Contradiciendo a Rusia

Volodimir Zelenski aseguró que Mariupol "continúa resistiendo"

El ejército ruso afirmó estar dispuesto a una tregua en "la totalidad o en una parte" de esa zona industrial para permitir la evacuación de los civiles y la rendición de los combatientes

El Gobierno ruso afirmó ayer que controla Mariupol.
El Gobierno ruso afirmó ayer que controla Mariupol.
22-04-2022
Compartir

La situación de la devastada ciudad de Mariupol volvió a concentrar hoy el cruce de declaraciones entre Ucrania y Rusia, porque el presidente ucraniano afirmó que "continúa resistiendo" pese a que Moscú asegure haberla tomado, las fuerzas rusas ofrecieron una tregua en "la totalidad o en una parte" de la zona industrial de Azovstal, últimos foco de defensa, y el Kremlin denunció que Kiev no permite la rendición de esos últimos soldados.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, había celebrado ayer la "liberación" de esta ciudad estratégica sobre el mar de Azov, en el sureste, aunque unos 2.000 soldados ucranianos siguen atrincherados en el complejo metalúrgico de Azovstal, de unos 4 kilómetros cuadrados de superficie, donde también hay refugiados civiles, según Kiev.

Sin embargo, Zelenski aseguró que la batalla continuaba este viernes, en el día 58 de la invasión rusa. "En el sur y en el este de nuestro país, los invasores continúan haciendo todo para tener un motivo para hablar de al menos alguna victoria", dijo en un video.

"Solo pueden retrasar lo inevitable: el momento en que los invasores tendrán que dejar nuestro territorio, particularmente Mariupol, una ciudad que continúa resistiendo a Rusia a pesar de todo lo que dicen los invasores", añadió el líder ucraniano.

Sin embargo, Putin retrucó rápidamente que el gobierno de Zelenski estaba impidiendo que los ocupantes de la planta siderúrgica puedan salvar su vida entregando las armas, lo cual calificó como una actitud "irresponsable".

Esta ciudad portuaria viene siendo blanco constante de los ataques y el asedio de las tropas rusas, que buscan crear un corredor entre la anexionada península de Crimea y los territorios separatistas rusoparlantes de Donetsk y Lugansk, en la región esteña del Donbass.

El gobernador regional de Donetsk, Pavlo Kirilenko, aseguró que los rusos "concentran todos sus esfuerzos en Mariupol", en un momento en que los últimos combatientes ucranianos están atrincherados en la planta de Azovstal con cerca de "300 civiles".

Las autoridades ucranianas solicitaron un corredor humanitario de inmediato para permitir la salida de los civiles y los combatientes heridos de la acería de Azovstal, a la que Putin ordenó asediar de manera externa tras descartar un asalto final para evitar un alto costo en vidas de combatientes de ambos bandos. "Apenas tienen comida, agua, medicinas esenciales", dijo un vocero de la Cancillería ucraniana.

Horas más tarde, el ejército ruso afirmó estar dispuesto a una tregua en "la totalidad o en una parte" de esa zona industrial para permitir la evacuación de los civiles y la rendición de los combatientes.

"El punto de partida de esta tregua humanitaria sería que las tropas ucranianas levanten una bandera blanca en una parte o en la totalidad de Azovstal", indicó en un comunicado el Ministerio de Defensa ruso.

Según esa cartera, los civiles que salgan tendrán la posibilidad de elegir si van a territorios bajo control ruso o ucraniano, mientras que los soldados ucranianos van a recibir buenos tratos y los heridos serán atendidos. "Esta iniciativa humanitaria por parte de la Federación de Rusia está vigente 24/24", agregó el ministerio, al precisar que hay micros, vehículos y ambulancias permanentemente disponibles para el transporte.

Putin conversó hoy por teléfono con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a quien trasladó su denuncia de que Kiev no deja a los soldados ucranianos atrincherados en la planta siderúrgica Azovstal aprovechar la opción de deponer las armas.

Además, Putin le contó a Michel las medidas "tomadas de manera permanente para proteger a la población civil, la apertura diaria de corredores humanitarios y el anuncio de un régimen de alto el fuego para la evacuación segura de los ciudadanos de la zona de combate". "Bruselas podría influir en las autoridades de Kiev para obligarlas a detener los bombardeos masivos de los asentamientos de Donbás y otras graves violaciones del derecho internacional humanitario", resalta el comunicado.

Aún contra la palabra de Putin, Michel reveló que le reclamó la implementación de corredores humanitarios, en coincidencia con la Pascua ortodoxa, anunció el propio dirigente en Twitter. "He presionado por acceso humanitario inmediato y el paso seguro en Mariupol y otras ciudades sitiadas, aún más con motivo de la Pascua ortodoxa", apuntó.

Rusia también salió al cruce de las declaraciones de Ucrania sobre que impide a los civiles abandonar la acería Azovstal. “Una mentira”, dijo la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.

"En cuanto a la situación en torno a Azovstal, el régimen de Kiev (...) dijo en numerosas ocasiones que la parte rusa no permite a los civiles salir de esa acería. Eso no es verdad, es una mentira. La parte rusa por boca del Ministerio de Defensa y de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia informó más de una vez por qué vías pueden salir del recinto de Azovstal las personas que quieran hacerlo", dijo al canal de televisión Rossiya 24.

Según la diplomática, Kiev y Washington necesitan presentarlo como si no existiera la posibilidad de salir para los civiles, intimidan a la gente que está dentro de la acería para que siga allí. "Es la continuación de la política de ellos de usar escudos humanos", subrayó.

También el jefe del Centro Nacional de Gestión de la Defensa de Rusia, el general Mijaíl Mízintsev, declaró que el Ejército invasor está preparado para garantizar la evacuación de todos los civiles.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés