El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 14°C
En Río de Janeiro

Libertadores 2023: Fluminense gritó campeón en el Maracaná y frustró el deseo xeneize de la séptima

El conjunto brasileño se impuso 2 a 1. El partido se definió en el alargue.

.
. .
04 noviembre de 2023

Boca Juniors perdió con Fluminense 2 a 1 en la final de la Copa Libertadores de América en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

El "Xeneize" forzó el tiempo extra gracias a un tanto del defensor peruano Luis Advíncula, su goleador en la competencia con cuatro anotaciones, con un remate desde afuera del área a los 28 minutos del segundo tiempo.

Fluminense estaba en ventaja desde los 36 minutos del primero por un tiro rasante del argentino Germán Cano, luego de una jugada colectiva bien elaborada por el sector derecho del ataque brasileño.

El partido, dirigido por el colombiano Wilmar Roldán, se juega con una multitud de hinchas "xeneizes", que poblaron toda una cabecera del mítico estadio y parte de los sectores laterales.

En el alargue, un bombazo del delantero Kennedy, ingresado desde el banco, venció a Sergio "Chiquito" Romero con una volea y selló la suerte del partido. Fue expulsado por los festejos.

.
 

En Brasil, Boca buscaba la séptima estrella para igualar a Independiente como el equipo más ganador de la Libertadores y Fluminense, finalmente, logró su primer título internacional.

Así salieron los equipos a la cancha

Copa Libertadores 2023.
Final.
Boca - Fluminense.
Estadio: Jornalista Mário Filho (Maracaná), Río de Janeiro.
Árbitro: Wilmar Roldán (Colombia).
VAR: Juan Lara (Chile).

Boca: Sergio Romero; Luis Advíncula, Nicolás Figal, Nicolás Valentini, Frank Fabra; Cristian Medina, Guillermo Fernández, Ezequiel Fernández, Valentín Barco; Edinson Cavani y Miguel Merentiel. DT: Jorge Almirón.

Fluminense:  Fábio; Samuel Xavier, Nino, Felipe Melo, Marcelo; Matheus Martinelli, André; Jhon Arias, Ganso, Keno; Germán Cano. DT: Fernando Diniz.

La policía de Brasil reprimió a los hinchas de Boca con gases lacrimógenos en los ingresos al Maracaná

Un grupo de hinchas de Boca Juniors fue reprimido este sábado por la policía brasileña en el ingreso de la puerta 20 del estadio Maracaná, sobre la avenida Pele, al tratar de entrar sin tickets para ver la final de la Copa Libertadores entre su equipo y Fluminense.

En los hechos habría participado la barra de Boca, "la 12", y algunos testigos aseveran haber visto a uno de sus líderes, Rafael Di Zeo, dentro de los disturbios.

El grupo mayoritario de la barra ya había pasado el cuarto y último vallado y cuando estaban desplegando las banderas empezaron los inconvenientes con la fuerza de seguridad.

La policía lanzó gases lagrimógenos y balas de gomas contra los hinchas que pugnaban por entrar -la mayoría- sin su entrada correspondiente. Todavía no se sabe si hubo detenidos o heridos de este incidente.

El Maracaná vibró y latió con el canto de los hinchas y Yerba Brava

Una orquesta de músicos de la favela Rocinha fue la encargada de abrir el set musical en la ceremonia previa de la final de la Copa Libertadores, que encendió a la multitud presente en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

A lo largo de esos minutos, los músicos de la favela tocaron clásicos de Fito Páez, Charly García, de cumbia argentina, de música brasileña, pagode y fonk carioca, además del samba. Toda la coreografía estuvo a cargo de bailarines de las escolas ligadas a Fluminense.

El músico carioca Ferrugem continuó con una canción invitando a cantar a los tricolores locales y luego sonaron los acordes de Yerba Brava, banda de cumbia villera, de zona norte del Gran Buenos Aires, uno de los preferidos del vicepresidente de Boca, Juan Román Riquelme.

El "Dale, dale Bo..." de Yerba Brava atronaba en el Maracaná y abrió un duelo con Ferrugem que cantó otra canción de su equipo, cuyos hinchas sacudían miles de banderas tricolores, hasta los escudos de ambos equipos quedaron sobre el campo de juego.

Para el final primo la pasión latina, ya que ambas hinchadas se trenzaron en un rico duelo de cánticos, mostrando el verdadero color del fútbol en Sudamérica, la región más futbolera del planeta. 

Minutos antes del comienzo del partido que se disputó en el Maracaná, los hinchas de Boca deliraron al compás y con los primeros acordes del grupo argentino que tocó al borde del campo de juego en Río de Janeiro.

Quien fue el primero en romper el hielo de una fiesta inaugural en la final por la edición 63 de la Copa Libertadores, fue el local "Ferrugem", el cantante y compositor brasileño de 35 años carioca.

***

HINCHADA DE FLUMINENSE MUESTRA LA UNION JACK Y BOCA RESPONDE 'EL QUE NO SALTA ES UN INGLÉS"

Por Pablo Giuliano Correpsponsal en Brasil de Télam

La hinchada de Fluminense aprovechó la localía que le otorgó la Conmebol para realizar una fiesta similar a la que ejecuta en el Maracaná los días de clásicos ante Flamengo, Vasco da Gama o Botafogo, incluso mostrando una bandera del Reino Unido, que habitualmente utiliza su hinchada organizada, Young Flu, reivindicando el origen británico del club fundado en 1902 por Oscar Cox, hijo de un diplomático de Londres.

La hinchada Young Flu, acusada de haber emboscado a los argentinos el jueves en la playa de Copacabana, preparó una gran fiesta con 20.000 banderitas tricolores. Pero en el medio de la hinchada pusieron no la ya conocida Union Jack de Fluminense, con los colores verde y blanco, sino la original británica.

Como esas banderas se vieron por la pantalla gigante, desde la hinchada de Boca Juniors se lanzó el maradoniano y malvinero "El que no salta es un inglés" durante la vigilia para el inicio de la final, luego de la represión de la policía montada contra hinchas de Boca en la fila, bajo el argumento de que había "colados sin entrada" que buscaban penetrar el perímetro de seguridad y los vallados.

El equipo con sede en el tradicional barrio de Laranjeiras organizó una fiesta similar a los días de clásicos pero contra Boca Juniors, a la espera del momento más importante de su historia, el de la búsqueda de la primera Libertadores de América.

Distribuyeron 20.000 banderas de mano para hacer coreografías y lograron entrar todas los estandartes que habitualmente ingresan en el campeonato brasileño

La gente de Boca, en cambio, debió guardar parte del material y "trapos" en una favela vecina al estadio Sao Januario, de Vasco da Gama, según informó la cadena Globo.

La ciudad de Rio de Janeiro amaneció con una fiebre de hinchas tricolores sobre todo en los barrios de Flamengo, Botafogo y Laranjeiras, pero también fue una ocasión para que los mayoritarios hinchas de Flamegno y Vasco da Gama sacaran por sus ventanas sus propios 'trapos', alertando que una victoria de Boca sería conmemorada como propia.

Por las redes sociales fueron filmadas agresiones de hinchas de Fluminense contra familias de Boca Juniors que se disponían a usar las líneas de metro, único medio para llegar al Maracaná.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés