El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 26°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 26°C
Cine

Steven Spielberg pide perdón a los tiburones y teme una venganza mortal

Steven Spielberg habló sobre su temor de que los tiburones lo ataquen como venganza, y siente "pesar por la aniquilación" tras el éxito de su película

Steven Spielberg pide perdón a los tiburones y teme una venganza mortal
18-12-2022
Compartir

Steven Spielberg dijo que "realmente lamenta" la "diezmación de la población de tiburones" tras el éxito de su película Tiburón de 1975.

El thriller ganador del Oscar cuenta la historia de un gran tiburón blanco devorador de hombres que ataca una ciudad costera de EE.UU., lo que provocó un aumento en la pesca deportiva en todo Estados Unidos.

Spielberg, de 75 años, es conocido por los éxitos de taquilla de Hollywood, incluidos ET, Indiana Jones, Jurassic Park y Tiburón, hizo su confesión en Desert Island Discs de BBC Radio 4.

Cuando la presentadora Lauren Laverne le preguntó cómo se sentía al tener tiburones reales dando vueltas en su isla desierta, dijo: "Esa es una de las cosas que todavía temo".

"No por ser devorado por un tiburón, pero los tiburones están de alguna manera enojados conmigo por el frenesí de alimentación de los pescadores deportivos locos que sucedió después de 1975".

"Realmente y hasta el día de hoy lamento la aniquilación de la población de tiburones debido al libro y la película. Realmente lo lamento".

La última película de Spielberg, The Fabelmans, cuenta la historia mayoritariamente real de su propia infancia y su introducción al cine en Estados Unidos en plena posguerra.

La película, protagonizada por Paul Dano y Michelle Williams, ya ha recibido grandes elogios de la crítica y obtuvo las principales nominaciones tanto en los Globos de Oro de 2023 como en los Critics Choice Awards.

Hablando sobre la realización de la película, Spielberg admitió que inicialmente había pensado que el proyecto sería "la cosa más autocomplaciente en la que le he pedido a la gente que me acompañe".

Al describirlo como "US$ 40 millones de terapia", dijo: "Realmente no sabía lo que estaba haciendo, excepto que estaba respondiendo a una necesidad que tenía.

"Ser huérfano, o haber quedado huérfano recientemente por la pérdida de ambos padres, para recuperar algunos de esos recuerdos de alguna manera que no les parecería demasiado indulgente a los actores que realmente respetaba", reveló.

Cuando le preguntaron si se había emocionado durante la filmación, respondió: "Sí, lo hice. Oh, Dios mío, lo hice. Probablemente la mayor lucha que tuve al hacer la película fue no emocionarme. Pero hubo momentos en los que simplemente estaba fuera de mi control".

"Soy una persona privada que se hace pública y no puedo esconderme detrás de la autoría de otra persona, un libro, un género o la historia estadounidense", dijo.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés