La economía tendrá un mejor segundo semestre y el PIB podría crecer más de 7%

Los analistas anticipan un repunte de la economía argentina en junio y en julio.

pesos-1
Agustín Maza Agustín Maza 27-07-2021
Compartir

Por Agustín Maza

Los efectos negativos que tuvo la segunda ola, durante abril y mayo, en la actividad económica comenzaron a revertirse en junio. Tanto el Gobierno como los analistas privados coinciden en que este segundo semestre será mejor que el primero y la economía podría mostrar un rebote de 7% en 2021. Por otro lado, el peligro estará, principalmente, en dos frentes: el cambiario y el sanitario.

Los últimos datos del Indec respecto a la actividad económica mostraron caídas desestacionalizadas tanto en abril (0,3%) como en mayo (2%). No obstante, algunos indicadores adelantados anticipan un repunte en junio respecto al mes previo. En tanto, julio se mantendría en esa tendencia.

Datos adelantados

El Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) consignó en su último informe de panorama productivo que, en base a datos de consumo eléctrico adelantados, la industria registró en junio un alza mensual desestacionalizada del 3%. Asimismo, en los primeros 14 días de julio, la producción manufacturera operó 8,2% por encima del mismo período de 2019 y 0,6% por arriba del mismo período de 2018.

A esto se suman los datos de la construcción, que también anticipan buenos resultados en el sexto mes del año. “Los bienes durables siguen siendo los más favorecidos, sobre todo por una brecha cambiaria que incentiva a los sectores de la industria y la construcción”, explicó el economista sectorial de Abeceb, Santiago Manoukian, ante El Economista.

Desde la consultora Econviews consignaron en su reciente reporte semanal que “la tormenta ya pasó y, si bien no esperamos un boom, la actividad recuperará terreno en los próximos meses”.

En nuestro escenario base, junio habría avanzado 1,5% respecto de mayo, aunque estos números están sujetos a revisiones en las próximas semanas, a medida que se vayan publicando otros indicadores de junio”, estimaron.

Por su parte, el Centro de Estudios Económicos Orlando Ferreres reportó, en su índice General de Actividad (IGA), una mejora de la actividad de 2,4% mensual desestacionalizada en junio respecto a mayo. Entre los sectores se destacaron los avances de la industria, la construcción y el comercio, tal como se esperaba.

Por su parte julio habría sentido todavía menos los efectos de la segunda ola y el movimiento en las ciudades comenzó a tomar cierto vigor. Los datos en tiempo real de movilidad que proporciona Google arrojaron en la última semana dos resultados muy positivos.

“Lo esperable es que para el resto del año haya una recuperación, particularmente en aquellos servicios que estuvieron más rezagados por la pandemia, aunque todavía siguen por debajo de los niveles previos a la crisis sanitaria”, proyectó el director del CEP XXI, Daniel Schteingart, ante El Economista.

En primer lugar, la movilidad a comercios y lugares de recreación alcanzó el mayor nivel desde que comenzó la pandemia, superando incluso los picos de diciembre. Por otro lado, la movilidad a lugares de trabajo también se encuentra en los mayores niveles desde febrero de 2020. Sobre este último punto, todavía no es posible estimar la cantidad de trabajadores que actualmente desarrollan sus tareas mediante el teletrabajo o de manera mixta.

Algunos peligros

El frente cambiario y la posibilidad de la entrada de la variante Delta representan dos de los mayores peligros de este repunte en la actividad económica. Si bien el dólar paralelo cerró ayer $1 por debajo de la cotización del viernes, ya venía de una racha de ocho jornadas consecutivas al alza en las que había acumulado una suba de $9 y la brecha aún se mantiene arriba del 90%.

Era esperable que las expectativas de devaluación llegaran para esta parte del año”, expresó Manoukian. “Hay que tener en cuenta que, por factores estacionales, van a caer las exportaciones que se vieron beneficiadas por el alto precio de los commodities y siempre en época de elecciones asoman expectativas de devaluación”, resaltó el especialista.

“La clave está en los tipos de cambio oficial y paralelo. Si los dólares permanecen calmos, la recuperación va a ser sostenida”, señaló el economista en jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, ante El Economista. “Si hay tensiones cambiarias, especialmente en el mercado oficial, se va a complicar bajar la inflación y ahí la recuperación va a ser más débil”, sostuvo.

El billete verde puede impactar más que las expectativas. Rajnerman destacó que un salto devaluatorio podría generar un aumento de precios que pueden diluir una mejora en los ingresos de cara al segundo semestre, motivados por las reaperturas de paritarias (45%) y la efectivización de esos acuerdos.

Desde Econviews rescataron que la inflación cerraría el 2021 “ligeramente” por debajo del 50%, “pero el promedio del segundo semestre será de alrededor de 3% comparado con 3,8% del primer semestre”.

El frente sanitario resulta, después del golpe que significó la pandemia, bastante impredecible. A su vez, Argentina continúa avanzando muy rápido con la vacunación y eso resulta positivo. “La llegada de la variante Delta es una incógnita, porque podría repercutir en la recuperación de los próximos meses, pero ante la aceleración de la vacunación en las últimas semanas no esperamos que se vuelva atrás con las restricciones. Al menos no como las de mayo pasado”, subrayó Econviews.

“Si uno mira lo que sucede en el mundo, todavía no hubo un impacto económico de la variante Delta. Se puede poner como ejemplo el caso del Reino Unido: crecieron los contagios, pero la vacunación les permite tener actividades abiertas por el bajo nivel de fallecimientos”, resaltó Schteingart. “De todas formas, hay que ser cautos porque pueden surgir imprevistos asociados a la pandemia”, añadió.

¿Qué podemos esperar?

Pensando ya en el final del 2021, Econviews mantuvo su proyección de 7% de crecimiento para este 2021, aunque “no sería descabellado que resulte todavía mayor”.

Por su parte, Rajnerman anticipó 6,6% de crecimiento promedio en 2021 respecto a 2020.

En esa línea, Elisabet Bacigalupo, responsable de macroeconomía de Abeceb, dijo ante El Economista que “7% de crecimiento para 2021 será un número bastante robusto”. “Revisamos nuestras proyecciones al alta producto del relajamiento de las restricciones que, en principio, no cambiaría esa tendencia”, agregó la especialista.

Por su parte, Orlando Ferreres anticipó que en la segunda parte del año habrá un mejor desarrollo de la actividad que el que tuvimos en la primera, que fue de mayor a menor con el repunte en el sexto mes.

“El estímulo a la demanda que esperamos por el efecto electoral, más la mayor inversión en obra pública y una situación epidemiológica que parece entrar en un terreno de menos contagios y menos fallecimientos nos hace esperar un segundo semestre con recuperación de la actividad, aunque los riesgos del pronóstico son elevados, y provienen de la situación macroeconómica, política y sanitaria”, advirtieron.

**

2,4%

Según el IGA de Ferreres, la economía creció 2,4% mensual en junio. “El estímulo a la demanda que esperamos por el efecto electoral, más la mayor inversión en obra pública y una situación epidemiológica que parece entrar en un terreno de menos contagios y

menos fallecimientos nos hace esperar un segundo semestre con recuperación de la actividad”, dijeron

30 M

Argentina superó ayer las 30 millones de vacunas aplicadas en todo el país. Así, 52,9% de la población cuenta con al menos una dosis. La cantidad de personas con el esquema de vacunación completa (apenas más de 6 millones), sin embargo, sigue siendo baja y genera dudas sobre el impacto que podría tener la circulación comunitaria de una cepa más contagiosa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés