El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 14°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 14°C

Temporada de paritarias

Los docentes rechazaron la primera oferta

05-02-2016
Compartir

(Columna de Delfina Torres Cabreros)

Los docentes bonaerenses inauguraron las negociaciones paritarias, signando un escenario que promete una discusión reñida. El gobierno de María Eugenia Vidal recibió el miércoles 3 a los sindicatos del sector, que rechazaron la primera oferta de 23,6% de aumento. El clima en el que comenzaron las reuniones estuvo agitado por la polémica desatada por los dichos del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que sugirió un techo del 25% de aumento salarial y debió volver sobre sus palabras tras el repudio de un amplio sector de gremialistas, que pretenden una recomposición no inferior al 30%. Asimismo, hubo en la provincia un primer encuentro con referentes de la Administración Pública, pero todavía no se comenzó a hablar de cifras. El mismo día de la reunión, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) anunció un paro general para el 24 de este mes, el primero durante la gestión de Mauricio Macri, exigiendo la apertura de las paritarias del sector, un aumento de salarios “muy por encima del 25%”, un “límite a los despidos” de trabajadores estatales y el “fin de la criminalización de la protesta social”.

La propuesta del Gobierno de Vidal para los docentes bonaerenses, que significaba un aumento salarial en tres tramos del 23,6% a completarse en septiembre, fue descartada de plano por los gremios, que la consideraron “insuficiente”. Los docentes plan tearon la necesidad de obtener un salario inicial que supere los $10.000, un aumento significativo en el básico y que la paritaria continúe abierta durante todo el año.

“No es una propuesta sostenible ni coherente con lo que están viviendo los trabajadores y en especial los trabajadores de la educación de la provincia de Buenos Aires a partir de los aumentos de precios, la devaluación y el aumento de tarifas”, cuestionó la secretaria gremial del Suteba, María Laura Torre. Si bien las subas conquistadas en las paritarias docentes no se trasladan directamente a los otros empleados estatales ni al sector privado, se sabe que son las primeras negociaciones importantes del año y su desarrollo sienta bases para las que siguen. La próxima reunión con los docentes está estipulada para el viernes 12 y la intención es que pueda llegarse a un acuerdo antes del 29 de febrero, fecha dispuesta para el inicio de las clases.

Techos y marcos El arranque de las negociaciones se dio en un contexto raleado por la disconformidad que generaron los pronósticos del Gobierno Nacional en materia laboral. “El margen de la discusión salarial va a estar entre el 20% y 25%, porque creemos que es donde va a estar la inflación”, había dicho el ministro de Trabajo un día antes de la primera reunión. Las declaraciones de Triaca encendieron los alertas de los gremialistas y se escucharon críticas desde las diferentes vertientes cegetistas. El titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, advirtió que “no aceptará” un techo en la discusión salarial. “Si quieren limitar las paritarias, que lo digan y empezamos a hablar en otro idioma”, advirtió el camionero. Pese a la firmeza de sus dichos hay versiones que indican que Moyano se reunió en privado con el presidente Mauricio Macri y acordó flexibilizar el porcentaje de aumento reclamado a cambio de un paquete de medidas que incluye la reformulación del Impuesto a las Ganancias, la suba y universalización de las asignaciones familiares y la distribución de un fondos para las obras sociales sindicales. Desde la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky también rechazó la intención de imponer un máximo. “No puede haber ningún condicionamiento, después de haber sufrido durante tres meses aumentos en los precios como los que se han registrado, y mucho menos después del golpe que significa el tarifazo, los aumentos de la electricidad y un retroceso salarial que ya, solamente en estos tres meses, oscila entre 10 y 15 puntos de pérdida del poder adquisitivo”, planteó. En el mismo sentido, Pablo Micheli, de la CTA Autónoma, señaló que “no se puede firmar una pauta inferior al 35% porque la inflación fue de 33 a 35 puntos y la que viene estará arriba del 30%”.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aprovechó la conferencia de prensa que brindó el martes junto al ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, para calmar las aguas agitadas por las declaraciones de Triaca. Peña aseguró que las paritarias serán “libres” y señaló que el Gobierno sólo está planteando un “indicador” de la inflación y no un techo para las negociaciones. “Si queremos ir hacia la pobreza cero, claramente, no queremos afectar el poder adquisitivo”, argumentó.

El mismo Triaca se defendió de las críticas y se dispuso a revisar sus palabras. Cambió la metáfora y en lugar de “techo” prefirió hablar de “marco”. “Se armó alguna controversia porque nosotros decimos que la inflación está en el marco de los 20 o 25 puntos. Algunos lo consideraron un techo. No, para nada, no es un techo, es el marco de la discusión donde creemos que va a estar la economía”, explicó. Hasta el presidente Macri jugó su carta para contribuir a la calma e hizo trascender que convocará a las centrales obreras a la Casa Rosada “esta semana o la que viene”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés