Alemania

Scholz, entre la agenda verde, la sombra de Merkel y la disputa entre Occidente y el eje China-Rusia

Las tres fuerzas que componen la "coalición semáforo" firmaron un acuerdo de 177 páginas en donde el principal mensaje es “atreverse a más progreso”

olaf
Damián Cichero Damián Cichero 21-12-2021
Compartir

Tras 16 años en el poder, Angela Merkel abandonó formalmente la Cancillería de Alemania, permitiendo que una nueva era comience en el país germano: “La era Scholz”.

El socialdemócrata Olaf Scholz llegó al poder gracias a la innovadora coalición a nivel federal entre el SPD, los liberales del FDP y Los Verdes, tres partidos que no son socios naturales. 

La alianza, denominada “semáforo” por los colores rojo (SPD), amarillo (FDP) y verde de los tres partidos, podría ser definida como de centroizquierda, teniendo como objetivos incrementar los derechos sociales y la lucha contra el cambio climático sin descuidar el gasto estatal ni incrementar los impuestos.

En ese sentido, las tres fuerzas firmaron un acuerdo de 177 páginas en donde el principal mensaje es “atreverse a más progreso”. Entre muchas de las propuestas se buscará aumentar el salario mínimo a 12 euros la hora, construir más viviendas y reducir la burocracia. 

La prioridad de Scholz será contener la actual cuarta ola del coronavirus, la cual nuevamente está causando estragos en el país. Por ello, entre febrero y marzo, le propondrá al Parlamento que establezca la obligatoriedad de la vacunación.

Pero, pensando a largo plazo, un objetivo de vital importancia para Scholz es modernizar la economía más grande de Europa, incluyendo sus redes de telefonía e Internet, un área en la que Alemania está muy por detrás de otros países del continente. 

El flamante canciller también buscará que la sociedad sea más inclusiva a través de medidas como la autoidentificación de las personas transgénero y la flexibilización de las leyes para que los inmigrantes obtengan la ciudadanía. 

"Somos un país de inmigración, pero debemos trabajar para convertirnos en un mejor país para la integración", explicó Scholz, quien además propondrá la legalización del consumo de marihuana para usos recreativos. 

Por otra parte, respecto a la lucha contra el cambio climático, pelea impulsada principalmente por Los Verdes, se propondrá descarbonizar Alemania para 2030 y aumentar la inversión en energías renovables. 

Sin embargo, la cuestión más importante es cuál será su política exterior y el rol de Alemania en el Viejo Continente. ¿Continuará liderando a la Unión Europea o le cederá su lugar a otro país?

En un principio, tal como lo anunció el propio Scholz, se espera continuidad. Al igual que Merkel, el nuevo canciller considera a la UE una prioridad y trabajará para fortalecer tanto sus vínculos con los demás socios del bloque, principalmente con Francia, como con Estados Unidos y sus otros aliados transatlánticos. 

"Hablaremos con una sola voz con nuestros socios europeos y nuestros aliados transatlánticos", expresó. 

Una de las novedades sería que, a diferencia de la pragmática Merkel, Scholz adoptaría una postura más dura con Rusia y China, principalmente por la cuestión de los derechos humanos. Sin embargo, no descuidaría su relación con ninguna de las dos potencias en cuestiones geopolíticas, ya que, mientras que China es su principal socio comercial, Rusia es su mayor proveedor de gas. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés