implican desembolsos por un total de US$ 480 millones para construir, en ambos casos, una planta de carbonato de litio. 

Estos proyectos, que se van a desarrollar en Salta y en Catamarca, se suman al del grupo francés Eramet, que a finales del 2021 le anunció al presidente Alberto Fernández su plan de inversión por US$ 400 millones, con el que apunta a generar más de 2.000 puestos de trabajo. 

Este mayor interés del sector privado por desarrollar la industria del litio en el país se da en un momento en que avanza el Proyecto de Ley de Promoción de la Movilidad Sustentable, después de que el Presidente haya enviado este proyecto al Congreso para su discusión en sesiones extraordinarias. 

"El progreso de la industria del litio es un paso importante para que Argentina pueda contribuir al problema del cambio climático, y al mismo tiempo estimule la inversión privada, de modo que genere empleo en las comunidades, que fomente el desarrollo de proveedores locales y que fortalezca todo el entramado productivo asociado a la cadena de valor", dicen desde el ministerio que lidera Kulfas. 

“El litio es un elemento central en la transición energética de vehículos que puedan contribuir a un ambiente mucho más próspero. Y el proyecto de Ley de Movilidad Sustentable implica un cambio de paradigma muy importante. Establece pautas generales e incentivos tanto para fomentar la demanda como la oferta, con el objetivo de estimular de manera gradual el recambio de la flota automotriz”, aseguró Kulfas. 

“Buscamos incentivar a los sectores productivos, para que inviertan y hagan este recambio tan importante, y al consumidor, para que vaya cambiando los vehículos convencionales por eléctricos”, agregó. Al mismo tiempo, el ministro Kulfas enfatizó: “Queremos ser pioneros en la región, ser la fábrica sudamericana de baterías de litio y de vehículos eléctricos. Argentina tiene una gran trayectoria automotriz y queremos que en 20 años nuestro país sea un productor relevante en la región de autos eléctricos”. 

Respecto a las inversiones, en noviembre del año pasado directivos del grupo minero francés Eramet se reunieron con el presidente Alberto Fernández, a quien le anunciaron que invertirán US$ 400 millones para retomar la construcción de una planta de litio en Salta, lo que generará más de 2.000 puestos de trabajo. 

La inversión implica la construcción, junto a la siderúrgica china Tsingshan, de una planta de litio en el salar “Centenario-Ratones” que entrará en servicio a comienzos de 2024 y que tendrá una capacidad de producción de 24.000 toneladas. La construcción de la planta, cuyo inicio está previsto para el primer trimestre de este año, empleará hasta 1.000 personas durante la fase de producción. 

Luego, el proyecto generará 280 puestos de trabajo directos y alrededor de 1.200 indirectos, de acuerdo a las estimaciones de la empresa. “Nuestra decisión de implementar nuestro proyecto de litio en Argentina se inscribe en la dinámica de fuerte crecimiento del mercado. Este es un paso clave en el despliegue de nuestra hoja de ruta estratégica que tiene como objetivo posicionarnos como un actor de referencia en metales para la transición energética”, aseguró en ese momento Christel Bories, Presidenta y Directora Ejecutiva del grupo Eramet, desde Francia. 

Asimismo, en la última semana, la empresa Zijin Mining Group Ltd le anunció al ministro Kulfas inversiones por US$ 380 millones para la construcción de una planta de carbonato de litio en el proyecto Tres Quebradas, donde planean producir 20.000 toneladas de carbonato de litio por año, y apuntan a duplicar su producción en el mediano plazo. 

Según las proyecciones de la empresa, la construcción de la planta debería comenzar este mismo año, de modo que Tres Quebradas entre en producción a finales de 2023. Este es un proyecto de extracción de salmuera y producción de carbonato de litio ubicado en Fiambalá, provincia de Catamarca, a 30 kilómetros de la frontera con Chile, dentro de lo que se denomina el “Triángulo del Litio”. 

El “Triángulo del Litio” es una región que integran Argentina, Chile y Bolivia, y que lleva esa denominación ya que allí no sólo se encuentra casi el 60% de las reservas mundiales de litio, sino que además posee salares con niveles de concentración tan altos que hacen que su explotación sea sumamente rentable. 

Por su parte, también en la última semana, la empresa Río Tinto, la segunda minera más grande del mundo, anunció su plan de inversiones en la Argentina por US$ 100 millones para construir una planta de carbonato de litio que tendrá una capacidad de producción de 50.000 toneladas anuales. 

Se trata del Salar de Rincón, un proyecto de salmuera de litio aún sin desarrollar, que está ubicado en Los Andes, a 280 km de la ciudad de Salta, y que también está dentro del denominado “Triángulo del litio”. 

Argentina es la tercera productora de litio y la tercera reserva del mundo. Hoy en el país hay dos minas de litio en operación, una en construcción y 18 proyectos avanzados. En ese total de 21 proyectos de extracción posee recursos por 93 millones de toneladas, pero una vez desarrollados también los proyectos que actualmente se encuentran en investigación se estima que se pueden llegar a extraer 350.000 toneladas anuales, según datos de la Secretaría de Minería. 

Proyecto de Ley de Movilidad Sustentable 

Estas inversiones se dan en el marco del Proyecto de Ley de Movilidad Sustentable elaborado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, que se espera que el Congreso trate en sesiones extraordinarias. 

Con la intención de aportar al objetivo global de descarbonización, el proyecto apunta a la promoción de la utilización creciente y sostenida de vehículos propulsados con fuentes de potencia no convencionales, de producción nacional. La ley, además, establece un régimen de beneficios: tanto para la demanda como para la oferta. 

El régimen es temporal y dura 20 años, con beneficios decrecientes en el tiempo para acelerar las inversiones. 

Según la proyección realizada durante la elaboración del proyecto, para 2030 se podrían generar 12.500 puestos de trabajo en terminales automotrices, otros 6.000 puestos de trabajo en el sector autopartista, y 2.500 puestos de trabajo en fabricantes de baterías. Asimismo tiene como eje ampliar capacidades de la industria automotriz argentina en el mundo; en las próximas dos décadas el país puede ser un productor relevante en la región de autos eléctricos

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés