El Economista - 70 años
Versión digital

dom 03 Jul

BUE 11°C
Versión digital

dom 03 Jul

BUE 11°C
Ecosistema dinámica

Quilmes: ¿capital nacional de las criptomonedas?

Así lo muestra un estudio de Paxful. Además, Greenpeace lanzó una campaña para cambiar el método de minado de Bitcoin: el uso de energía se desplomaría 99,9%.

Quilmes es un ejemplo en la vida real de cómo Bitcoin puede servir realmente a todo el mundo, dicen desde Paxful
Quilmes es un ejemplo en la vida real de cómo Bitcoin puede servir realmente a todo el mundo, dicen desde Paxful Paxful
29-03-2022
Compartir

En el podio del volumen de operaciones con criptomonedas en el país apareció una sorpresa. “Estamos siendo testigos de un movimiento impulsado no ya por los capitales de grandes inversores sino por comunidades mucho más pequeñas: estas comunidades son las que están desbloqueando el verdadero poder de Bitcoin de maneras nuevas e inesperadas”, señaló Renata Rodrigues, Gerente Global de Marketing de Paxful. 

La plataforma hace alusión al municipio Quilmes, que se metió en el top-3

Si La Matanza es la capital nacional del peronismo, ¿Quilmes es la de las criptomonedas?

Con una población cercana a los 580.000 habitantes, la ciudad de Quilmes se destaca como una vibrante ciudad del conurbano bonaerense de perfil productivo semiindustrial y una trama urbana desigual, tanto en términos económicos como sociales.  “A pesar de su tamaño relativamente pequeño, vimos algo inusual en esta comunidad: comprobamos que Quilmes registraba el tercer mayor volumen de operaciones en la plataforma de Paxful en la Argentina”, dijo Rodrigues y agregó que fueron a ver qué pasaba allí.

“Nuestro equipo viajó rápidamente a Quilmes para conocer y aprender de nuestra comunidad en un encuentro local con 'bitcoiners'.  Allí conocimos a gente innovadora, diversa y con ganas de aprender más sobre este sistema financiero alternativo. Lo que descubrimos fue que Quilmes era un ejemplo en la vida real de cómo Bitcoin puede servir realmente a todo el mundo: desde la minería hasta el arbitraje, pasando por los inmigrantes de Venezuela y Bolivia que utilizan Bitcoin para enviar y recibir dinero a su familia y amigos en su país, el uso del Bitcoin les permitió resolver sus problemas financieros más comunes”, relata en una columna. 

Según Rodrigues, "lo que está claro para todos es que la visión de Satoshi del “dinero electrónico entre pares se está convirtiendo en una realidad lenta pero segura: países como Argentina se están convirtiendo en líderes mundiales en la adopción de Bitcoin, y sus ciudadanos están motivando al Estado a reconocer su existencia”.

“Lo que está ocurriendo en Quilmes está ocurriendo en todo el mundo. El movimiento Bitcoin no se limita a las grandes ciudades, sino que se está extendiendo por provincias y pueblos  de todos los países, demostrando que hay espacio para que todos desempeñen su papel en este cambio financiero generacional presente en todo el mundo”, concluye.

Minería con energía solar

Por otra parte, en estos días se conoció que la empresa Corporación Cápsula (CORP.CAP) comenzará a minar bitcoins usando energía solar que se producirá en una futura planta en Resistencia, Chaco.

El acuerdo firmado con el gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, estableció que la empresa se instalará en la provincia para crear un pool de minería con energía renovable, que generará más de 100 puestos de trabajo.

“El avance tecnológico nos permite el despliegue completo de la actividad de minería de Bitcoin incluso en regiones de elevadas temperaturas. Nosotros hicimos posible esto incorporando en nuestros habitáculos productivos el uso de bateas de inmersión líquida, logrando de esta forma reducir la temperatura de los mineros ASIC a la mitad, mejorando así su desempeño y tasa de hashrate”, señaló Francisco Gómez Salaverri, co-fundador de CORP.CAP

La blockchain o red sobre la que opera Bitcoin precisa de lo que se denomina minería o "Proof of Work" (Prueba de Trabajo), una competencia simultánea de miles de computadoras en el mundo por resolver complejos cálculos matemáticos para validar las transacciones de la red.

Sin embargo, este proceso requiere de un enorme gasto de energía. Según el Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge, el minado de Bitcoin consumía a principios de 2021 unos 121,36 TWh por hora, más energía que el consumo de toda Argentina, que es de 121 TWh.

Boom de penetración cripto

Se espera que este año la tasa de adopción de criptomonedas en Argentina salte del 5,5% de la población al 18,4%, según una encuesta de Sherlock Communications. 

  • Un dato que muestra la mayor adopción de criptomonedas en el país es el éxito que viene teniendo una nueva extensión de Google Chrome, llamada “Meli a USDT”, que convierte los precios de Mercado Libre en a varias criptomonedas. “Con esta extensión vas a poder cambiar los precios que se encuentran en el sitio de e-commerce más grande de Argentina a dólares, Bitcoin o Ethereum”, sostiene la descripción en Chrome Store.

Además, en estos días se conoció la noticia de que desarrolladores argentinos lanzaron la stablecoin “Peronio”, que está atada a la cotización del dólar. Para obtenerla, es necesario tener la billetera MetaMask, conectarse a la red Polygon y desde ahí intercambiar la stablecoin USDC por Peronios. Esto pronto se podrá hacer también desde una app en iOS y Android.

Greeanpeace: cambien el código

Se acaba de lanzar la campaña “Change the Code Not the Climate” que propone cambiar el método de minería de Bitcoin de PoW donde las plataformas mineras compiten en una carrera en la que el ganador se lleva todo para resolver acertijos criptográficos hambrientos de energía, a la prueba de participación más eficiente en energía (PoS) reduciría el uso de electricidad de la criptomoneda.

El fundador de Ripple, Chris Larsen, también financia la iniciativa, que tiene una página web con un manifiesto y convocatorias a referentes criptos, como Jack Dorsey y Elon Musk, para que se sumen al pedido #ChangeTheCode.

screenshot_3
La minería de Bitcoin usa más energía que toda Suecia y generará "impactos climáticos devastadores"

“Sabemos que las criptomonedas no necesitan mucha energía para funcionar. Muchas criptomonedas más nuevas consumen poca energía o son neutras en carbono porque utilizan un modelo mejor: la prueba de participación”, dicen los autores de la iniciativa.

Luego, agregan que un cambio de código de software básico podría reducir el uso de energía de Bitcoin en 99,9%. “Si tan solo 30 personas (los mineros clave, los intercambios y los principales desarrolladores que construyen y contribuyen al código de Bitcoin) acordaran reinventar la minería de prueba de trabajo o pasar a un protocolo de bajo consumo de energía, Bitcoin dejaría de contaminar el planeta. Entonces, ¿por qué Bitcoin no cambia su código?”, concluyen.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés