El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
JxC

Manes está en el lugar que quiere

Manes busca mostrar que viene de afuera de las estructuras políticas; que es el abanderando de la ampliación de JxC y, también, que es el más distante del PRO

Facundo Manes tiene una estrategia audaz.
Facundo Manes tiene una estrategia audaz. Archivo.
Augusto Milano Augusto Milano 28-08-2022
Compartir

La decisión del bloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio de proponer el juicio político al Presidente no fue acompañada por Facundo Manes, cuya actitud dividió aguas en la UCR.

Para algunos fue una decisión coherente porque consideran que pedirle un juicio político al Presidente es una sobreactuación con una alta cuota de oportunismo presentado pocas horas después de la participación de Alberto Fernández en TN con el único objetivo de satisfacer al núcleo de votantes más duros de la coalición opositora. 

Consideran que pedir la destitución del Presidente es un tema extremadamente grave y de fuerte impacto institucional que merece un análisis mucho más profundo. 

Otro sector de la UCR cuestionó a Manes porque considera que debió haber acompañado la decisión del bloque que integra. Le cuestionan su individualismo más allá de que algunos reconozcan que el pedido de juicio político no corresponde.  

En el PRO la posición fue unánime en la crítica a Manes, particularmente en el sector que plantea una mayor confrontación con el Gobierno. Las declaraciones de Patricia Bullrich y de Mauricio Macri contra Manes fueron particularmente duras.  

Manes se quiere posicionar con tres perfiles: que viene de afuera de las estructuras políticas más allá de que se haya incorporado a la más tradicional de todos; que es el abanderando de la ampliación de JxC hacia sectores del peronismo no K  y los restos del progresismo y, también, que es el más distante del PRO con el que busca disputar la candidatura presidencial. 

Con su decisión de no firmar el pedido de juicio político cree haber satisfecho esos tres perfiles. 

Para adelante, quedan expuestas algunas rispideces. Para sus críticos, el riesgo es que Manes intente algún juego autónomo por encima de la estructura radical mientras que los que lo acompañan sospechan que otros radicales no quieren competir con el PRO y que buscarán un gran acuerdo interno en JxC.

Esa es la división interna de la UCR aunque nadie la hará explícita y todos mantendrán el discurso de que “el próximo presidente debe ser radical”. Pero muchos creen que la realidad llevará a resignar la candidatura presidencial en manos de Horacio Rodríguez Larreta, pero haciendo una acuerdo para compartir el futuro gobierno. Otros, en particular los que sostienen la candidatura de Manes, consideran que cualquier acuerdo debería hacerse luego de las primarias. 

Hay también, en este debate sobre el juicio político, mucho sobre estrategia electoral. En JxC hay quienes consideran necesario cuestionar a Fernández y a Cristina Kirchner, pero entienden el verdadero adversario en 2023 será Sergio Massa, porque si logra ciertas mejoras en la economía, le dará al FdT dos cosas: un relato y un candidato. Y que por lo tanto es en el terreno de la economía en el que debe centrarse la confrontación con el oficialismo.

En ese contexto, la actitud de Manes incorporó un nuevo elemento para el debate interno. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés