El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 11°C
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 11°C

El conurbano, la clave de las reelecciones

Pablo Varela Pablo Varela 21-12-2018
Compartir

Por Pablo Varela 

Buena parte de la suerte electoral de los argentinos se definirá el año que viene en la provincia bonaerense. Más específicamente en las secciones electorales primera y tercera, en cuyos límites se extiende el conurbano, el área más densamente poblada de la provincia y del país. Sumando ambas secciones , reúnen poco más de nueve millones de electores. Casi tres veces el padrón de la segunda provincia más poblada del país: Córdoba.

Las cifras son elocuentes y explican la preocupación del oficialismo por los números que ostenta el presidente Mauricio Macri en el conurbano. Tanto su imagen como la valoración de su gestión han caído al ritmo de la economía. Así lo reflejan los sondeos que manejan en el Gobierno.

La gobernadora María Eugenia Vidal encomendó tiempo atrás el armado de una mesa entre dirigentes aspirantes a competir por intendencias. Se autodenominan, "Foro del Cambio". A eso se le suma la "Escuela de Gobierno" comandada por Jorge Macri y una serie de reuniones informales entre dirigentes de la primera y tercera, siempre con la presencia de funcionarios nacionales.

"Nosotros somos fuertes en el conurbano, ellos en el interior" razonan en el PRO para graficar la lógica con la que los amarillos buscarán negociarar con la UCR, el armado de las listas en la provincia.

En la otra vereda, los jefes comunales tienen aspiraciones propias. Luego de la derrota electoral de 2015, la cofradía de caciques peronistas quedó en la primera línea de oposición a Vidal.

Verónica Magario (La Matanza) y Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) pican en punta como aspirantes a competir por la gobernación. En el kirchnerismo duro, se ilusionan con una eventual candidatura de Axel Kicillof, aunque cuesta imaginar que no sea un intendente que encabece la lista bonaerense. Entre los caciques del interior, el que se muestra activo es el hombre de San Antonio de Areco, Francisco Durañona. Cristina Kirchner, tiene en la tercera sección, histórico bastión peronista, su principal base de apoyo electoral.

Las secciones

La primera sección electoral tiene 24 municipios. De los cuáles, 11 son gobernados por el peronismo-kirchnerismo, mientras que 10 son de Cambiemos y 3 del Frente Renovador. Además, en la Legislatura hay 15 diputados y 8 senadores representando la sección.

La tercera por su parte, tiene un marcado predominio peronista. De los 19 municipios que contiene, 13 son peronistas y solo 6 de Cambiemos. La sección tiene 18 diputados y 9 senadores. Pero además, es la más poblada. Solo el distrito de La Matanza, contiene más de un millón de electores.

Más de la mitad de los municipios de la región con mayor cantidad de electores del país, es gobernada por alguna expresión del peronismo. En el oficialismo se muestran confiados respecto de la suerte electoral en el interior bonaerense, pero una mala elección en el conurbano podría arrastrar hacia abajo los números de la elección tanto provincial, como nacional.

El menú de Vidal

En La Plata evalúan un menú de opciones sobre el cual “no hay definiciones”. Las decisiones empezarán a aparecer a partir de marzo. El menú incluye el adelantamiento de las elecciones provinciales, el desdoblamiento de las elecciones municipales propuesto por el massismo, o dejar las reglas como están.

La gobernadora ya blanqueó públicamente que en su mesa chica evalúan la posibilidad de un adelantamiento de la elección a la gobernación. En su entorno entienden que un triunfo en la provincia más importante del país, previo a las presidenciales, podría ser un gran envión para las pretensiones reeleccionistas de Macri.

En contrapartida, perdería el caudal de votos que el apellido Vidal en la boleta podría aportarle a Macri. Según se afirmó, las decisiones serían coordinadas con la Casa Rosada.

En materia de desdoblamiento, la gobernadora parece haber colocado en vía muerta el proyecto del massismo de dar facultades a los intendentes a fijar la fecha de las elecciones en cada uno de sus distritos. La creación de una comisión bicameral no vinculante, en donde la mitad de los miembros son del oficialismo y la facultad de su titular, Manuel Mosca, de desempatar, dan prueba de ello.

Mientras tanto, los aspirantes del vidalismo a ganar intendencias el año próximo, continúan manteniendo reuniones de trabajo en el denominado Foro del Cambio. El sábado pasado cerraron el año en Tigre, “cuna del massismo” con la presencia del jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai y el vicegobernador Daniel Salvador. Las reuniones anteriores fueron en tierras kirchneristas: La Matanza y Pehuajó. La elección de las sedes no es inocente.

Los nombres que Cambiemos baraja con expectativas en la primera sección electoral, son Lucas Delfino en (Hurlingham), el ministro bonaerense Santiago López Medrano (San Martín) y el concejal de Tigre, Segundo Cernadas. La apuesta de Cambiemos es en aquellos distritos en los cuales hizo buenas elecciones en 2017, el intendente pronista tiene cierto desgaste y la composicón social del distrito muestre una fuerte presencia de sectores medios.

'La ola amarilla' ha avanzado en estos distritos y se esperan triunfos importantes en Vicente López, Tres de Febrero y San Isidro, aunque el peronismo sigue siendo muy fuerte en los municipios del oeste como Moreno, Merlo o Malvinas Argentinas.

En la tercera, los nombres en danza son Gladys González (Avellaneda), el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro (La Matanza) y el concejal Pablo Alaniz en Florencio Varela, quien reporta directamente al jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña.

Sin embargo, el escenario es más difícil. En Cambiemos apuestan al desgaste de los bastiones peronistas aunque el deterioro de la economía es la variable que más preocupa a la hora de hacer campaña. El peronismo podría obtener triunfos contundentes en Berazategui, La Matanza o Florencio Varela.

Por lo bajo, todos los dirigentes de Cambiemos admiten las dificultades del jefe comunal de Quilmes, Martiniano Molina, y del pilarense, Nicolás Ducoté al frente de sus gestiones.

El intendente de Vicente López y el de Lanús, Néstor Grindetti, quedaron consolidados como armadores de la primera y tercera sección respectivamente.

Escenario parlamentario

Como en todo año electoral, las energías parlamentarias se verán mermadas a causa de la campaña. Es por eso que la actividad parlamentaria amainará. Sin embargo, algunos puntos importantes como la reforma judicial que impulsa el Ejecutivo y que se van tratando de manera progresiva, seguirán en el foco.

Probablemente, el año próximo sea el último en el que el massismo tenga peso en la Legislatura. Más allá de la hiperactividad de Massa, su espacio ha perdido representatividad progresivamente. Si el FR y el armado de los gobernadores no logran hacer pie en la provincia, resignarán su capacidad de negociación hacia otros sectores del peronismo.

Por su parte, en la Cámara Alta Cambiemos tiene casi los dos tercios de miembros. Su supremacía se pondrá a prueba, aunque con el antecedente de 2017, cuando Unidad Ciudadana solo ganó en la tercera sección, tenga chances de lograrlo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés